El sistema de salud público de Canadá se desmoronó bajo el COVID-19

Cincuenta años de gestión gubernamental en la atención sanitaria han dejado a Canadá con mucha menos capacidad y muchos menos recursos de los que necesitan en esta crisis.

1.554
En tiempos normales, la espera promedio en el Canadá para el referido a un especialista es de 20 semanas, en comparación con menos de cuatro semanas en los EE.UU (Efe)

Por: Peter St. Onge

En un editorial de la semana pasada, Los Angeles Times declaró que la sabiduría convencional sobre el COVID-19 prueba que Bernie Sanders tenía razón sobre «Medicare para todos», porque con la cobertura de salud universal, el gobierno no tendría que enviar ayuda de emergencia a «hospitales y programas de salud estatales».

Sin embargo, esta afirmación es completamente falsa, y lo sabemos porque eso es precisamente lo que está sucediendo en Canadá aún con su sistema de salud pública para todos.

El aumento de casos en Canadá

Canadá está experimentando un aumento de los casos graves de COVID-19, con ocho nuevas muertes por millón para el 8 de abril, en comparación con nueve muertes por millón en los Estados Unidos, las muertes totales de Canada son de 435 al día.

La sociedad canadiense se encuentra esencialmente bloqueada, con el cierre de escuelas y eventos públicos, las fiestas en casas de multas de la policía y las provincias, incluido Quebec, cerrando todos los negocios no esenciales.

Al igual que los Estados Unidos, Canadá comenzó a observar una escasez generalizada de suministros relacionados con la salud, desde máscaras y equipo de protección personal hasta reactivos para pruebas y su capacidad de fabricar vacunas.

También como en los Estados Unidos, la preocupación general en Canadá ha sido «aplanar la curva» de las infecciones, utilizando mandatos de distanciamiento social obligatorios que plantean cuestiones constitucionales.

Por último, al igual que los Estados Unidos y al contrario a lo expresado por Los Angeles Times, el gobierno federal de Canadá se ha comprometido a destinar miles de millones a los organismos de salud y los hospitales de todo el país, con una intensa presión para obtener más.

De hecho, ese gasto provocó un amargo enfrentamiento en el Parlamento, ya que la oposición se opuso a la petición del gobierno de gastar «todo el dinero necesario para hacer cualquier cosa».

Escasez de atención médica

Lo que hace que Canadá tenga tanta urgencia por mantener baja la curva de infección es que, desde hace décadas, la única característica dominante de la atención sanitaria canadiense es la escasez.

Ya el 20 de marzo, el servicio de noticias Reuters citó al jefe de personal de uno de los hospitales más nuevos de Ontario diciendo: «Tienes gente en armarios de escobas y en auditorios y salas de conferencias por todo el país».

Incluso en tiempos normales, la espera promedio en Canadá para el referido a un especialista es de 20 semanas, en comparación con menos de cuatro semanas en los EE.UU. Mucho antes de COVID-19, se estima que un millón de canadienses languidecían en listas de espera, esperando con dolor o volando al extranjero para recibir un tratamiento más rápido.

Los canadienses se han enfrentado durante mucho tiempo a la escasez y a largas esperas para hacerse resonancias magnéticas y ecografías, mientras se veían obligados a utilizar medicamentos anticuados y más baratos. Las salas de urgencias canadienses han estado abarrotadas durante años, con esperas de cuatro horas que triplican las de los Estados Unidos y esperas de cuatro horas como norma en la provincia de Quebec.

Todo esto en tiempos normales, antes de la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

Esta escasez significa que hay muy poca capacidad en Canadá para manejar cualquier aumento en el tratamiento de emergencia. La preocupación es más aguda para las camas en las unidades de cuidados intensivos, el tipo necesario para tratar los casos críticos de COVID-19.

Per cápita, Canadá tiene un tercio de las camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en comparación con los EE.UU. y casi el mismo número que la devastada Italia. En algunas provincias, incluyendo Alberta y Columbia Británica, las camas de UCI son menos per cápita que en Irán.

Dados estos problemas, «aplanar la curva» de las infecciones de coronavirus se convierte en una prioridad existencial para Canadá. Se habla muy poco de reabrir la economía canadiense a corto plazo, simplemente porque no existe una infraestructura de cuidados críticos de reserva.

Un monopolio público de atención médica

Ya a principios de abril, más de 3 millones de canadienses habían solicitado el subsidio de desempleo, lo que equivale a 27 millones de estadounidenses.

Desafortunadamente, en este momento, hay poco que Canadá pueda hacer. El sector privado de atención de la salud para cuidados intensivos está atrofiado, en gran medida prohibido por un sector público monopólico que durante mucho tiempo ha hecho recortes para ahorrar dinero.

Miles de médicos y enfermeros jubilados se han ofrecido voluntariamente para volver a trabajar, pero esencialmente no hay un sector privado que pueda aumentar la capacidad rápidamente. Los canadienses quedan a la espera de lo mejor mientras la lenta maquinaria del sistema de salud pública sigue funcionando.

Canadá está haciendo muy poco y demasiado tarde lo que puede hacer para atraer al sector privado. Las desregulaciones de emergencia se están extendiendo por toda la atención de la salud, desde el ámbito de la práctica hasta la concesión de licencias de productos, mientras que los operadores privados están obteniendo finalmente un permiso limitado para operar la telemedicina.

Sin embargo, 50 años de gestión gubernamental en la atención sanitaria han dejado Canadá con una capacidad y unos recursos muy inferiores a los que necesita en esta crisis.

En cuanto a Medicare para todos, la crisis de COVID-19 en Canadá ha mostrado las brutales consecuencias de una atención sanitaria gestionada por el gobierno: escasez, justo cuando más se necesitan los recursos.


Peter St. Onge es profesor asistente en la Facultad de Negocios de la Universidad Fengjia de Taiwán. 

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.