La regla de oro es hoy tan valiosa como siempre

La Regla de Oro exige que respetemos las diferencias de los demás, que encontremos puntos en común y que tratemos con los demás de forma voluntaria

1.015
«Jesús te dijo que caminaras la extra milla. NUNCA te dijo que contrataras a los romanos para que obligaran a tu vecino a hacerlo por ti». (Tomada de FEE)

Por Lawrence W. Reed

Durante tres horas, el famoso «enfrentamiento en la puerta de la escuela» atrajo la atención del país. El gobernador de Alabama, George Wallace, bloqueó físicamente la entrada al Foster Auditorium de la Universidad de Alabama en Tuscaloosa. Su intención era impedir que dos estudiantes se inscribieran en las clases. ¿Por qué?

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

No tenía nada que ver con el contenido de su carácter y todo que ver con el color de su piel. Los estudiantes eran afroamericanos.

La confrontación terminó cuando Wallace se echó para atrás. Años más tarde, expresó su pesar por sus acciones y fue abrazado por muchos negros de Alabama. El arrepentimiento, el perdón, la justicia y la oportunidad prevalecieron.

La ética de la reciprocidad

En ese tenso 11 de junio de 1962, el presidente Kennedy vio la escena en una televisión en blanco y negro en la Casa Blanca. Con la intención de evitar la violencia, tomó la decisión de hablar con la nación sobre los derechos civiles esa misma noche. Esto es parte de lo que dijo:

El centro de la pregunta es si todos los estadounidenses son merecedores de los mismos derechos y oportunidades, si vamos a tratar a nuestros conciudadanos como queremos que nos traten a nosotros mismos. Si un americano, por ser de piel oscura, no puede almorzar en un restaurante abierto al público, si no puede enviar a sus hijos a la mejor escuela pública disponible, si no puede votar por los funcionarios públicos que lo representen; si, en definitiva, no puede disfrutar de la vida plena y libre que todos deseamos, entonces, ¿quién de nosotros se contentaría si se le cambia el color de su piel y se pone en su lugar?

El presidente había invocado lo que los filósofos llaman «la ética de la reciprocidad», un principio moral —un ideal, en realidad tan universal que se puede encontrar manifestado en prácticamente todas las culturas, religiones y tradiciones éticas—. En el cristianismo se conoce como la «Regla de Oro». Es un concepto que casi todo el mundo en todas partes te dirá que admiran incluso cuando no está a la altura.

La regla de oro como ideal

No lo mencioné en mi reciente video de la Universidad de Prager, «¿Era Jesús socialista?” pero Jesús mismo habló la Regla de Oro, registrada en Lucas 6:31 y Mateo 7:12 («Así que, en todo, haced a los demás lo que queráis que os hagan a vosotros, porque esto resume la Ley y los Profetas»). Lo expresó de otra manera en Marcos 12-28-34 cuando se le preguntó cuál era el más grande de todos los mandamientos. En segundo lugar, después de amar a Dios, era vital, dijo, «amar a tu prójimo como a ti mismo».

Los seres humanos no son Dios, así que estamos lejos de ser perfectos. Rompemos los mandamientos, así como nuestras promesas. Por nuestro comportamiento, a veces hacemos muy difícil que otros mortales nos amen. Entre nosotros hay muchos que mienten, engañan, roban y hasta asaltan a los inocentes. Ninguna fe o tradición significativa sugiere que debemos ignorar estos males o negarnos a nosotros mismos el derecho a la autodefensa contra ellos. Así que, una vez más, piense en la Regla de Oro como un ideal: un precepto muy elevado al que debemos empeñarnos y que solo se ve comprometido o abolido cuando otra persona viola ese precepto.

¿No te gustaría vivir en un mundo perfecto donde todo el mundo practicara la Regla de Oro todo el tiempo en lugar de la mayoría de las veces? ¿Cómo sería un mundo así? Creo que sería un mundo de paz y productividad. Podrías seguir con tus asuntos sin temer que tu vida o tus posesiones te fueran arrebatadas, porque nadie que pudiera arrebatártelas querría que les ocurriera tal calamidad. Sin intimidación, por cualquier razón o propósito.

Eso le da un giro negativo a la Regla («no hagas tal o cual cosa»), pero también tiene un lado positivo. Si otra persona está enferma o «deprimida» de alguna otra manera, y usted está en posición de ayudar como padre, pariente, amigo o filántropo, probablemente ayudaría en parte porque querría que otros le ayudaran si usted se encontrara en una situación similar y en parte porque podría ser instintivamente empático de todos modos.

Ayudarse unos a otros voluntariamente

Por eso el samaritano que ayudó al hombre necesitado es considerado universalmente como «bueno». Jesús frecuentemente exhortaba a la gente a ayudarse unos a otros, pero nunca, nunca, nunca —repito: nunca, nunca— sugirió que esto se hiciera a través de la coerción de terceros. Tenía que ser personal y voluntario, siempre. ¿Cómo podemos saber de otra manera lo que realmente hay en tu corazón? El Buen Samaritano no era «Bueno» porque obligó a alguien más a ayudar al hombre. En esa famosa parábola, ninguna de estas cosas está presente: políticos, fuerza, impuestos, burocracia, deuda o demagogia de compra de votos.

Un amigo de Facebook, Ted Kucklick, lo dijo así en un comentario:

«Jesús te dijo que caminaras la extra milla. NUNCA te dijo que contrataras a los romanos para que obligaran a tu vecino a hacerlo por ti».

Otro amigo de Facebook, Jim Kress de Michigan, llevó el asunto un paso más allá:

Los mandatos de Jesús para nosotros son responsabilidades individuales, no colectivas. Usar la fuerza del gobierno para robarnos a algunos de nosotros y luego distribuir esa propiedad robada a otros no satisface esos imperativos. De hecho, eso es ofensivo para Jesús porque la llamada «caridad» resultante del robo es un pecado, una clara violación de la Regla de Oro y del Décimo Mandamiento.

Desafío a cualquiera a que encuentre un pasaje en las Escrituras en el que Jesús exhortara a cualquier gobierno —romano, judío u otro— a gravar a unos y dar a otros como un método para ayudar a los necesitados.

Es asombroso, ¿no es así, que algunas personas piensen que porque Jesús favoreció ayudar a los menos afortunados, él apoyaría la compulsión de hacerlo? ¡Qué salto! También estaba a favor de comer, beber, dormir, lavarse, ayunar y orar, pero nunca insinuó remotamente que esas cosas requerían programas gubernamentales e impuestos para pagar por ellas.

Si Jesús simpatizara con lo que hoy conocemos como el aspecto de redistribución obligatoria del socialismo, seguramente habría dicho en alguna parte: «Usarás la fuerza del Estado para quitarle a Pedro y dársela a Pablo», o «Exige a tus magistrados y gobernantes que te releven de la responsabilidad de ayudar a tus semejantes necesitados», o «Elimina al intermediario y tómalo tú mismo mientras tengas la intención de hacer el bien con él». No dijo tal cosa, nunca.

La economía de la regla de oro

Adam Smith, admirado por su influyente libro de 1776 La riqueza de las naciones, merece la misma admiración por su obra anterior, La teoría de los sentimientos morales. Fue en ese libro de 1759 que postuló una versión de la Regla de Oro como base para la evolución de las normas morales generalmente aceptadas. A medida que entramos en la edad adulta y abandonamos lentamente el enfoque exclusivo de nuestra infancia en el «yo», comenzamos a juzgar nuestro comportamiento personal de la misma manera que lo haría un «espectador imparcial» de terceros, tal como lo explicara el estudioso de Smith James Otteson en Adam Smith: Filósofo moral:

Todos hemos experimentado lo desagradable de ser juzgados injustamente, es decir, sobre la base de información sesgada o incompleta (personas que no conocen nuestra situación pensando mal de nosotros). Esto nos lleva a desear que otros se abstengan de juzgar hasta que conozcan toda la historia; pero como todos lo deseamos, nuestro deseo de simpatía mutua de sentimientos nos anima sutilmente a adoptar una perspectiva externa, por así decirlo, al juzgar nuestra propia conducta.

Es decir, porque queremos que los demás puedan «entrar» en nuestros sentimientos, nos esforzamos por moderarlos para que sean lo que creemos que a los demás les gustaría fuesen; pero solo podemos saber qué es eso si nos preguntamos qué pensaría el observador imparcial. La voz del espectador imparcial se convierte en nuestra guía de conducta secundaria. De hecho, Smith piensa que es lo que llamamos nuestra «conciencia».

El gran filósofo y economista capitalista Smith demostró, como dice Otteson, que «la adopción de reglas generales por parte de una persona (en gran medida inconscientemente), el desarrollo de una conciencia y el empleo del espectador imparcial están motivados por un deseo fundamental e innato: el deseo de simpatía mutua». Esa es la Regla de Oro en acción.

Las normas de conducta pueden ser aplicadas por la ley hecha por el hombre, pero la ley en sí no es su origen. Lo máximo que la ley puede hacer es reconocer y mantener lo que los hombres y las mujeres han llegado a aceptar en general a través de un proceso espontáneo y orgánico. Como escribió el economista y estadista francés Frederic Bastiat en The Law:

La vida, la libertad y la propiedad no existen porque los hombres han hecho leyes. Por el contrario, fue el hecho de que la vida, la libertad y la propiedad existían de antemano lo que hizo que los hombres hicieran leyes en primer lugar.

En el centro del universo moral está nuestro deseo innato de «simpatía mutua». Los cristianos, y también muchas personas de otras religiones, creen que tal simpatía es implantada por Dios como un elemento de nuestra naturaleza, pero la creencia en Dios no es realmente necesaria para aceptar esta noción. Usted puede pertenecer a otra fe, o puede que no cuente con fe alguna, y reconocer que los humanos progresan en la medida en que se llevan bien y trabajan juntos para el beneficio mutuo.

La regla de oro y el decálogo

Siempre que piensas que pudo haber sucedido por primera vez, y ya sea que creas que fue inspirado por Dios o por una casualidad evolutiva, fue un gran día en la historia de la humanidad cuando los individuos decidieron tratar a los demás de la manera en que ellos mismos querían ser tratados.

Los primeros cuatro de los Diez Mandamientos involucran la relación del individuo con Dios. Los últimos seis tratan de las relaciones del individuo con otros individuos, y todos ellos son, de hecho, extensiones de la Regla de Oro.

Debemos honrar a nuestros padres. Esperamos que nuestros hijos honren la suya.

Debemos abstenernos de asesinar. Queremos que los demás vean la vida con el mismo respeto.

Se nos advierte que el adulterio está mal. Nos ofendemos gravemente cuando alguien más lo comete con nuestro cónyuge.

Los Mandamientos Octavo a Décimo advierten contra el robo, la mentira y la codicia. No nos gusta cuando otros nos roban, nos mienten, o miran lo que es nuestro con un ojo envidioso.

¿Es la Regla de Oro relevante para los asuntos de negocios? ¡Puedes apostar a que sí!

Barry Brownstein es profesor emérito de economía y liderazgo en la Universidad de Baltimore y autor de The Inner-Work of Leadership. Cuando le hice esa misma pregunta, contestó:

Las corporaciones exitosas, como Southwest Airlines, Cisco y L.L. Bean, han aprendido que hacer de la Regla de Oro la base de su cultura corporativa es la clave del éxito. No puede obtener beneficios si no trata bien a sus clientes satisfaciendo sus necesidades más apremiantes. Y no se pueden satisfacer las necesidades de los clientes sin la capacidad de ver el mundo con empatía a través de sus ojos. Haga de la Regla de Oro su forma de vida y venda grandes productos, enseñó Leon Leonwood Bean, el fundador de L.L. Bean, y sus clientes «siempre regresarán por más».

La esencia misma de un mercado libre es el intercambio voluntario y mutuamente beneficioso. Aunque una pequeña fracción de todas las operaciones puede implicar juicios erróneos, engaño total o remordimiento del comprador por cualquier número de razones, la mayoría de las transacciones son ganancias para todos. Cada comerciante cree que lo que está negociando vale más para él que lo que está renunciando. Esto solo es cierto cuando las operaciones se realizan libremente. Si un partido se ve obligado a comerciar, es casi seguro que cree que estará peor después del hecho.

La coacción es tan incompatible con la Regla de Oro como el fraude. En el mercado, nos ofrecemos mutuamente algo de valor. Si otra parte dice: «No, gracias», no sacamos un arma y le exigimos que comercie. Si lo hiciéramos, ciertamente no le estaríamos haciendo lo que nos gustaría que nos hicieran.

El socialismo es un palo, no una zanahoria

Por eso el socialismo anula la Regla de Oro. Los socialistas proclaman «solidaridad con el pueblo». Dicen que solo quieren ayudar a los demás. El problema es cómo tratan de hacerlo. Si sus planes estuvieran en el reino de los consejos amistosos, consejos útiles y solicitudes de participación voluntaria, no serían socialistas. Los capitalistas invitan y ofrecen consejos, sugerencias y participación todo el tiempo con zanahorias, no con palos. Hay mucha verdad en el popular meme de internet que dice: «Socialismo – Ideas tan buenas que tienen que ser obligatorias». Si los socialistas realmente ayudan a algunas personas (y eso es discutible), solo lo hacen haciendo daño a otras.

La Regla de Oro exige que respetemos las diferencias de los demás, que encontremos puntos en común y que tratemos con los demás de forma voluntaria. Destaca una mutualidad de beneficios medidos personal y subjetivamente por cada una de las partes de una interacción. Por su dependencia de la fuerza, el socialismo nos dice: «Vas a ser reclutado en esto te guste o no porque pensamos que es bueno para tí, o al menos bueno para alguien».

Si eres socialista, tienes que preguntarte por qué quieres manejar tantos asuntos y problemas a punta de pistola. ¿Por qué la policía (la fuerza del gobierno) debe estar involucrada en todo? ¿Dónde está tu fe y respeto por tus conciudadanos? Estás tan seguro de que obligar a otros a doblegarse a tu voluntad es algo bueno; ¿te importaría si volteamos las mesas y hacemos lo mismo contigo? Si no, entonces quiero saber por qué tú haces estas cosas pero nosotros no. ¿Qué te hace tan especial? Como Bastiat lo dijo sin rodeos:

Si las tendencias naturales de la humanidad son tan malas que no es seguro permitir que la gente sea libre, ¿cómo es que las tendencias de estos organizadores son siempre buenas? ¿Acaso los legisladores y sus agentes designados no pertenecen también a la raza humana? ¿O creen que ellos mismos están hechos de una arcilla más fina que el resto de la humanidad?

La Regla de Oro es tan dorada como siempre. Es solo que algunas personas creen sinceramente que tienen algo mejor en mente para sus conciudadanos.

Artículo publicado con el permiso de la Fundación para la Educación Económica.

Lawrence W. Reed es presidente emérito y senior fellow de la familia Humphreys. También es embajador de Ron Manners para Global Liberty en la Fundación para la Educación Económica. Es autor de Real Heroes: Incredible True Stories of Courage; Character, and Conviction y Excuse Me, Professor: Challenging the Myths of Progressivism.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento