Detenido presidente de Federación Venezolana de Fútbol: ¿por qué su caso es tan polémico?

El presidente de la Federación Venezolana de Fútbol fue detenido bajo los cargos de falsificación de documentos.

El presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Jesús Berardinelli (Twitter)

Para nadie es un secreto que la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) desde hace mucho tiempo es una institución filial del régimen de Maduro. Para muestra, un solo caso: el patrocinador oficial en la actualidad es Pdvsa, la mayor empresa pública del Estado, tras quitarle el lugar a Empresas Polar – compañía privada – por motivos políticos. A partir de este ítem – clave en esta historia –, debe examinarse con pinzas la detención de Jesús Berardinelli, el presidente de la FVF, que fue detenido bajos los cargos de “falsificación de documentos”, “difamación”, “malversación de fondos” y otros delitos. Dos días antes, el mismo Berardinelli, denunció ante la FIFA que la federación estaba teniendo “injerencia gubernamental”.

La detención de Berardinelli

Primero hay que ir a lo extra oficial: el por qué fue detenido Berardinelli. Según informaron varios periodistas por Twitter, el presidente de la FVF fue  investigado por una denuncia particular en el Ministerio Público. Luego llegaría la orden de detención, que contiene los siguientes delitos: “Simulación de hecho punible, forjamiento de documento público, difamación contra Rafael Dudamel y malversación de fondos”, vía el periodista Gerardo Blanco y que, posteriormente, fue corroborado por una fuente judicial del periodista Esteban Rojas.

Quiénes habrían ejecutado el arresto en Yaracuy, tierra natal del dirigente, fueron efectivos de la dirección de Investigaciones Penales (DIP) de la Policía Nacional Bolivariana.

No hay intervención sobre la FVF y aún no hay nada concreto sobre la “desafiliación”

La mañana fue objeto de varios rumores preocupantes, dos de ellos fueron “el desalojo de la federación” y otro era el peligro de que la Federación Venezolana de Fútbol quede “desafiliada” de la FIFA. Ambos, al menos de momento, resultan falsos e improbables.

Primero, el caso Berardinelli no tiene relación con la FVF, es una investigación hacia un ciudadano venezolano en particular. Según explicó el periodista Gerardo Blanco al programa de radio merideño Ven Con Fútbol: “No se está interviniendo a la FVF, es una investigación hacia un ciudadano venezolano”, espetó quién desde hace varios días lleva el caso del presidente interino de la FVF.

Por su parte, Esteban Rojas, también señaló que “Fuentes federativas negaron versiones sobre desalojo forzado de la sede de la FVF en Sabana Grande”, lo que sí hubo fue una decisión y orden interna de abandonar el lugar para todos los trabajadores.

A esta hora, la FVF, aún no ha emitido ningún comunicado con respecto a la detención. Cosa que sí hizo hace un par de días con la congelación de cuentas bancarias de Jesús Berardinelli por parte de la Contraloría del régimen. En dicho pronunciamiento, se acusó a las autoridades gubernamentales de tener injerencia en la Federación Venezolana de Fútbol.

En el comunicado se señala que la FVF no es un ente de carácter público y, por ende, no debería estar sujeto a ningún tipo de revisión y regulación por parte del Estado. La FVF señaló que ellos no reciben “aportes, transferencias, donaciones o incentivos fiscales de la Nación, Estados o Municipios” y que esto (la medida contra Berardinelli) ponía en riesgo el “principio de no injerencia gubernamental en las organizaciones futbolísticas”.

A partir de esta acusación de injerencia gubernamental, El Estimulo realizó un análisis sobre qué ocurriría con esta investigación al presidente de la FVF y sus posibles escenarios; donde adelantaron que lo más probable es que FIFA nombre una «Comisión Normalizadora» para regular el caso.

Lo primero que señalan en El Estimulo es que, si Berardinelli cesa del cargo, lo que debería ocurrir en la Federación son elecciones según los estatutos. Y, en dichos comicios, no se pueden elegir personas “del gobierno” (régimen) según el mismo reglamento y estatutos de la FVF.

Luego, bien señala el portal, el término desafiliación no existe legalmente y, a lo que se hace referencia es a “la suspensión o expulsión de un miembro de la FIFA”. La suspensión sería temporal y la expulsión definitiva, lo que se debe tomar en cuenta aquí es la “injerencia gubernamental” que es lo que está en tela de juicio.

Si bien el concepto de injerencia gubernamental o de terceros no está claro, “La historia de la FIFA nos enseña que, en los últimos 100 años, cuando el gobierno de un país ha intentado apoderarse de una federación o ha destituido a sus miembros, se cae en la injerencia de terceros”, reza el artículo de análisis de El Estimulo.

¿Qué ocurre? El caso de Berardinelli es distinto porque se trata de una situación penal y la FIFA jamás va a intervenir en cómo un país debe actuar ante este tipo de situaciones. Mucho menos analizará si se trata de una pugna política, siendo que hay suficientes denuncias y pruebas para acusar a Berardinelli. De hecho, las denuncias contra la federación en temas de malversación vienen desde hace mucho tiempo atrás, además, la injerencia del Estado chavista es notorio y claro; como se dijo anteriormente: para nadie era un secreto. La pregunta es: ¿Por qué cae ahora se detiene a Jesús Berardinelli?

Lo cierto es que, muy probablemente, la FIFA terminará recurriendo a la figura de la comisión reguladora antes que a una suspensión de la FVF. Esto porque es la opción más viable y que se ha implementado en varias ocasiones incluso a nivel sudamericano con Argentina y Uruguay.

“Esto permitiría fácilmente que Venezuela juegue eliminatorias, que los clubes y jugadores no se vean afectados, que los miembros de Venezuela en cargos internacionales, como árbitros, no se vean afectados, etc. Quizás incluso arregle un poco la maltrecha reputación de la FVF”, indicó El Estimulo.

Hay que recordar que, tres días atrás, Jesús Berardinelli declaró que recibió “una notificación de FIFA” y que “de existir injerencia en la justicia ordinaria en la FVF, el fútbol venezolano puede queda desafiliado”.

Pero, ¿por qué se da ahora la detención?

El episodio sigue siendo oscuro, de lado y lado, uno acusa lo que ya sabíamos desde hace mucho: la FVF está secuestrada (“injerencia gubernamental”) – Berardinelli – y desde fiscalía se actúa contra alguien que, desde hace tiempo, ya tenía varias irregularidades denunciadas. Tal y cómo lo señaló la periodista Eumar Esaá, quién escribió una nota en el 2017 sobre el “derroche de la FVF” en compras y sobrefacturación, en pasajes a familiares, adquisiciones de lujos que no tenían nada que ver con gastos de la Federación y un sinfín de irregularidades dónde salía recurrentemente el nombre de Berardinelli en su figura de director de finanzas.

Así que el caso debe llevarse con pinzas y mucho cuidado, porque es más complejo de lo que parece. La FVF, en síntesis, es una institución secuestrada por el chavismo; que no es independiente y que muchas de sus decisiones son tomadas en base a intereses políticos y económicos del régimen.

Ahora, que Berardinelli es una persona con una gran cantidad de antecedentes es un hecho innegable, así que una detención es algo que no debería sorprender si se parte desde allí. El problema es que en Venezuela todo tiene condimento político, y quién está hoy en el segundo cargo de la FVF es el ministro del deporte Pedro Infante, de allí que surja la duda: ¿es una retaliación hacia Berardinelli porque Infante quiere el cargo presidencial hacia la FVF? No es una opción descabellada si se tiene en cuenta que al chavismo poco y nada le interesa destruir instituciones, de hecho, es su naturaleza y, justamente, eso fue lo que denunció Berardinelli en una carta a Conmebol:  quién estaba “tras esa jugada en su contra” era Infante.

En ese caso, lo estatutos son claros: la FVF debe ir a elecciones y no se pueden elegir miembros del régimen. Entonces, si Infante llegara a ascender como presidente solo quedaría una consulta pendiente: ¿FIFA se atreverá a intervenir?

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento