El «socialismo democrático» es una contradicción

¿Qué pasa cuando tratas de combinar la democracia con el socialismo?

635
Seguidores del socialista Bernie Sanders en Estados Unidos (EFE)

Por: Sandy Ikeda

¿Por qué tantos jóvenes norteamericanos se llaman de repente socialistas democráticos? Creo que muchos de ellos simplemente quieren distinguirse de los socialistas que podrían haber apoyado regímenes dictatoriales como la antigua URSS y la China maoísta o que, hoy en día, podrían apoyar a Corea del Norte. Quieren señalar que, para ellos, la libertad política es tan importante como, por ejemplo, la justicia económica.

Pero, ¿son compatibles los conceptos de democracia y socialismo?

No. Aunque los objetivos del socialismo pueden ser nobles, sus medios están intrínsecamente en desacuerdo con la democracia. Al final, el «socialismo democrático» no tiene más sentido que la «esclavitud voluntaria».

Democracia

La democracia significa diferentes cosas para diferentes personas. Para algunos, la democracia es un fin en sí misma, una meta por la que puede valer la pena sacrificar vidas. Para otros, la democracia es, en el mejor de los casos, un medio para hacer que un pequeño gobierno responda a sus ciudadanos o un medio para transferir el poder político de forma pacífica. Así, como F.A. Hayek escribió en El camino de la servidumbre, «La democracia es esencialmente… un dispositivo utilitario para salvaguardar la paz interna y la libertad individual».

Pero creo que la mayoría de nosotros puede estar de acuerdo en que el significado común de la democracia está al menos vinculado a los conceptos de autodeterminación política y libertad de expresión. De esta manera, la gente tiende a pensar en la democracia como un escudo contra otros más poderosos que ellos.

Socialismo

Como en la democracia, puedes interpretar el «socialismo» como un fin o un medio. Algunas personas, por ejemplo, consideran el socialismo como la siguiente etapa de las «leyes de movimiento de la historia» de Marx en la que, bajo la autoridad de una dictadura proletaria, cada uno contribuye y recibe según su capacidad. Una versión más moderada del socialismo podría concebir un sistema político-económico que colocara objetivos particulares, como la «justicia social», por encima de los planes de búsqueda de beneficios de cualquier individuo.

O, puedes pensar en el socialismo como una forma de colectivismo que utiliza un conjunto particular de medios – control político sobre los medios de trabajo, el capital y la tierra – para implementar un plan económico a gran escala que dirige a la gente a hacer cosas que podrían no haber elegido. En su uso de medios colectivistas, este tipo de socialismo tiene mucho en común con el fascismo, aunque ambos difieren mucho en los fines que pretenden alcanzar.

El socialismo democrático

¿Qué pasa cuando tratas de combinar la democracia con el socialismo?

Digamos que un gobierno socialista tiene que elegir entre dos extremos: mayor igualdad de ingresos o mayor justicia racial. Incluso en este simple caso, dos alternativas, tiene que definir claramente lo que significa la igualdad y la justicia en términos en los que todos puedan estar de acuerdo. ¿Qué cuenta como ingreso? ¿Qué constituye la justicia racial? ¿Qué constituye una mayor igualdad de ingresos o justicia? ¿En qué momento se ha logrado la igualdad o la justicia: igualdad perfecta o justicia perfecta? Si es menos que la perfección, ¿cuánto menos?

Estas son algunas de las preguntas difíciles que las autoridades gubernamentales tendrían que responder. Y, por supuesto, estas autoridades no se ocuparían de un número limitado de objetivos sino de una multitud de fines y «prioridades» que tendrían que definir, clasificar, aplicar, vigilar, etc. Y cuando las condiciones cambien de manera impredecible, como siempre lo hacen, las autoridades tendrían que ajustar el plan continuamente. En tales circunstancias, cuantas menos personas tengan aportes al plan final, mejor. Por eso, si la idea de la democracia encarna los ideales liberales de la autodirección, de permitir a la gente común elegir de manera significativa las políticas que la gobernarán, y de la autoexpresión, entonces la democracia plantea un problema insuperable para el socialismo.

Cuando el gobierno es pequeño y se limita a emprender sólo aquellas políticas en las que casi todo el mundo está de acuerdo – por ejemplo, gravar con impuestos para financiar una defensa territorial efectiva – entonces la democracia podría funcionar relativamente bien, porque el número de áreas en las que la mayoría de los votantes y los responsables de la toma de decisiones deben ponerse de acuerdo es pequeño. Pero cuando el alcance de la autoridad gubernamental se expande a más y más áreas de nuestra vida diaria – como las decisiones sobre la atención sanitaria, la nutrición, la educación, el trabajo y la vivienda – como lo haría en el socialismo, el acuerdo entre la mayoría de todos los ciudadanos elegibles sobre cada tema se vuelve impracticable. Las inevitables disputas y disensiones entre personas de innumerables grupos de interés sobre la miríada de leyes empantanan el proceso político.

¿Cuánta autoexpresión individual, cuánta autodeterminación puede tolerar una autoridad central, democrática o no, cuando trata de imponer un plan económico global? La planificación a esta escala requiere la supresión de los planes mezquinos y las aspiraciones personales de los meros individuos y la sumisión de los valores personales a los del colectivo.

Tocqueville lo dijo bien:

La democracia y el socialismo no tienen nada en común salvo una palabra: igualdad. Pero noten la diferencia: mientras la democracia busca la igualdad en la libertad, el socialismo busca la igualdad en la restricción y la servidumbre.

El sistema puede seguir este camino durante un tiempo, pero la tentación de abandonar la verdadera democracia – transfiriendo la autoridad de la toma de decisiones a grupos más pequeños de expertos en cada campo, por ejemplo – se hace cada vez más difícil de resistir. En tales circunstancias, la adopción de decisiones rápidas y eficaces se hace más deseable y menos posible. Los elevados objetivos del socialismo teórico -la hermandad internacional de los trabajadores y la justicia económica mundial- tienden a ser dejados de lado por las preocupaciones locales de hambre y seguridad, abriendo la puerta a la dictadura (no proletaria).

Como dijo elocuentemente F.A. Hayek,

Que el socialismo mientras siga siendo teórico es internacionalista, mientras que tan pronto como se pone en práctica… se convierte en violentamente nacionalista, es una de las razones por las que el «socialismo liberal», como la mayoría de la gente en el mundo occidental se imagina que es puramente teórico, mientras que la práctica del socialismo es en todas partes totalitaria.

El intercambio

Alguien podría responder que si bien esos problemas podrían aplicarse al socialismo pleno, el tipo de socialismo democrático que la intelectualidad actual defiende es mucho menos extremo. Si es así, la pregunta se convierte en esto: En una economía capitalista mixta – Estado regulador, Estado benefactor o capitalismo de compinche – ¿hasta qué punto surgen estas consecuencias? ¿Cuán sólida es la compensación que estoy describiendo?

Claramente, es una cuestión de grado. Cuanto mayor sea el grado de planificación central, menos podrá la autoridad soportar la desviación y la disidencia individual. También me doy cuenta de que hay más de una dimensión a lo largo de la cual se puede intercambiar la autodirección por la dirección de otros, y algunas de estas dimensiones no implican coacción física. Por ejemplo, los grupos pueden utilizar la presión social o religiosa para frustrar los planes de una persona o reducir su autonomía, sin recurrir a la agresión física.

Más socialismo significa menos democracia verdadera.

Pero no se puede negar que a lo largo de la dimensión de la coerción física, que es la dimensión en la que los gobiernos han operado tradicionalmente, cuanto más control coercitivo haya por parte de un organismo externo, menos autodirección puede haber. La coacción y la autodirección se excluyen mutuamente. Y a medida que la planificación gubernamental suplanta a la planificación personal, la esfera de la autonomía personal se debilita y se reduce, y la esfera de la autoridad gubernamental se fortalece y crece. Más socialismo significa menos democracia verdadera.

El socialismo democrático, entonces, no es una doctrina diseñada para proteger los valores liberales de la independencia, la autonomía y la autodirección que muchos en la izquierda todavía valoran en cierto grado. Es, por el contrario, una doctrina que obliga a aquellos de nosotros que apreciamos esos valores liberales a una pendiente resbaladiza hacia la tiranía.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento