¿Es la pobreza ineludible? La perspectiva de un inmigrante

Como muestra la historia universal de los inmigrantes, es posible que la gente deje atrás la pobreza para siempre

464
¿Cuál es la diferencia entre la pobreza y la prosperidad? La mentalidad (Youtube)

Por David L. Veksler

Ahora está de moda argumentar en contra del mito de escapar de la pobreza «valiéndote por ti mismo». En su libro Hand to Mouth: Living in Bootstrap America, Linda Tirado argumenta contra la idea de que la pobreza se debe a una falla moral o de carácter. Según la Sra. Tirado, la pobreza es un ciclo que se autoperpetúa; es un problema estructural más que una falla personal. Podría ser que uno se quedara atascado en el mismo ciclo intergeneracional e interminable de la pobreza, viviendo de sueldo a sueldo y quedando sin hogar por cualquier cantidad de reveses que son meras molestias para la clase media. Tal vez si las élites no culparan a los pobres por su desgracia, se podrían promulgar mejores políticas.

No hay que olvidar que el «valerse por sí mismo» significó un absurdo desde el principio; si se piensa en ello, siempre ha significado algo físicamente imposible.

La experiencia personal de la Sra. Tirado sobre la pobreza es indudablemente real y compartida entre los pobres de Estados Unidos. Se puede encontrar información sobre las formas en que las familias luchan por lograr una vida mejor y, sin embargo, de alguna manera nunca logran salir del parque de casas rodantes o del barrio. Sin embargo, creo que la Sra. Tirado tiene una visión muy incompleta y autodestructiva de la pobreza, y la historia de mi familia como inmigrante muestra una alternativa a esta deprimente visión del mundo.

¿No hay salida?

¿No hay manera de que una persona pobre pueda dejar atrás la pobreza de manera confiable y permanente? ¿Es la suerte o el talento de superestrella la única salida?

Todos hemos escuchado historias de ganadores de lotería y atletas estelares que regresan a la pobreza, y de hecho, es mucho más probable que los ganadores de lotería se declaren en bancarrota que el estadounidense promedio. Obviamente, la riqueza por sí sola no es garantía de éxito financiero. Por otro lado, la falta de riqueza no es garantía de pobreza, y en ningún lugar es esto más evidente que en la historia de los inmigrantes en los Estados Unidos.

Los inmigrantes demuestran que el sueño americano es posible

Como el estudio Inmigrantes en el uno por ciento: el origen nacional de los principales propietarios de riqueza, los inmigrantes están sobre representados en el 1 % de los estadounidenses. Mientras que la mayoría viene aquí con pocos bienes, muchos grupos llegan a la cima en una sola generación.

«En contraste con un contingente teórico que argumenta que los inmigrantes mexicanos se mobilizan socialmente mayormente hacia abajo, nuestros hallazgos implican que hay un gran número de inmigrantes mexicanos entre los hogares más ricos de los Estados Unidos. Dado que la riqueza puede transmitirse a las generaciones futuras y que los inmigrantes mexicanos dueños de negocios a menudo pasan los negocios a sus hijos, la presencia de hogares de origen mexicano en la élite contradice directamente la noción de que los inmigrantes mexicanos están destinados a la clase baja».

La Administración del Seguro Social encontró que

«Aunque encontramos que los inmigrantes tienen menos riqueza en general que los nativos, parece que decrecen los recursos más lentamente en la jubilación. De acuerdo con la literatura sobre la acumulación de riqueza durante el ciclo de vida, encontramos alguna evidencia de que estos patrones pueden deberse a concentraciones diferenciales de riqueza no líquida y al uso de legados y transferencia».

En otras palabras, la forma más común de escapar de la pobreza generacional es construir la equidad a lo largo de la vida y dejarla a sus hijos. ¿Por qué algunos grupos encuentran esto más fácil que otros? ¿Por qué muchos países han salido de la pobreza en los últimos decenios, mientras que otros siguen sumidos en ella?

Como muestra la historia universal de los inmigrantes, es posible que la gente deje atrás la pobreza para siempre. La afirmación de la Sra. Tirado de que «es imposible ganar a menos que se tenga mucha suerte» es empíricamente falsa, y la historia de mi familia es una de las millones de personas en Estados Unidos que lo demuestra.

Viniendo a América desde la URSS

Mis padres y yo emigramos a los Estados Unidos desde Ucrania con sólo unos pocos dólares en nuestros bolsillos, dos maletas cada uno, y cero apoyo de los familiares. ¿Había alguna duda de que tendríamos éxito en este país? No estaba en nuestras mentes, ni era una posibilidad para nadie que haya estudiado la historia de la diáspora judía de Europa del Este.

Se podría argumentar que la educación fue una ventaja, pero mis padres todavía empezaron desde abajo y trabajaron en la comida rápida durante un año mientras aprendían inglés, luego construyeron su acreditación desde cero hasta que pudieron volver a la enseñanza y a trabajo eléctricos.

Creación de riqueza como cultura

Al crecer tanto en Ucrania como en Estados Unidos, observé muchas diferencias culturales entre mi familia y nuestros vecinos. Antes de comprar nuestra primera casa en un barrio agradable, vivíamos en un barrio pobre y yo asistí a una escuela en el centro de la ciudad. Vi a mis compañeros de escuela obsesionados con los zapatos y aparatos de marca, la comida rápida, las colecciones de música y los conciertos. Cuando tenía 15 años, invertí los primeros 250 dólares que gané barriendo obras de construcción en un fondo de inversión. Ahorré casi todo lo que gané durante la escuela secundaria para pagar la universidad.

Recuerdo cómo nos quedamos sin aire acondicionado durante los días de 100 grados Fahrenheit en San Antonio y sólo usábamos ropa de segunda mano para poder comprar nuestra primera casa después de sólo un año. En lugar de comprar un auto, mi papá gastó sus primeros ahorros en un negocio, fracasó, y luego volvió a fracasar, pero eventualmente, obtuvo suficientes ingresos adicionales para dejar su trabajo. Desde entonces ha estado trabajando por su cuenta.

Mientras mis compañeros de clase en la universidad gastaban sus ahorros en autos y alcohol, yo trabajé , intenté y fallé en iniciar un negocio de hospedaje de blogs, invertí mis préstamos estudiantiles en E Trade (desastrosamente, justo alrededor del 11 de septiembre), y completé tres títulos. No compré mi primer auto hasta que conseguí mi primer trabajo después de graduarme, pero pude pagar todos mis préstamos estudiantiles seis meses después de la graduación.

Aún hoy, habiendo alcanzado el éxito financiero a mediados de mis 30 años, voy en bicicleta al trabajo, siempre llevo mi almuerzo y vivo (con dos hijos) en un pequeño apartamento, aunque tengo el dinero para comprar cualquiera de las casas por las que paso en mi camino hacia el trabajo.

La pobreza como una mentalidad

Si en algún momento de mi vida me preguntaran si soy pobre, nunca pensaría en mi salario, en mi cuenta bancaria o en mis posesiones. Claro, tenía muy pocos bienes hasta después de que me gradué y empecé a trabajar. Sin embargo, nunca dudé del valor que yo tenía para contribuir al mundo y de mi capacidad de convertir ese valor eventualmente en riqueza.

¿Cuál es la diferencia entre la pobreza y la prosperidad? La mentalidad. Las personas que permanecen en la pobreza siguen siendo pobres porque tienen una mentalidad de escasez, no porque sus ingresos sean bajos. No tienen confianza en su capacidad para acumular valor y mantener compromisos a largo plazo. Los que tienen una mentalidad de abundancia se hacen ricos sin importar dónde empiecen. La pobreza es una visión del mundo, una cultura y una ética, ya sea que se trate de naciones, países o personas. La gran mayoría de los problemas que enfrentan los pobres crónicos, como la Sra. Tirado, pueden resolverse con un fondo de emergencia. La creación de un fondo de emergencia requiere tiempo y paciencia, pero casi todo el mundo tiene los medios para hacerlo.

Preferencia de tiempo y pobreza

En economía, la preferencia de tiempo es un concepto crucial y poco apreciado que se refiere a la voluntad de retrasar el disfrute presente para obtener una mayor recompensa en el futuro. Por ejemplo, alguien podría renunciar al placer de disfrutar de un nuevo iPhone o de una cena en un restaurante ahora para ahorrar para unas vacaciones más tarde. Las personas con una alta preferencia de tiempo prefieren las recompensas inmediatas, mientras que las que tienen una baja preferencia de tiempo retrasarán la gratificación instantánea para obtener mayores recompensas más tarde.

Los estudios han demostrado sistemáticamente que la capacidad de retrasar la gratificación es el predictor más importante de la riqueza. En otras palabras, al paciente le toca el botín. Esto debería ser obvio para cualquiera que entienda el interés compuesto: invierta $200 cada mes durante 40 años, y tendrá $1 millón.

Mientras que el debate gira en torno a si la preferencia de tiempo depende de factores hereditarios, de la influencia de los padres o de la presión de los compañeros, debería quedar claro que la clave del éxito es retrasar la gratificación para invertir en el éxito futuro. Esto es más que simplemente «trabajar duro». Piense en hacer una dieta: Cualquiera puede comer sano de vez en cuando. ¿Cuántos de nosotros tenemos la disciplina de no hacer trampas? Sin embargo, este tipo de motivación a largo plazo es la clave del éxito en la vida.

El excepcionalismo americano es real

No creo que los pobres merezcan sufrir. Me encantaría tener robots o un replicador al estilo de Star Trek para fabricar todo lo que deseamos. De hecho, los pobres de hoy viven mucho mejor que los ricos de siglos pasados. Pero dado que los bienes son limitados pero los deseos no, la economía de mercado sigue siendo la forma más justa de asignar los recursos de acuerdo con nuestros méritos individuales, y dejando de lado a los inmigrantes, dos tercios de los estadounidenses de alto valor neto ganaron su riqueza en lugar de heredarla.

Es cierto que los pobres enfrentan importantes obstáculos para el progreso, como la licencia ocupacional y el salario mínimo, pero sin embargo, dos tercios de los estadounidenses de alto valor neto ganaron su riqueza en lugar de heredarla.

Mi historia no es excepcional. Este país es excepcional. Habiendo vivido 10 años en la URSS, cinco en China y conocido gente de todas partes, no puedo pensar en muchos otros lugares en los que alguien tan poco excepcional como yo podría haber ascendido por completo debido a mis méritos en lugar de heredar riquezas o tener conexiones poderosas.


David Veksler es el director de Tecnología de la Fundación para la Educación Económica.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento