¡Vuelvan a abrir las sociedades de inmediato!

Cada día en el encierro destruimos aún más nuestras economías, nuestra cordura y nuestra libertad

211
La Plaza San Pedro desolada (EFE)

Por: David Sukoff

El defecto fundamental del gobierno es su incapacidad para analizar adecuadamente las compensaciones. La narrativa del cierre de COVID-19 es que hay una compensación entre salvar vidas y la economía. Esto es erróneo. En realidad es un conflicto entre la emoción y el sentido común, la economía y la ciencia.

La lógica del bloqueo comenzó con el aplanamiento de la curva. El argumento era que el COVID-19 se propagaba mucho más fácilmente que otros virus, que el largo período de incubación exacerbaba la propagación y que es mucho más mortal que la gripe común. Por lo tanto, tuvimos que cerrar las escuelas y la economía, y encerrar a la sociedad para poder propagar el número de casos inevitables, y no abrumar los servicios sanitarios vitales.

Que el cierre persista contrarresta la lógica inicial de aplanar la curva. El parloteo persistente de meses y meses de encierro no puede ser reconciliado con un aplanamiento de la curva. La lógica del bloqueo se ha convertido en algo simplemente emotivo, junto con un gobierno ebrio en una toma de poder sin precedentes. Demuestra lo peor de la compensación universal del gobierno que impregna virtualmente cada una de sus decisiones: La preferencia por los beneficios vistos a corto plazo contra los costos no vistos a largo plazo. Cualquier pérdida trágica de vidas, o pérdida potencial, atribuida a COVID-19 es una prueba para los que están en el poder de que el bloqueo debe persistir. Esto es emocional, miope y típico del gobierno.

El costo del cierre, desafortunadamente, no es tan invisible. Millones y millones han perdido sus trabajos. Las empresas han cerrado. La libertad misma está bajo asedio. El gobierno federal de los Estados Unidos ha pedido prestados otros 2 billones de dólares en nuestro nombre, para rociarlos entre la población al azar e impulsivamente. Y billones más están por venir. Como Milton Friedman, famoso por sus elogios, «ahora todos somos keynesianos». Si bien es probable que sea imposible mover el interruptor o el switch y revitalizar instantáneamente la economía, lo que causó esto fue una orden por parte del gobierno de apagar la economía y la vida diaria.

Desde entonces los políticos han enmarcado su cierre como “dinero contra vidas”. Esto es emblemáticamente simplista, y lo más importante, está mal. Se podrían hacer, y se han hecho, argumentos hasta la saciedad sobre cuántas muertes se deben atribuir a COVID-19, y cuántas más se perderían sin el cierre. Y de manera similar, cómo traducir años de calidad de vida a alguna cantidad de dinero. Pero esto nos lleva por el camino equivocado. No se trata de X dólares por Y vidas. Al enmarcarlo de esa manera, los políticos manipulan de las cuerdas emocionales del corazón. Más bien, se trata de X vidas o Y vidas o Z años. La devastación económica se traduce en un costo real de vidas, esperanza de vida y calidad de vida.

Pero lo más importante es que la evidencia científica está aumentando y no se sabe cuántas vidas se perderían en cada uno de los escenarios o en la calidad de vida. Más bien, es que toda la premisa de un bloqueo era el enfoque equivocado para combatir el virus. Por lo tanto, incluso si uno tenía la equivocada idea de que eran X dólares por Y vidas, el número de vidas estaba muy errado.

Tan recientemente como unas semanas antes de muchos de los cierres a nivel nacional, el CDC publicó un informe cuestionando los beneficios de cerrar las escuelas por un período prolongado. Otros estudios presentaron un patrón de pensamiento similar. En parte esto se relacionaba con la inmunidad de la manada, el concepto de que cuanto mayor sea el porcentaje de una población dada que ha tenido un cierto virus, y por lo tanto desarrollado una inmunidad a él, menor será la propagación de ese virus. Dada la novedad de COVID-19, se desconocían muchos factores claves a medida que se avecinaba el cierre.

Principalmente, era el número del titular: la tasa de morbilidad. Este es simplemente el número de personas que mueren por COVID-19 dividido por el número de personas infectadas. Aunque es un cálculo simple, se basa en una comprensión adecuada del numerador y el denominador. Lo que hemos aprendido desde entonces es que ambos números no han sido completamente asimilados , y a menudo se han basado en conjeturas. El numerador ha sido cuestionado desde el principio.

Un gran porcentaje de las muertes atribuidas a COVID-19 también se atribuyen a alguna otra comorbilidad. Lo que ha diferenciado a COVID-19 de otras enfermedades es el impacto desigual en los ancianos y en aquellos con condiciones preexistentes. Aquellos que han muerto a causa de COVID-19 es muy probable que también, hayan muerto por al menos otra causa.

Más recientemente, el denominador ha sido puesto en duda. Debido a que la COVID-19 afecta desproporcionadamente a ciertas demografías, discernir quiénes están infectados se vuelve precario. Parte de lo que hace que COVID-19 sea más propagable es también lo que hace más difícil calcular el denominador: muchos contraen el virus pero aún así son asintomáticos. Es decir, muchos en nuestra población tienen COVID-19, o lo han tenido, y nunca muestran ningún síntoma, o muestran síntomas menores. Esto ha sido demostrado en estudios científicos de varias poblaciones, donde el número de infectados causaría que el denominador se dispare, y por lo tanto la tasa de morbilidad de COVID-19 se desplome.

Si podemos extrapolar una tasa de morbilidad mucho más baja, el compromiso entre cerrar y reabrir requiere un análisis bastante diferente. Dado que un número tan grande de personas han contraído COVID-19 y no han demostrado ningún síntoma, es muy posible que todo el enfoque de cierre sea lógicamente inconsistente y científicamente contrario a la intuición. Haría del modelo sueco, de encerrar sólo a los que corren más riesgo y mantener abierto al resto de la sociedad, el camino más obvio.

Cada día bajo el bloqueo destruimos aún más nuestras economías, nuestra cordura y nuestra libertad. Y no es un intercambio entre dinero y vidas, o derechos constitucionales y medidas de emergencia. Incluso esas serían difíciles de evaluar por el gobierno, y engendraron un debate razonable. No. Hoy nos enfrentamos a un intercambio que enfrenta la emoción contra la racionalidad. Ya no hay un argumento científico sólido para continuar con el encierro, sólo un llamado emocional. La ciencia, la economía y la libertad misma nos piden a gritos que abramos de nuevo.


Dave Sukoff es asesor de la comunidad de gestión de inversiones y anteriormente cofundó y dirigió un fondo de valor relativo de ingresos fijos de $ 500 mm. También es cofundador de una empresa de software e inventor de múltiples patentes. Dave se graduó del MIT, donde se especializó en finanzas y economía.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.