Kamala Harris no es «moderada», abraza con fuerza la extrema izquierda

Según el sitio web de vigilancia GovTrack.us, Harris es la senadora más izquierdista de todos los senadores, junto con el autoproclamado socialista Bernie Sanders

La candidata a vicepresidente de Joe Biden (EFE)

Por: Brad Polumbo

Cuando el presunto candidato presidencial demócrata Joe Biden anunció esta semana su elección de la senadora Kamala Harris como su compañera de fórmula, los principales medios de comunicación cubrieron su selección con fanfarria. Por ejemplo, The New York Times calificó a la progresista de California de «pragmática moderada», y tanto la Associated Press como Los Angeles Times describieron a Harris como «de centro».

¿Pero es esta narrativa precisa?

Dado que Harris puede llegar a ser vicepresidente bajo el mandato de Biden, que sería el presidente más viejo de la historia en el primer día de su mandato, es importante mirar más allá del giro mediático y evaluar con precisión su agenda política. Con eso en mente, aquí hay cinco políticas económicas que Harris apoya abiertamente y que probablemente impulsaría si se convirtiera en presidenta.

1. Plan de respuesta de Asistencia Social Masiva para todos COVID-19

No contento con el déficit récord de 3,7 billones de dólares que el gobierno federal está a punto de acumular este año, Harris quiere gastar 5,5 billones de dólares más en una década, 500.000 millones de dólares al año, en una nueva propuesta.

El último proyecto de ley de Harris enviaría a la mayoría de los americanos cheques de 2.000 dólares mensuales, sin importar las necesidades o circunstancias relacionadas con COVID-19, mientras dure la crisis del coronavirus. No está nada claro cómo se define este período de crisis, y podría fácilmente durar años o convertirse en permanente.

Este es esencialmente un plan de «Ingreso Básico Universal» que obliga a los contribuyentes a financiar un ingreso mínimo de aproximadamente 24.000 dólares para decenas de millones de personas. ¿Es «pragmático» o «moderado» poner al gobierno a cargo de los medios de subsistencia e ingresos de los estadounidenses? ¿Es «centrista» apoderarse de billones de dólares de los contribuyentes en el proceso?

2. La inminente transición a la atención médica socialista

Durante las primarias presidenciales demócratas, Harris apoyó «Medicare para todos», que es básicamente una asistencia sanitaria socializada, y apoyó abiertamente la abolición de todos los seguros médicos privados. Sin embargo, más tarde rechazó esa propuesta ante las críticas generalizadas. Sin embargo, Harris todavía quiere que el gobierno federal tome el control de la atención médica de los estadounidenses y que la transición a un sistema mayormente socialista sea rápida.

Como informa el Wall Street Journal, el plan más reciente de Harris haría la transición de los EE.UU. a un sistema de salud administrado por el gobierno en 10 años, quedando sólo un papel menor y altamente regulado para el seguro de salud privado. Esto significa que las masivas subidas de impuestos, el control del gobierno sobre las decisiones de vida o muerte, y la sofocante innovación que acompañaría a un «Medicare para todos» totalmente socializado, seguirían siendo aplicables en gran medida bajo la visión de Harris para el cuidado de la salud en Estados Unidos.

3. Un total de al menos 40 billones de dólares en nuevos gastos

Según el economista del Instituto Manhattan, Brian Riedl, las propuestas combinadas de Harris significarían más de 40 billones de dólares en nuevos gastos durante una década. Para poner esa cifra en contexto, es aproximadamente 280.000 dólares de deuda acumulada por cada contribuyente de EE.UU., a lo largo de 10 años.

El presupuesto quebrado del gobierno federal ya está amontonando trillones sobre los hombros de las futuras generaciones y preparando el terreno para una futura crisis fiscal. Harris básicamente quiere lanzar un fósforo en el barril de pólvora que son nuestras finanzas públicas.

«Harris es muchas cosas, pero por favor no uses ‘moderada’ o ‘pragmática’ para describir a alguien cuya propia campaña propuso aproximadamente 40 billones de dólares en nuevos gastos durante la década», dijo Brian Riedl.

