Por qué la libertad económica es tan importante como la libertad religiosa

Mientras que los bienes espirituales provistos por la religión son importantes, también lo son los bienes reales y psíquicos provistos por el libre mercado

669
La historia demuestra que la separación de la iglesia y el Estado es un principio que ayuda a una nación a mantener el progreso y la paz. (Youtube)

Por Kevin Baldeosingh

Beto O’Rourke, un desesperanzado residente, ha sido castigado por la derecha y la izquierda e incluso por los ateos por su declaración en el debate demócrata del 10 de octubre de que las organizaciones religiosas que discriminan contra el matrimonio entre personas del mismo sexo deben ser eximidas de impuestos. Sin embargo, nadie parecía darse cuenta de que O’Rourke también había admitido involuntariamente que los impuestos son una herramienta para castigar a los ciudadanos que no siguen los dictados del Estado.

Durante 137 años después de la Declaración de Independencia, ningún estadounidense pagó un impuesto federal sobre la renta. El gobierno recaudó ingresos únicamente a través de aranceles y otros impuestos indirectos, y la Constitución tuvo que ser enmendada en 1913 para que se legalizara un impuesto directo. Las iglesias conservaron su condición de exentas, pero el impuesto sobre la renta se aplicaba a todos los demás.

Por lo tanto, imponer impuestos más altos o reducirlos es la forma en que los políticos pueden obtener contribuciones o votos para su campaña. Y a menudo se da el caso de que la amenaza de los altos impuestos es la manera más efectiva para que los políticos consigan que las empresas hagan lo que quieren. Por ejemplo, en su libro Crony Capitalism in America, el gestor de inversiones Hunter Lewis cita el caso de dos senadores demócratas que planeaban introducir un nuevo impuesto sobre los fondos de cobertura.

Exenciones de impuestos para grupos religiosos

Como resultado, el Partido Demócrata obtuvo el doble en contribuciones de campaña de los fondos de cobertura de Wall Street que los Republicanos en 2008-2009, y el plan propuesto nunca llegó al Senado. Lewis argumenta que esta es la razón por la que

el código tributario se hace cada vez más largo e impenetrable… cuanto más complejo y vago es, más fácil es negociar acuerdos especiales y provisiones para el dinero de la campaña o la asistencia.

Las organizaciones religiosas han gozado de exenciones tributarias precisamente para evitar tales negocios políticos turbios. Esto no quiere decir que no hubiera un motivo político: al no cobrar impuestos a los grupos religiosos, los políticos esperaban obtener el apoyo de los votantes del bloque. Pero la justificación aparente para las exenciones es que las organizaciones religiosas proporcionan servicios que mejoran el bienestar de la sociedad y así contribuyen al bien público de una manera que paga los ingresos fiscales perdidos.

Pero ¿esta lógica no se aplica también a las organizaciones laicas y, de hecho, a los ciudadanos individuales? Después de todo, las empresas exitosas por definición suministran bienes y servicios que contribuyen al bienestar de las personas. Si el negocio no está sirviendo al bienestar de las personas (como lo define la persona que patrocina a la compañía), los clientes dejan de comprar sus bienes y servicios y la compañía cierra. Cuando el gobierno impone impuestos a un negocio, esto se suma a los gastos de la empresa y puede incluso distorsionar la competencia entre las empresas, lo que significa que las necesidades de los clientes no se satisfacen de manera tan eficiente como podrían haberlo hecho.

Un comentarista de izquierda incluso aplicó esta misma lógica a las organizaciones religiosas para argumentar a favor de que las iglesias no tuvieran que pagar impuestos.

Para muchas instituciones religiosas, este es un asunto legítimamente existencial: pagar impuestos sobre la propiedad, impuestos sobre la renta de las empresas (asumiendo que hacen más que cubrir los gastos) y perder la capacidad de recaudar donaciones deducibles de impuestos sería un golpe financiero masivo, escribió Jordan Weissmann en Slate.

Separación de la Iglesia y el Estado

Pero ¿qué significa esto, excepto que estos grupos no tienen suficientes adherentes para cubrir sus gastos y pagar impuestos? Según los criterios comerciales estándar, estas organizaciones religiosas no tienen suficientes clientes para justificar su existencia. Sin embargo, el criterio para las empresas es que deben tener suficientes clientes para cumplir con todos sus gastos generales y aun así dar dinero al Estado. Sin embargo, el punto básico de Weissmann no es erróneo en el sentido de que las iglesias están prosperando en parte debido a su condición de exentas de impuestos, ya que la historia demuestra que la separación de la iglesia y el Estado es un principio que ayuda a una nación a mantener el progreso y la paz.

Un estudio realizado en 2008 por Jonathan Fox y Ephraim Tabory, que midió la regulación estatal sobre la religión en 81 países, encontró que cuanto más interviene un gobierno en el mercado religioso, menos personas asisten a la iglesia y es menos probable que se describan a sí mismos como religiosos. Así, el hecho de que la religión luterana sea la iglesia estatal en Dinamarca, Suecia y Noruega puede explicar por qué estos países obtienen la mayor puntuación en las encuestas de secularismo, mientras que en el libre mercado religioso de los Estados Unidos la religiosidad es mayor que en cualquiera otra nación desarrollada y los pastores evangélicos son multimillonarios.

Mientras que los bienes espirituales provistos por la religión son importantes, también lo son los bienes reales y psíquicos provistos por el libre mercado. La Fundación Heritage, en su Índice de Libertad Económica 2019, señala que:

Las personas que viven en sociedades económicamente libres viven más tiempo, gozan de mejor salud, son capaces de administrar mejor el medio ambiente y, gracias a una mayor innovación, traspasan las fronteras de los logros humanos en el campo de la ciencia y la tecnología.

Las economías calificadas como «libres» o «en su mayoría libres» disfrutan de ingresos que son más del doble de los niveles medios en todos los demás países y más de cinco veces superiores a los ingresos de las economías «reprimidas».

La historia demuestra que la separación de la iglesia y el Estado es un principio que ayuda a una nación a mantener el progreso y la paz. La economía muestra que la separación entre el Estado y el sector privado debe ser igual de sacrosanta.


Kevin Baldeosingh es escritor y autor profesional. Los temas principales que aborda en sus escritos son sobre economía, educación y paternidad.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento