EEUU: trabajadores piden ser despedidos por beneficios de desempleo del COVID-19

El gobierno federal está fomentando simultáneamente el empleo y el desempleo. Y usando el dinero de los impuestos para lograr ambos objetivos contradictorios.

357
La economía se encuentra paralizada en gran parte de Estados Unidos (Efe)

Por: Hans Bader

Los generosos pagos a los desempleados están fomentando los despidos. El alivio monetario del coronavirus aprobado por el Congreso norteamericano el mes pasado aumentó temporalmente la compensación por desempleo en 600 dólares por semana, más de lo que recibían los empleados de bajos ingresos. Como resultado, algunos trabajadores están pidiendo ser despedidos, porque estar desempleado paga mejor que trabajar.

Es irónico, porque la legislación para el alivio del coronavirus debía evitar los despidos. De hecho, destinó 350 mil millones de dólares para préstamos a pequeñas empresas, para que pudieran mantener a sus empleados en la nómina. Los préstamos pueden ser perdonados si un empleador mantiene a sus trabajadores y utiliza al menos el 75 % del préstamo para los costos de la nómina.

Así que el gobierno federal está fomentando simultáneamente el empleo y el desempleo. Y usando el dinero de los impuestos para lograr ambos objetivos contradictorios, la Ley CARES gasta 260 mil millones de dólares en la ampliación para el seguro de desempleados.

La NPR describe cómo la ley de alivio del coronavirus ha hecho que la compensación por desempleo sea tan generosa que los trabajadores están pidiendo ser despedidos de los trabajos que les gustan, a empleadores que estarían felices de poder seguir empleándolos.

Pero el dinero extra puede crear algunas situaciones incómodas. Algunos negocios que quieren mantener sus puertas abiertas dicen que es difícil hacerlo cuando los empleados pueden ganar más dinero quedándose en casa.

«Básicamente tenemos esta situación en la que sería una elección lógica para mucha gente estar desempleada», dijo Sky Marietta, que abrió una cafetería junto con su marido, Geoff, el año pasado en Harlan. Aunque tenía clientes, Marietta decidió a regañadientes cerrar la cafetería hace poco más de una semana.

«La misma gente que contratamos nos ha pedido que los despidan», escribió Marietta en un blog. «No porque no les gustara su trabajo o porque no quisieran trabajar, sino porque les costaría literalmente cientos de dólares por semana estar empleados».

Con el gobierno federal ofreciendo ahora 600 dólares a la semana además de los beneficios de desempleo del Estado, reconoció que sus antiguos empleados podían ganar más dinero quedándose en casa que yendo al trabajo y también podían evitar el riesgo de trabajar durante una pandemia.

Algunos legisladores republicanos advirtieron sobre esta consecuencia involuntaria del proyecto de ley de alivio monetario cuando se estaba redactando, señalando que 600 dólares a la semana equivalen a 15 dólares por hora, más del doble del salario mínimo federal. Eso se suma a los beneficios estatales de desempleo, que varían ampliamente, desde un máximo de 235 dólares por semana en Mississippi hasta 795 dólares por semana en Massachusetts.

Los estudios han encontrado consistentemente que los generosos beneficios de desempleo aumentan las tasas de desempleo, y el recorte de la compensación por desempleo reduce las tasas de desempleo. Por ejemplo, un estudio de la Oficina Nacional de Investigación Económica de enero de 2015 encontró que el recorte en los beneficios de desempleo ocasionó la mayor parte del crecimiento del empleo en Estados Unidos durante el año anterior. Los recortes causaron «casi todo» el crecimiento del empleo de 2014, como lo ilustra «la abrupta inversión de la tendencia de crecimiento relativo del empleo de los estados de altos beneficios y los condados fronterizos en diciembre de 2013, justo en el momento en que se recortaron las duraciones de los beneficios».

Las zonas con prestaciones de desempleo menos generosas tienen tasas de desempleo más bajas. En 2014, The Wall Street Journal debatió esto en «Menos beneficios de desempleo, más empleos». Señaló que Carolina del Norte, después de negarse a extender los beneficios de desempleo, fue «recompensada con más trabajos y una tasa de desempleo en descenso». Después de que «dejara expirar 73 semanas de prestaciones por desempleo en julio, y en sólo seis meses, la tasa de desempleo cayó al 6,9 % en diciembre de 8,9 % en julio. Eso es mucho más rápido que el descenso de la tasa nacional, que cayó al 6,7 % de 7,3 % en julio. Carolina del Norte había seguido a la economía nacional con una tasa mucho más alta desde que comenzó la recuperación». Además, el empleo en Carolina del Norte había «aumentado en un 1,3 % desde que expiraron los beneficios, mientras que el promedio nacional es sólo del 0,5% en el mismo período».


Hans Bader practica derecho en Washington, D.C. Después de estudiar economía e historia en la Universidad de Virginia y derecho en Harvard, practicó derecho civil, comercio internacional y derecho constitucional.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento