Cómo aprenden los niños la humanidad del comercio

La idea de la cooperación pacífica y voluntaria a través del comercio es algo que los seres humanos han sido atraídos por milenios

206
La historia del comercio se remonta a la prehistoria, cuando los individuos buscaban mejorar su bienestar a través del mismo. (Youtube)

Por Kerry McDonald

Mis hijos mayores asisten a un centro de aprendizaje autodirigido para no escolarizados un par de días a la semana. Me encanta escuchar las historias que comparten sobre lo que hacen durante el día. Las clases se ofrecen y se generan en función de los intereses de los jóvenes, pero son totalmente voluntarias. Los niños pueden asistir a clases o hacer sus propios proyectos, ya sea de forma independiente o en colaboración, durante lo que se conoce como «lugar de reunión abierto». Nadie dirige la reunión. Los adultos están presentes para facilitar y ayudar si es necesario, pero no orquestan el trabajo y el juego de los niños. Los niños son libres de crear a su antojo.

Una creación que ha estado en curso durante meses durante el tiempo de reunión abierta es el desarrollo de un mercado y su moneda asociada, conocida como “myafo”.

Los niños crean myafo usando crayones y pegamento caliente para hacer joyas redondas y coloridas y luego usan esta moneda para «comprar» artículos que se producen para la venta en el mercado de myafos. Ha sido interesante escuchar sobre la evolución de esta economía y su unidad de intercambio, incluyendo los éxitos y reveses.

Últimamente, a medida que el mercado gana popularidad entre los jóvenes del centro de aprendizaje, se ha discutido sobre la creación de un banco central y los posibles problemas relacionados con ello. También ha habido conversaciones sobre el poder y el control. No es de sorprenderse que una discusión que despertó mi interés se relacionara con los impuestos. Resulta que algunos de los chicos quieren gravar los negocios en el mercado «porque así son las cosas».

Generosidad forzada

Otros tienen razones más magnánimas para recaudar impuestos, como usar los impuestos como un método de caridad para permitir que los niños, que son nuevos en el centro, o que asisten irregularmente, participen plenamente en el mercado al recibir una asignación de los myafos de acuerdo a los impuestos recaudados. A esto se le llamaba impuesto de caridad. Algunos niños no estaban de acuerdo con la idea de los impuestos y sugirieron que se animara a todos a donar voluntariamente parte de su myafo para ayudar a los recién llegados. Después de todo, la generosidad forzada no es caridad; es coerción.

Noticias Relacionadas

Será interesante ver cómo madura el mercado de los (myafos) y cómo los niños abordan los conflictos relacionados con su creciente economía. Los problemas con los que se enfrentan son grandes, e incluso nosotros, los adultos, no los hemos descubierto en la vida real. Me complace ver que el diálogo y el debate son fundamentales para la toma de decisiones de los jóvenes y que todo está impulsado por los niños.

Los niños, que tienen entre 6 y 14 años de edad, crearon este proyecto por su cuenta, sin la ayuda ni interferencias de adultos. Esto revela cómo la idea de la cooperación pacífica y voluntaria a través del comercio es algo que los seres humanos están inclinados a hacer. De hecho, lo han hecho durante milenios.

La historia del comercio se remonta a la prehistoria, cuando los individuos buscaban mejorar su bienestar a través del mismo. Alguien tiene algo para intercambiar o vender que otra persona quiere intercambiar o comprar, y ambas partes están en mejor situación como resultado del intercambio. El comercio es un proceso fundamental para la mejora humana. A medida que se ha ido extendiendo durante los tiempos modernos, particularmente cuando no se ha visto obstaculizado por reyes, dictadores y otras potencias centrales, el libre comercio ha conducido a una creciente prosperidad global y a una asombrosa reducción de la pobreza.

Comercio

Dan Sánchez, de FEE, llega a decir que el comercio es lo que nos hace humanos y cita a Adam Smith, quien escribió en La Riqueza de las Naciones de la «propensión de los humanos a trocar, al trueque y al intercambio de una cosa por otra». Continúa Smith:

Es común a todos los hombres, y no se encuentra en ninguna otra raza de animales, que parecen no conocer ni esta ni ninguna otra especie de contrato. (…) Nadie ha visto nunca a un perro hacer un intercambio justo y deliberado de un hueso por otro con otro perro. Nadie ha visto nunca a un animal por sus gestos y gritos naturales querer decirle a otro, esto es mío, eso es tuyo; estoy dispuesto a dar esto por eso.

Si usted o sus hijos sienten curiosidad por la historia del dinero y el intercambio, les recomiendo esta clase de Outschool.com impartida por Tom Bogle, así como la serie Orígenes de Netflix y su episodio sobre «Dinero, bancos y la bolsa de valores». Y definitivamente eche un vistazo al fantástico episodio de la serie de “sentido común” de FEE: «El comercio voluntario es ganar-ganar».


Kerry McDonald es Senior Education Fellow en FEE y autora de Unschooled: Raising Curious, Well-Educated Children Outside the Conventional Classroom (Chicago Review Press, 2019). También es académica adjunta en el Instituto Cato y colaboradora habitual de Forbes.

Artículo republicado con el permiso de la Fundación para la Educación Económica.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento