El capitalismo ha sido el sistema económico más eficiente para derrotar la pobreza

¿Cree que las tasas de pobreza extrema aumentan bajo el capitalismo? La verdad podría sorprenderle.

1.458
Washington DC (EFE)

Por: Robert P. Murphy

Puede que hayas escuchado la frase, «los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres«.

Sí, es cierto que los ricos (tienden a) enriquecerse, pero los pobres también se enriquecen, especialmente si consideramos un lapso de décadas o más, y si centramos nuestra atención en las personas que viven en países donde los gobiernos se adhieren al respeto básico del estado de derecho y los derechos de propiedad.

Consideremos: Incluso aquellos que serían llamados «pobres» en la Europa o los Estados Unidos de hoy tienen un nivel de vida que asombraría a los nobles en la Corte de Versalles de Luis XIV (que vivió de 1638 a 1715). Olvídese de los aviones privados, el aire acondicionado, la televisión, el wifi o los ascensores automáticos: los invitados del famoso Rey Sol ni siquiera tenían inodoros con cisterna, lo que, según se dice, causaba graves problemas en las fiestas de gran afluencia de público. La nutrición y la atención médica tampoco eran las mejores en ese entonces, de los seis hijos que Luis XIV tuvo con su primera esposa, sólo uno sobrevivió hasta la edad adulta, e incluso murió (a los 49 años) antes que su padre, de tal manera que (debido a otras muertes tempranas) la corona pasó al bisnieto de de Luis XIV con tan solo cinco años a su muerte.

El capitalismo y el estancamiento económico

«Vale, está bien», puede que oigas. «Los inventores hacen descubrimientos de vez en cuando, así que a lo largo de los siglos eso se acumula y hasta la gente promedio termina siendo más rica. Eso es sólo la operación de la ciencia y la tecnología. Pero estoy hablando del proceso económico bajo el capitalismo no regulado, que se caracteriza por el estancamiento para la mayoría de los participantes».

En realidad, ese resumen pone las cosas al revés. Durante la mayor parte de la historia registrada, los humanos tuvieron un nivel de vida que subía muy lentamente, pero luego el progreso material explotó repentinamente:

Fuente: American Enterprise Institute

Como el gráfico deja claro, nuestro actual nivel de vida frente a los nobles del Palacio de Versalles no se debe simplemente a inventos tecnológicos rutinarios; el progreso en los últimos siglos es literalmente sin precedentes. En una columna del New York Times del 2016, la experta en historia económica, Deirdre McCloskey, explica el asombroso aumento del crecimiento económico de esta manera:

Una mera idea, que el filósofo y economista Adam Smith llamó «el plan liberal de igualdad, libertad y justicia». En una palabra, era el liberalismo, en el sentido del libre mercado europeo. Dar a las masas de gente común igualdad ante la ley e igualdad de dignidad social, y dejarlas en paz, y resulta que se vuelven extraordinariamente creativas y enérgicas.

El problema de la desigualdad

«Sí», se podría escuchar, «sabemos que el socialismo no funciona, y que el enfoque capitalista moderno le da a la gente un incentivo para construir y mantener grandes fortunas». Pero esas cifras «per cápita» ocultan las enormes desigualdades en un sistema en gran parte no regulado. El capitalismo es grande en la producción pero no en la distribución justa.»

Una vez más, esto lee mal el registro histórico. Fueron precisamente las «clases bajas» las que más se beneficiaron del progreso económico desatado en la llamada Revolución Industrial y más allá. Sí, los «capitanes de la industria» se hicieron personalmente muy ricos, pero el auge de los grandes negocios benefició principalmente a la clase obrera. Después de todo, los titanes de la industria se dedicaron a la «producción en masa» para vender productos a… las masas.

Por ejemplo, en los Estados Unidos durante los «Rugientes años 20», y bajo la administración del laissez-faire de Calvin Coolidge, los hogares americanos habituales vieron una fantástica mejora en su calidad de vida. Gene Smiley explica: «Una clave de gran parte de este crecimiento fue el uso generalizado de la electricidad generada comercialmente», que a su vez permitió a los consumidores medios obtener «refrigeradores, fonógrafos, planchas eléctricas, ventiladores eléctricos, iluminación eléctrica, tostadoras, aspiradoras y otros electrodomésticos». (Gene Smiley, Rethinking the Great Depression (Chicago: Ivan R. Dee, 2002), pp. 5-6.)

Capitalismo y explotación

«Es justo, puede haber habido alguna fruta de poca monta cuando los hogares normales no tenían las cosas que ahora damos por sentado. Pero en la historia más reciente, las fuerzas del liberalismo desenfrenado están dañando a los más vulnerables. Tal vez no en los Estados Unidos y otros países avanzados, pero ciertamente en los países más pobres que a menudo son explotados en los asuntos internacionales».

Por el contrario, esto también hace que los hechos se vuelvan atrás. Como informa el Banco Mundial, la tasa mundial de «pobreza extrema» (definida como las personas que viven con menos de 1,90 dólares al día) se redujo a la mitad entre 1990 y 2010. En 1990, 1.850 millones de personas vivían en la pobreza extrema, pero en 2013, la cifra se había reducido a 767 millones, lo que significa que el número de personas que vivían con menos de 1,90 dólares al día había disminuido en más de 1.000 millones de personas.

El siguiente cuadro resume el progreso general de la humanidad en la reducción del problema de la pobreza extrema:

Por supuesto, queda mucho por hacer en este frente, pero la propagación de las instituciones de mercado (a veces despreciadas como «neoliberalismo» y «globalización») ha ido de la mano de un aumento rápido y sin precedentes del bienestar humano, incluso para los más pobres de entre nosotros.


Robert P. Murphy es economista senior en el Independent Energy Institute, profesor asistente de investigación en el Free Market Institute de Texas Tech University.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.