La fuerza del libre mercado es la empatía, no la codicia

Solo el empresario que prioriza las necesidades de otras personas puede tener éxito

524
En los sistemas socialistas los consumidores están impotentes y a merced de las empresas estatales. (Flickr)

Por Dr Rainer Zitelmann

Tanto los capitalistas como los anticapitalistas acusan frecuentemente al capitalismo de ser un sistema impulsado por el egoísmo y la codicia. Los defensores del capitalismo a veces dicen: «Por naturaleza, el hombre es egoísta, por eso el socialismo nunca funcionará. El capitalismo refleja mejor las características fundamentales de la naturaleza humana». Los anticapitalistas afirman que el capitalismo promueve las peores características del hombre, especialmente la codicia.

Pero ¿son la codicia y el egoísmo desenfrenado las fuerzas motrices del capitalismo? El interés propio humano es uno, no la única fuerza motriz de toda acción humana. Pero esto no tiene nada que ver con un sistema económico en particular. Más bien, es una constante antropológica. En el capitalismo, sin embargo, este interés propio se ve frenado por el hecho de que solo el empresario que prioriza las necesidades de otras personas puede tener éxito.

Los empresarios exitosos son empáticos

Existe una abrumadora evidencia que sugiere que la empatía, en lugar de la codicia, es la verdadera fuerza motriz del capitalismo. La empatía es la capacidad de reconocer y entender los sentimientos y motivos de otra persona, y esta es la característica más importante de los empresarios exitosos.

Tome a Steve Jobs como ejemplo. Creó el iPhone y otros productos porque entendía mejor que nadie las necesidades y deseos de los consumidores modernos.

Lo mismo se aplica a Mark Zuckerberg, hoy en día una de las personas más ricas del mundo. Creó Facebook porque sabía mejor que otros empresarios lo que la gente quería. Como todos los empresarios exitosos, fueron los consumidores los que hicieron tan ricos a Steve Jobs y a Mark Zuckerberg.

Durante muchos años, los hermanos Albrecht fueron los más ricos de Alemania. Se ganaron su fortuna con el descuento de los alimentos Aldi, que se fundó sobre el principio de ofrecer productos de buena calidad a precios muy razonables. Esta fue la misma receta del éxito seguida por Sam Walton, el fundador de Walmart, quien fue consistentemente una de las personas más ricas de los Estados Unidos.

Las decisiones de compra de los consumidores confirman que Jobs, Zuckerberg, los hermanos Albrecht y Sam Walton habían entendido acertadamente los deseos, necesidades y emociones de sus clientes.

El mercado castiga a los empresarios egocéntricos

Por supuesto, bajo el sistema capitalista, también hay ejemplos de empresas que han actuado de forma egoísta y han perdido de vista los deseos y necesidades de los consumidores.

Un ejemplo es el Deutsche Bank, que se ha enfrentado a miles de demandas. Estas empresas son castigadas bajo el capitalismo, no solo por la ley, sino mucho más por el mercado. Deutsche Bank perdió su posición como uno de los principales bancos del mundo porque antepuso los intereses de los inversionistas banqueros a los de sus clientes y accionistas.

El activo más importante de una empresa es su imagen, y las empresas que se comportan como el Deutsche Bank acaban sufriendo un daño masivo a su imagen y reputación; sus clientes pierden confianza y acuden en masa a sus competidores.

En los sistemas socialistas, por otro lado, los consumidores están impotentes y a merced de las empresas estatales. Si una empresa estatal actúa sin tener en cuenta las necesidades de los consumidores, no hay alternativas bajo el socialismo porque no hay competencia.

Bajo el capitalismo, los consumidores pueden (y lo hacen) castigar a las empresas que se comportan de manera egoísta y pierden de vista las necesidades de sus clientes. Todos los días, los clientes votan por la empresa con sus carteras, comprando o no sus productos.

¿Qué pasa con los monopolios?

Los monopolios bajo el capitalismo son un fenómeno temporal. Incluso las empresas que parecen omnipotentes serán finalmente expulsadas por nuevos competidores tan pronto como excedan su poder y pierdan de vista las necesidades de sus clientes.

Desde que existe el capitalismo, los anticapitalistas han criticado la tendencia inherente del sistema a crear monopolios. Lenin escribió hace más de 100 años que el imperialismo y el capitalismo monopolista son las últimas etapas del capitalismo. Pero los monopolios que criticó en su momento ya no existen. Incluso las empresas que hoy parecen omnipotentes, como Google o Facebook, no conservarán su poder para siempre. Otras empresas y jóvenes empresarios ambiciosos aprovecharán la oportunidad tan pronto como Google o Facebook empiecen a actuar de forma demasiado egoísta.

Lo extraño es que los socialistas que critican al capitalismo por su tendencia a formar monopolios están a favor de las empresas estatales. Después de todo, el Estado es el monopolista más poderoso de todos, con la capacidad de pisotear brutalmente las necesidades y deseos de sus ciudadanos a través de sus medios de coerción y porque no hay alternativas para el cliente.

En resumen

El hecho de que las personas y las empresas persigan sus propios intereses es el mismo en todas las sociedades. Esta no es una característica específica del capitalismo.

Sin embargo, bajo el capitalismo, solo aquellos empresarios y compañías que priorizan los intereses de sus clientes en lugar de sus propios intereses lograrán el éxito a largo plazo. Las empresas que no entiendan y respeten lo que los consumidores quieren perderán cuota de mercado e incluso pueden desaparecer por completo al ser expulsadas por otras empresas que satisfagan mejor las necesidades de sus clientes.

La empatía, la capacidad de reconocer los deseos y necesidades de los demás, es la verdadera base del capitalismo, no la avaricia o el egoísmo desenfrenado.


Artículo republicado con el permiso de la Fundación para la Educación Económica.

Dr. Rainer Zitelmann es historiador y sociólogo. También es un autor de renombre mundial, exitoso empresario e inversor inmobiliario. Su libro más reciente, The Power of Capitalism, fue lanzado en 2019.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento