Trabajo, perseverancia y capitalismo, la historia de los chocolates Hershey´s

Milton S. Hershey obtuvo un "doctorado en fracaso" antes de lograr un gran éxito.

433
Uno de los productos de Hershey´s en los años 50 (Wikipedia)

Por: Lawrence W. Reed

¿Cuál es tu barra de chocolate favorita?

Cuando me hicieron esa pregunta, tuve que pensarlo un momento porque me gustan muchas. Sin embargo, hay una que consumo mucho más que cualquier otra, así que decidí que una debe ser mi favorita: Los vasos de mantequilla de maní de Reese, comercializados por la famosa compañía Hershey. La empresa es uno de los fabricantes de chocolate más grandes y exitosos del planeta hoy en día (alrededor de 8 mil millones de dólares en ventas en 2019), aunque vale la pena señalar que su fundador probó el fracaso antes de disfrutar el sabor del éxito.

La historia de Hershey

La historia de Milton S. Hershey comenzó en el sudeste de Pensilvania y no se puede dejar de hablar del impacto que tuvo el fracaso empresarial en sus primeros años de vida. Incluso antes de que cualquiera de sus propios negocios fracasara, Milton tenía un puesto de primera fila en los aparentemente interminables fallos empresariales de su padre Henry.

Los biógrafos de la familia Hershey creen que Henry era un hombre afable, no desagradable ni violento en modo alguno, sino un soñador que nunca pudo transformar sus visiones en un resultado final positivo. Con poco éxito, persiguió inversiones y negocios de una variedad impresionante. Aquí hay una lista parcial de las empresas en las que perdió dinero desde Pennsylvania a Colorado: una máquina de movimiento perpetuo, pozos de petróleo, agricultura, equipo agrícola, pastillas para la tos, gabinetes, plata, remedios para el ganado, pintura y venta de basura de segunda mano.

En una desafortunada ocasión, Henry llenó un sótano con tomates enlatados, con la intención de venderlos pero se fermentaron y explotaron. La policía le pilló tirando la basura sin permiso y le obligó a limpiarla y a tirarla en otro sitio. Henry quería hacerse rico rápidamente, pero se empobreció aún más rápido, hasta que en sus últimos años de vida su hijo, mucho más consumado, pudo pagarle la fianza.

La persistencia de Hershey

Aún así, admiro a Henry por hacer lo que el viejo adagio instruye: «Si al principio no tienes éxito, intenta, intenta y vuelve a intentarlo». Poseía al menos un rasgo que Milton heredó de él: la persistencia. El trigésimo presidente de Estados Unidos, Calvin Coolidge, tuvo unas buenas palabras al respecto:

Nada en este mundo puede sustituir a la persistencia. El talento no lo hará; nada es más común que los hombres de éxito con talento. El genio no lo hará; el genio no recompensado es casi un proverbio. La educación no lo hará; el mundo está lleno de personas educadas desamparadas. La persistencia y la determinación por sí solas son omnipotentes. El lema «¡Sigue adelante!» ha resuelto y siempre resolverá los problemas de la raza humana.

La persistencia de Henry Hershey nunca dio resultados para él mismo, pero sí para su hijo. Para crédito de Milton, nunca dejó que sus propios fracasos o los de su padre lo retrasaran. El resto de nosotros hemos disfrutado de unos pocos billones de libras de chocolate como agradable consecuencia.

En 1872, a la edad de 14 años, Milton aceptó un trabajo en la heladería Royer’s en Lancaster, Pennsylvania. Después de un corto período, convenció al dueño para que lo trasladara de la sección de helados al lado de los dulces del negocio. Eso lo convirtió en un confitero de toda la vida.

Milton tomó lo que aprendió de la tienda del Sr. Royer y partió a los 19 años a Filadelfia, donde se propuso atender a las enormes multitudes que asistían a la Exposición del Centenario del país. Allí fundó su primera empresa, Spring Garden Confectionary Works, y vendió caramelos a muchos satisfechos clientes. Le encantaba experimentar con recetas de caramelos y pronto se le ocurrió un caramelo suave y masticable que resultó ser un gran éxito. Las cosas iban bien para la compañía por un tiempo, incluso después de que la exposición terminara, pero a Milton le fue cada vez más difícil lidiar con la competencia emergente y mantener sus costos bajo control. En el año en que cumplió 24 años, la Confitería Spring Garden se vino abajo.

La siguiente parada fue Colorado, donde el padre de Milton, Henry, estaba en medio de una quiebra en el negocio de la plata. Los dos se unieron y luego se dirigieron a Chicago, donde abrieron una tienda de dulces que abandonaron después de unos meses de lucha. Milton decidió probar suerte en Nueva York, pero no sin antes detenerse en Lancaster lo suficiente para pedir prestado algo de dinero a sus parientes. Henry optó por quedarse y probar otra cosa.

«Si el fracaso es el mejor instructor», escribe el biógrafo Michael D’Antonio, el joven Milton Hershey «podría argumentar que ha obtenido un doctorado en Filadelfia, Denver y Nueva York». No sé por qué D’Antonio no incluyó a Chicago allí. En cualquier caso, la aventura de Milton en Nueva York terminó en 1886 como las de las otras ciudades en bancarrota. Sin un centavo y ahora acercándose a los 30 años de edad, volvió a Lancaster donde aprendió a hacer caramelos una década y media antes.

Algunas personas en las mismas circunstancias podrían haberse rendido, cambiado de profesión o simplemente haber encontrado un trabajo para alguien más. No Milton Hershey. Estaba decidido a tener el éxito que su padre no tuvo, y en el único negocio que amaba más que cualquier otro. Sus propios parientes le dieron la espalda y no le quisieron dar otro préstamo. Pero formó una nueva empresa, la Compañía de Caramelos de Lancaster, y se preparó para transformarla.

Esta vez, Milton acertó. Había aprendido mucho de sus errores anteriores. Sus excepcionales caramelos despegaron. D’Antonio escribe,

Hershey pasó días en sus calderas, experimentando con los caramelos. Añadía nueces a algunos, y cubría otros con glaseado de azúcar. Descubrió que un poco de jarabe de maíz… mejoraba la «masticación». Poco a poco, añadió nuevas marcas de primera calidad llamadas Lotus, Paradox y CocoanutIces… Para los clientes menos ricos produjo Uniques, que se hacían con leche desnatada y se cotizaban a ocho por un centavo.

Milton y su compañía prosperaron rápidamente. Se convirtió en un prominente y respetado hombre de negocios de Pensilvania, que empleaba a cientos de personas en la época de la Exposición Colombina (o «Feria Mundial») en Chicago en 1893. Fue entonces cuando Milton, asistiendo a la feria, visitó la extensa exposición de chocolate de una compañía alemana equipada con una pequeña fábrica que transformaba granos de cacao en barras de chocolate.

Reflexiones de Hershey

El chocolate en ese momento era el lujo de un hombre rico, inasequible para el ciudadano norteamericano promedio. Tan enamorado estaba Milton que cuando la exposición cerró, se las arregló para comprar toda la exposición, la fábrica y todo. Había hecho su dinero en caramelos pero decidió en Chicago que el caramelo era una moda pasajera. El futuro estaba en el chocolate. Para el pequeño pueblo de Derry Church, donde abrió su primera fábrica de chocolate en 1894, eso resultó ser un eufemismo. La ciudad fue renombrada y desde entonces se la conoce como Hershey, Pennsylvania.

Milton nunca más se preocupó por quedar en la bancarrota. Él y su esposa fundaron una famosa escuela para niños huérfanos, ahora una de las escuelas más ricas del mundo por la dotación que le legaron. Milton murió en 1945 a la edad de 86 años, amado por los ciudadanos de Hershey, Pennsylvania y legiones de amantes del chocolate en unos 70 países. Él era para el chocolate lo que Henry Ford fue para los automóviles y Steve Jobs para las computadoras: Revolucionó un lujo para unos pocos en un regalo para las masas.

Reflexionando en los últimos años de su vida sobre el éxito que se le escapó en sus primeros días, Milton ofreció estas observaciones:

«No seguí las políticas de los que ya estaban en el negocio. Si lo hubiera hecho, nunca lo habría intentado. En cambio, empecé con la determinación de hacer una mejor barra de chocolate que cualquiera de mis competidores, y así lo hice».

«Creía que, si ponía en el mercado un chocolate mejor que cualquiera de los demás y que mantuviera una calidad absolutamente uniforme, llegaría el momento en que el público lo apreciaría y lo compraría».

«El negocio es una cuestión de servicio humano».

Sobre esos vasos de mantequilla de maní llamados Reese’s, hay algo más que debo decirles. Entre las muchas innovaciones de Milton Hershey en materia de caramelos, esa no era una de ellas. Los Reese’s fue la creación de un viejo agricultor llamado H. B. Reese que trabajó para Milton durante un tiempo, luego dejó la Compañía Hershey en 1923 para empezar su propio negocio de caramelos en su sótano. Sus tazas de mantequilla de maní eran tan populares que finalmente abandonó sus otros productos y se centró en ellos exclusivamente. Cuando H.B. murió en 1956, sus seis hijos se hicieron cargo de la compañía y la fusionaron siete años más tarde con la Hershey Company, donde sigue siendo una deliciosa subsidiaria hasta el día de hoy.

Espero que este vistazo a la historia de Hershey inspire al lector a algo más que otra barra de chocolate. Si le anima a aprender más sobre la importancia de la persistencia frente al fracaso, eso me complacería enormemente. Con ese fin, he incluido enlaces a una serie de excelentes artículos sobre este mismo tema, a continuación.

¡Gracias, Milton Hershey, por no haberte rendido nunca! Finalmente llegaste a la cima, no lastimastes a nadie en el camino, y beneficiastes al mundo más que a unos pocos de tus conciudadanos. ¡Henry estaría muy orgulloso de tí!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento