Izquierda de EEUU justifica saqueos e incendios «porque los objetos no sufren»

Los derechos a la propiedad son derechos humanos, y los estamos descartando para nuestro propio riesgo.

Manifestantes han incendiado autos, fabricas, comercios, estaciones de policía y cortes de justicia en Estados Unidos (EFE)

Por: Brad Polumbo

El caos está consumiendo a la ciudad de Portland, en el estado norteamericano de Oregon.

La policía local declaró un motín el sábado por la noche después de que los alborotadores intentaran una vez más quemar un juzgado federal y lanzaran morteros y fuegos artificiales contra los agentes de policía, varios de los cuales resultaron heridos. Desde hace semanas se han producido disturbios similares y destructivos cada noche en la ciudad, con un vandalismo desenfrenado, provocados incendios, graffitis y actos cada vez más comunes, a medida que las protestas por la muerte de George Floyd se transformaron en disturbios por la controvertida decisión del Presidente Trump de enviar oficiales federales a Portland.

Sin embargo, Portland no es de ninguna manera la única ciudad afectada por los disturbios y la violencia.

Los disturbios también han sacudido ciudades como Austin, Texas, y Seattle, Washington. En Seattle, durante el fin de semana, se informó de que los alborotadores provocaron incendios, destrozaron negocios, rompieron las ventanas de carros y asaltaron un edificio judicial. La NPR informa que 21 policías resultaron heridos mientras intentaban contener el caos.

Y esta es sólo la ola más reciente. En mayo y principios de junio, estallaron disturbios en varias ciudades, desde Minneapolis, Minnesota hasta Dallas, Texas.

BLM
Miembros de Black Lives Matter queman bandera de Estados Unidos (EFE)

Estamos siendo testigos de una ruptura en el estado de derecho. En muchos casos, los funcionarios de la ciudad han permitido o alentado los disturbios mientras las fuerzas del orden se retiran y permiten la destrucción gratuita de la propiedad. El alcalde de Portland, Ted Wheeler, incluso se unió a los alborotadores y participó en las mismas manifestaciones que se estaban saliendo de control.

Mientras tanto, la alcaldesa de Seattle, Jenny Durkin, alentó y alabó a los autodenominados anarquistas que declararon una «zona autónoma» en el centro de la ciudad. El alcalde llamó a la zona prohibida una «fiesta de la cuadra» en medio de un «verano de amor» a pesar de la destrucción y la confiscación desenfrenada de la propiedad. Sólo después de semanas de un aumento vertiginoso de los índices de criminalidad y de múltiples tiroteos (incluido uno que mató a un adolescente) ordenó finalmente a las fuerzas del orden que despejaran a los insurrectos de la ciudad.

Y en muchas de las otras protestas convertidas en disturbios en todo el país, las fuerzas del orden se retiraron y vieron como la propiedad privada era destruida y su ciudad era sacudida por los alborotadores.

Entonces, ¿cómo puede alguien justificar esta locura?

Bueno, muchos periodistas, activistas y comentaristas de izquierda que simpatizan políticamente con los alborotadores han argumentado que la destrucción desenfrenada no es realmente un problema, porque es «sólo» destrucción de la propiedad, no violencia contra las personas.

Una persona que hace este argumento es la «organizadora de justicia racial» de Oakland, Cat Brooks, quien fue entrevistada por el New York Times.

«No considero la destrucción de la propiedad como violencia», dijo Brooks en defensa de los disturbios y el vandalismo en su ciudad. «La violencia es cuando se ataca a una persona o a otra criatura viviente y que respira en este planeta. Las ventanas no lloran y no pueden morir».

BLM
Protestas en Portland (EFE)

Mientras tanto, la escritora del New York Times, Hannah Nicole-Jones, fundadora del controvertido «Proyecto 1619», también ha defendido la destrucción de la propiedad y ha argumentado que no constituye violencia.

«Violencia es cuando un agente del Estado se arrodilla en el cuello de un hombre hasta que toda la vida es sacada de su cuerpo», dijo. «Destruir la propiedad, que puede ser reemplazada, no es violencia. Usar el mismo lenguaje para describir esas dos cosas no es moral».

Un artículo de opinión publicado en el Times titulado «¿Qué clase de sociedad valora la propiedad por encima de la vida de los negros?» hizo un comentario similar. Otros medios de comunicación de izquierda también han promovido este argumento.

Por ejemplo, un artículo reciente en The Nation titulado «En defensa de la destrucción de la propiedad» atrajo la atención viral por argumentar abiertamente en defensa del vandalismo.

«Las personas no son objetos; las ventanas rotas y los autos quemados no son proporcionales a la violencia de un asesinato autorizado por el Estado», escribió el doctorado de la Universidad de Columbia, R.H. Lossin. «Las ventanas de cristal no sangran. No mueren y dejan a los seres queridos afligidos. No contribuyen al trauma colectivo y al terror que experimentan sus comunidades. Simplemente se rompen, y luego, en algún momento, son reemplazadas por láminas de vidrio idénticas».

«Negar la destrucción de la propiedad e incluso el robo debido a un falso apego a una noción cosificada de la no violencia es un error», concluyó Lossin.

Un artículo similar en la revista de izquierdas «Current Affairs» también argumentaba que «Destruir la propiedad no es en sí mismo un acto violento».

«La palabra ‘violencia’ debe reservarse para el daño causado a las personas», escribió el editor Nathan J. Robinson. «De lo contrario, corremos el riesgo de hacer que el término sea conceptualmente incoherente y, lo que es más importante, de mezclar los actos que causan un daño físico muy grave a las personas con actos que no han dañado físicamente a nadie».

Es cierto que un alborotador que rompe una ventana no es moralmente equivalente a un policía parado sobre la garganta de un hombre inocente, pero esta es una falacia de “espantapájaros” ó straw man fallacy. (Ninguna persona seria sugiere lo contrario). Además, estos argumentos se basan en una falsa distinción entre actos graves de vandalismo y actos de violencia.

En realidad, la destrucción de la propiedad hace un daño real a personas inocentes. Y si se permite que continúe, el colapso del estado de derecho que comenzó con la destrucción de la propiedad, engendrará un ciclo de anarquía que inevitablemente descenderá en un derramamiento de sangre. De hecho, ya lo ha hecho. Como dijo el famoso economista austriaco Ludwig Von Mises, «Está en la naturaleza de cada acto de violencia, tender a la transgresión de los límites dentro de los cuales es tolerada y vista como legítima».

¿Aún no estás convencido? Sólo considera los tristes informes de las noticias que detallan cómo la policía encontró los restos de un cuerpo quemado en una casa de empeños de Minneapolis que fue incendiada durante los disturbios mientras los manifestantes aplaudían. Los vándalos pueden haber pensado que lo que estaban haciendo era «sólo daño a la propiedad», pero, era un asesinato, en realidad.

Lamentablemente, este no es un ejemplo aislado. Durante los disturbios a raíz de la muerte de Floyd, al menos 15 personas fueron asesinadas. ¿Cómo? Lo que comenzó como simples «ventanas rotas» y «autos incendiados» se convirtió en una violencia masiva que dejó policías, guardias de seguridad privados y manifestantes pacíficos, muertos.

BLM
Manifestantes de BLM piden abolir la policía (EFE)

Es simplemente imposible mantener un colapso del estado de derecho limitado a «sólo daños a la propiedad». Además, es profundamente inmoral y una quiebra intelectual sugerir que la destrucción de la propiedad no constituye «daño a las personas». El vandalismo es también en sí mismo un acto violento que viola los derechos humanos.

Y recuerden, no fueron sólo las grandes corporaciones o los CEOs cuyas propiedades fueron destruidas en estos disturbios. Muchos de los disturbios posteriores a Floyd destruyeron pequeñas empresas propiedad de minorías.

El exbombero KB Balla usó los ahorros de toda su vida para abrir un bar deportivo en Minneapolis. Con la gran inauguración retrasada inicialmente por los cierres de COVID-19, su sueño quedó hecho trizas después de que los alborotadores saquearan, destrozaran y destruyeran la propiedad. Algo me dice que Balla, y los miles de personas como él, cuyo sustento fue destruido en los disturbios, no aceptarían el ingenuo argumento de que los delitos contra la propiedad no perjudican a nadie.

No son sólo los propietarios de algún local los que se ven afectados por un vandalismo sin sentido. Considere la forma en que una mujer afroamericana rómpio a llorar frente a las cámaras cuando se le preguntó sobre la destrucción en su comunidad.

«Fueron directamente a OfficeMax, a la tienda del Dólar, y a todas las tiendas de aquí, a las que voy», dijo entre lágrimas. «No tengo ningún lugar a dónde ir ahora. No tengo forma de llegar [a otras tiendas] porque los autobuses no funcionan».

Los costos económicos y emocionales impuestos por la destrucción a la propiedad son llevados por personas reales y la razón es bastante clara. Influido por el trabajo de John Locke, el economista Murray Rothbard explicó por qué los derechos de propiedad son derechos humanos:

Se escucha mucho en estos días sobre la distinción entre los derechos humanos y los derechos de propiedad, y muchos que dicen defender uno se vuelven con desprecio hacia cualquier defensor del otro. No ven que los derechos de propiedad, lejos de estar en conflicto, son en realidad el más básico de todos los derechos humanos.

El derecho humano de cada hombre a su propia vida implica el derecho a encontrar y transformar los recursos: producir aquello que lo sostiene y le permite avanzar en la vida. Ese producto es propiedad del hombre. Por eso los derechos de propiedad son los más importantes entre los derechos humanos y por eso cualquier pérdida de uno de ellos pone en peligro a los demás.

Lo que Rothbard quiso decir es que las vidas dependen de los medios de vida, y los medios de vida dependen de la propiedad. La propiedad es necesaria para la vida misma y para la supervivencia. Una madre no puede alimentar a su hijo sin derechos de propiedad que protejan sus ingresos. Un empresario y padre de familia no puede proteger a sus hijos de la falta de hogar si su negocio se incendia.

El abierto asalto a la propiedad que tiene lugar en las ciudades de todo el país, es claramente una campaña de violencia. Después de todo, la definición de violencia en un diccionario estándar es «comportamiento que involucra fuerza física con la intención de herir, dañar o matar a alguien o algo». Así es, no sólo «alguien», sino también «algo». No es sólo un tecnicismo: es lo que la gente generalmente quiere decir cuando usa la palabra «violencia». El término ha abarcado desde hace mucho tiempo cosas como quemar la casa de alguien. Los comentaristas de izquierda están básicamente tratando de redefinir «violencia» como sinónimo de «asalto».

¿Por qué los juegos de palabras? Podría muy bien ser para fines políticos. Después de todo, gran parte de la izquierda extrema está fuertemente influenciada por el marxismo. Y uno de los principios del marxismo es el rechazo a los derechos de propiedad privada a favor de la propiedad comunal (en la práctica, estatal) de los medios de producción. Al excluir la confiscación y destrucción de la propiedad privada del significado de «violencia», son capaces de pasar de contrabando una presunción marxista clave en nuestro propio lenguaje.

Este es un camino siniestro. El historial del marxismo es una letanía de tiranía, hambruna y asesinato, precisamente por su hostilidad hacia la propiedad privada.

Los derechos de propiedad son derechos humanos, y los estamos desechando para nuestro propio riesgo.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento