Dejen de obligar a las personas a usar mascarillas por temor al COVID-19

Sigue siendo objeto de debate si las mascarillas impiden realmente la propagación de la infección respiratoria. Tan recientemente como en marzo, el Cirujano General de los EE.UU. dijo que las máscaras podrían aumentar el riesgo de infección.

1.509
Un estudio de 2015 concluyó que los índices de infección eran especialmente altos con las mascarillas de tela, encontrando penetración de partículas en casi el 97 % de ellas (Efe)

Por: Jon Miltimore

Hay una famosa escena en la película «Fight Club» donde Tyler Durden está en un avión hojeando uno de esos manuales de seguridad en las filas de la salida de emergencia.

«Un procedimiento de puerta de salida a 30.000 pies», dice Durden (Brad Pitt). «La ilusión de seguridad».

Es una escena memorable porque toca las cosas extrañas que los humanos hacen para sentirse seguros en situaciones aterradoras. Lo que me lleva a la última moda de América: llevar mascarillas en público.

Las encuestas muestran que más de la mitad de los americanos están eligiendo usar mascarillas cuando salen, presumiblemente para prevenir el contagio o la propagación del virus COVID-19. Lo que uno elija usar depende de ellos, por supuesto, pero la tendencia es un poco sorprendente considerando que los funcionarios del gobierno pasaron meses diciéndoles a los estadounidenses que no usaran mascarillas para protegerse la cara.

«No recomendamos rutinariamente el uso de mascarillas por parte del público para prevenir enfermedades respiratorias», dijo el 31 de enero la Dra. Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias. «Y ciertamente no estamos recomendando eso en este momento para este nuevo virus».

A lo largo de febrero y en marzo, otros numerosos funcionarios y organismos gubernamentales de alto nivel hicieron declaraciones similares.

El Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo que «el americano promedio no necesita una máscara N95. Estas son realmente más para los proveedores de servicios de salud». Se hizo eco de él Robert Redfield, Director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, quien dijo al Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes que «no hay un uso real para estas mascarillas en la comunidad». En febrero, el Cirujano General de EE.UU. se metió en Twitter expresando: «Dejen de comprar máscarillas».

A pesar de estas advertencias, la popularidad de las mascarillas creció. «mascarillas» -selfies de personas que usan mascarillas- son la última tendencia en Instagram, según informa la Fast Company. Se han convertido en un símbolo y una forma de expresión, una manera de mostrar la solidaridad social e individualidad.

«Cuando todo el mundo lleva mascarillas, me siento respetada», dijo recientemente una mujer a National Geographic. «El mensaje es: te estoy protegiendo, tú me proteges, puedo sentirme seguro».

Siéntase seguro. Esa es la palabra clave. Si las mascarillas realmente previenen la propagación de la infección respiratoria sigue siendo un tema de debate.

Hay una razón por la que los funcionarios públicos hicieron las declaraciones anteriores. Una abundancia de investigaciones muestra que las mascarillas ofrecen poca o ninguna protección contra la infección de los virus respiratorios, y algunas mascarillas pueden realmente aumentar el riesgo de infección.

Un ensayo clínico aleatorio del 2011 encontró que las mascarillas médicas no ofrecían ninguna protección. Un estudio de 2015 concluyó que los índices de infección eran especialmente altos con las mascarillas de tela, encontrando penetración de partículas en casi el 97 % de ellas. Un documento de 2016 que analizó seis estudios clínicos encontró que las mascarillas de respiración N95 no se desempeñaron mejor que las mascarillas médicas en la prevención de la infección respiratoria.

Tan recientemente como el 7 de abril, un documento que analizaba los datos de 15 ensayos aleatorios concluyó que «en comparación con la ausencia de mascarillas, no hubo una reducción de los casos de enfermedades similares a la gripe para las mascarillas en la población general, ni en los trabajadores de la salud». Sin embargo, a pesar de la falta de pruebas empíricas sólidas, los autores del estudio recomendaron el uso de mascarillas basándose en «pruebas de observación de la anterior epidemia de SARS».

Tal vez un razonamiento similar guió el giro de la CDC en abril, cuando emitieron una guía que recomendaba el uso de cubiertas de tela para la cara de los individuos sanos (aunque la Organización Mundial de la Salud sigue aconsejando en contra de ellas).

Recomendado es la palabra clave aquí. Estamos ahora en mayo, apenas dos meses después de que las autoridades federales imploraran a los estadounidenses que no usaran ni compraran mascarillas, y ahora muchas personas se ven obligadas a usar mascarillas para hacer sus compras o incluso ir a dar un paseo.

Este mes la megatienda Costco comenzó a exigir que los clientes usen mascarillas para hacer sus compras. Como empresa privada, Costco tiene ese derecho. Pero muchos estados a mediados de abril comenzaron a llevar las cosas más lejos, exigiendo que los ciudadanos usen mascarillas para salir de sus casas. El último estado en unirse a este movimiento es Massachusetts. La nueva orden requiere que cualquier persona mayor de dos años use una máscara o un protector facial en lugares públicos, incluso si están al aire libre.

En el lapso de sólo dos meses, hemos pasado de instar a la gente a no comprar o usar mascarillas (y advertir que de hecho las mascarillas podrían aumentar el riesgo de infección) a amenazar con multar y encarcelar a aquellos que no las usen. Los estadounidenses, comprensiblemente, están confundidos. Y eso no ayuda.

Esta semana en Michigan, un guardia de seguridad de Family Dollar fue asesinado después de negarse a permitir que la hija de una mujer entrara en la tienda porque no llevaba una máscara. El guardia estaba haciendo cumplir una orden ejecutiva que la Gobernadora Gretchen Whitmer firmó dos semanas antes.

Aunque sólo las personas directamente involucradas en la muerte del guardia son responsables, tales enfrentamientos podrían evitarse si los gobernadores de los estados ejercieran un poco de humildad y reconocieran que las recomendaciones del CDC no son un evangelio y que las conclusiones del departamento (claramente) no son infalibles.

Las buenas ideas generalmente no requieren fuerza. Y la verdad es que, en base a una abundancia de investigación médica y a las propias declaraciones e informes del gobierno federal, no está claro cuán efectivas son las mascarillas como medida preventiva contra la transmisión de COVID-19.

Dejando de lado la salud pública, no se discute el impacto psicológico que tienen las mascarillas.

«El coronavirus está llegando, y nos sentimos bastante desamparados», dijo el Dr. William Schaffner, Profesor de Medicina Preventiva de la Universidad de Vanderbilt, a la CNN en marzo. «Al conseguir las mascarillas y usarlas, movemos el lugar de control un poco hacia nosotros mismos».

En cierto sentido, la locura de las mascarillas se trata en gran medida de controlar nuestros miedos. Como mi colega Sean Malone observó recientemente, cuando la gente tiene miedo, está mucho más dispuesta a aceptar cualquier cosa que crea que puede hacerlos un poco más seguros. Incluso políticas e ideas realmente malas.

La ilusión de seguridad. Es algo poderoso. Tanto para los humanos como para los gobiernos, al parecer.


Jonathan Miltimore es el gerente editorial de FEE.org. Sus escritos / informes han sido objeto de artículos en la revista TIME, The Wall Street Journal, CNN, Forbes, Fox News y Star Tribune.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.