Virales

Newsletter

Violencia impidió el consenso en foro previo a la Cumbre de las Américas

Por: Elisa Vásquez - @elisavasquez88 - Abr 10, 2015, 11:17 pm
Tras una protesta a favor del diálogo entre todos los participantes del Foro de Sociedad Civil de la Cumbre de las Américas, cubanos y venezolanos agredieron a sus compañeros delegados. (Cubasi)
Tras una protesta a favor del diálogo entre todos los participantes del Foro de Sociedad Civil de la Cumbre de las Américas, cubanos y venezolanos agredieron a sus compañeros delegados. (Cubasi)

EnglishEste viernes, delegados de los foros paralelos a la VII Cumbre de las Américas entregaron los resultados de sus debates internos a los jefes de Estado de la Cumbre y al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

Los participantes del Foro de Sociedad Civil y Actores Sociales trabajaron en mesas de Seguridad, Migración, Salud, Educación, Ambiente, Participación Ciudadana y Gobernabilidad.

Sin embargo, en las últimas dos no fue posible alcanzar un acuerdo pleno debido al disentimiento de partes de las delegaciones cubana, venezolana, nicaragüense, boliviana y ecuatoriana, que defendieron a los Gobiernos de sus países y negaron los documentos.

Violencia empañó el intento de diálogo

Delegados de las mesas de Gobernabilidad y Participación Ciudadana explicaron que más allá de haber sido imposible alcanzar un consenso, los métodos violentos que usaron contra ellos algunos de estos delegados oficialistas, empañaron la posibilidad de diálogo pacífico.

Desde que iniciaron las mesas de discusiones del Foro, delegados cubanos afectos con el régimen de su país, se negaron a sentarse con los activistas de la disidencia cubana. Pero este viernes, los miembros de las mesas, disgustados por la negativa de diálogo, protestaron con hojas en las que escribieron la frase “Democracia es respeto”. Acto seguido, relataron, fueron encerrados en un pasillo por los oficialistas.

El venezolano Rafael Pietro, directivo de la ONG Redes por la Vida, indicó que fueron pateados y golpeados a puños por los otros activistas, quienes, en su caso, le causaron traumatismo en un pie.

Pietro informó que puso la denuncia e identificó ante la Fiscalía de Panamá a una de las personas que emprendió la agresión. Invocó a la legislación panameña que permite la expulsión de extranjeros del país en el caso de que personalicen actos de odio contra la humanidad o violencia.

Arnaldo Rojas, participante venezolano que acudió a Panamá en defensa de su Gobierno, explicó a PanAm Post que los activistas de la oposición venezolanos eran “asesinos”, debido a que estuvieron en las protestas de 2014 en las cuales murieron al menos 40 personas. Aceptó que ocurrieron hechos de violencia entre los delegados, aunque no se incluyó dentro del grupo agresor.

Desaprovecharon espacios de diálogo

La activista cubana de la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, Kirenia Yalit Núñez, sostuvo que le fue imposible conocer como hubiese querido la situación de más países del continente, por la actitud de “sabotaje” que aplicaron estos grupos. “Ellos centraron el trabajo de todos los delegados del continente en sus problemas con la disidencia cubana y venezolana, a pesar de que siempre se han calificado como solidarios con el mundo”, reclamó.

Tintori cree que se desaprovechó la oportunidad de llegar a acuerdos entre quienes piensan distinto. (PanAm Post)
Tintori cree que se desaprovechó la oportunidad de llegar a acuerdos entre los activistas con pensamiento distinto que acudieron a la Cumbre. (PanAm Post)

Dijo que los cubanos asistentes estaban claramente identificados con el castrismo, y que hubiese esperado que en el extranjero no aplicaran las técnicas de intimidación que aplican en Cuba.

Bertha Soler, dirigente nacional de la organización cubana Damas de Blanco, y quien participó en las mesas, aseguró que no se le dio a la oposición a los Gobiernos del continente el espacio necesario.

Carolina Joly y Victoria Ramírez, participantes por la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (Redlac) de Panamá y Ecuador, señalaron también que, como delegados independientes a las grupos oficiales, enfrentaron muchos obstáculos en su llegada a Panamá, y para la inscripción en los eventos.

Consideran que se ha debido regular el exceso de participantes amparados por los Gobiernos y denunciaron la presencia de personas como el exministro de cultura, Abel Prieto, a quien atribuyen la dirección de los hechos violentos.

En declaraciones a PanAm Post, Lilian Tintori, esposa del preso político venezolano Leopoldo Lopez, y quien estuvo en las mesas, calificó como lamentable que no se diera uso productivo al espacio de encuentro entre personas de pensamientos distintos.

Recordó que el día anterior se acercó a un grupo que acusa a su esposo de llamar a la violencia y por ello causar el asesinato de sus familiares en las protestas de 2014. Dijo que estaría dispuesta a hacerlo mil veces más por el bien de la democracia en Venezuela.

Disputaron contenidos ideológicos de declaraciones

Ana Karina García, venezolana perteneciente a la Redlac, estuvo entre los agredidos. Consideró que a pesar de las diferencias ideológicas que pueda haber entre los participantes de las mesas, las exigencias que incluyeron en los documentos son fundamentales para la sociedad.

Venezolanos partidarios del chavismo viajaron a Panamá para llevar un mensaje a la Cumbre en contra de una posible intervención estadounidense en su país. (PanAm Post)
Venezolanos partidarios del chavismo viajaron a Panamá para llevar un mensaje a la Cumbre en contra de una posible intervención estadounidense en su país. (PanAm Post)

Por el socialismo, Arnaldo Rojas sostuvo que la declaración del resto de los países tenía una postura “de derecha”, la cual no tenían obligación de suscribir.

Restando a la disidencia socialista, la mesa de participación solicitó: fortalecer las instituciones democráticas de los Gobiernos electos en elecciones plurales, libres y transparentes; proteger la debida independencia de los poderes del Estado; garantizar la transparencia de la información pública y la manifestación pacífica sin represión; y la creación de un foro permanente interamericano de la sociedad civil.

Por su parte, y de igual forma sin el grupo de la Alianza Bolivariana (Alba), la mesa de gobernabilidad pidió, ante lo que reconocen como un debilitamiento de los Derechos Humanos en el continente, exigir a la OEA que cumpla el rol de garantizar la democracia; respetar la labor de defensores de los Derechos Humanos; el cese de la criminalización de la protesta social; y —quizá uno de los puntos más complicados del debate— la liberación de los presos políticos.

Los delegados solicitaron también la creación de una relatoría de la democracia adscrita a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para vigilar elecciones y el cumplimiento de la Carta Democrática.

Quienes se apartaron de la resolución emitieron un documento de “contracumbre”, en el cual pidieron que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, derogue la orden ejecutiva en la cual sanciona a siete funcionarios del Gobierno de Venezuela.

A pesar de ello, las declaraciones aprobadas por la mayoría de los delegados fueron leídas en el encuentro de este viernes con los presidentes.

Elisa Vásquez Elisa Vásquez

Elisa Vásquez es periodista venezolana con experiencia en las fuentes sociales y comunitarias. Está especializada en Educación para los Derechos Humanos y Acción Solidaria Internacional, y reporta desde la Ciudad de Panamá. Síguela en Twitter a través de la cuenta @elisavasquez88.