4. Un “Nuevo Tratado Verde”

Harris fue una co-patrocinadora a los inicios de la resolución del «Nuevo Tratado Verde» en el Senado, compañera de la resolución de la representante Alexandria Ocasio-Cortez en la Cámara de Representantes. Durante su campaña presidencial, la demócrata de California apoyó a viva voz una versión del plan climático de la extrema izquierda de la AOC. Harris ha señalado así su apoyo a una plataforma «verde» radical que costaría hasta 600.000 dólares por hogar a los estadounidenses. Como Jarrett Stepman escribió para el Daily Signal, entre los objetivos radicales del Green New Deal están:

…satisfacer la demanda de «100% de la energía nacional» a través de fuentes renovables, modernizar «cada edificio residencial e industrial con la más avanzada eficiencia energética, comodidad y seguridad» y eliminar «las emisiones de gases de efecto invernadero de las industrias manufactureras, agrícolas, entre otras».

Stepman agrega que las propuestas del Nuevo Trato Verde van mucho más allá de las políticas ambientales:

También incluye una bolsa de otros bienes de izquierda para «mitigar las desigualdades raciales, regionales y de género profundamente arraigadas en los ingresos y la riqueza (incluyendo, sin limitación, asegurar que las inversiones federales y de otro tipo se distribuyan equitativamente a las comunidades históricamente empobrecidas, de bajos ingresos, desindustrializadas u otras comunidades marginadas, de tal manera que se construya riqueza y propiedad a nivel comunitario)».

Entre los elementos de la lista de deseos, el Nuevo Acuerdo Verde contiene una propuesta de atención sanitaria universal y un programa de ingresos mínimos básicos para compensar todos los puestos de trabajo perdidos en el proceso de transición a una economía totalmente verde.

5. Leyes de control de rentas de gran alcance

Kamala Harris ha apoyado repetidamente las estrictas leyes de «control de rentas» que imponen al gobierno controles de precios en las viviendas.

Pero la economía defectuosa del control de rentas es clara. Los topes de precios son contraproducentes a largo plazo porque limitan la oferta de viviendas, beneficiando a los pocos que las consiguen de forma artificial pero, en última instancia, provocan un aumento de los precios y empeoran la crisis de la vivienda en la zona.

Las encuestas de los principales economistas muestran habitualmente que hay casi un consenso sobre este tema. Por ejemplo, una encuesta del Panel de Expertos Económicos del IGM a los principales economistas encontró que, ponderado por la confianza, sólo el 1 % de los encuestados estuvieron de acuerdo en que el control de la renta funciona. Un enorme 95 % no estuvo de acuerdo, con un 4 % que presentaron incertidumbre.

Crédito de la imagen: Panel de Expertos Económicos de IGM

Incluso la Institución Brookings concluyó que «el control de la renta parece ayudar a los actuales inquilinos a corto plazo, [pero] a largo plazo disminuye la asequibilidad, alimenta el aburguesamiento, y crea repercusiones negativas en el vecindario circundante».

Sin embargo, Harris ha ignorado esta evidencia una y otra vez, incluso después de que el control de la renta fallara de manera concluyente en San Francisco, su ciudad natal. Si alguna vez se le permitiera imponer sus equivocados controles de precios socialistas en la política federal de vivienda, Harris extendería a todo el país la crisis de viviendas que plaga las ciudades con estas reglas.

Entonces, ¿es Harris una ‘moderada’?

La conclusión es clara: las políticas económicas de Harris están muy a la izquierda, y no son centristas ni moderadas en lo absoluto.

De hecho, un análisis objetivo del historial de Harris en el Senado revela que es una de las políticas más izquierdistas de América. Según el sitio web de vigilancia GovTrack.us, Harris es la senadora más izquierdista de todos los senadores, junto con el autoproclamado socialista Bernie Sanders. El grupo también informa que es el miembro menos bipartidista del Senado.

Mientras tanto, la organización izquierdista Progressive Punch considera a Harris la cuarta senadora más izquierdista. Concluye que su historial de voto es más liberal que el de la senadora Elizabeth Warren.

Pero después de reconocer este hecho, nos queda otra pregunta. Obviamente esta agenda política de la extrema izquierda es insostenible y poco realista, así que, ¿por qué una senadora inteligente y bien educada como Harris la apoyaría?

¿Por qué Harris ha abrazado a la extrema izquierda? La respuesta está en los incentivos de elección pública.

En pocas palabras, la economía de elección pública explica que los candidatos a cargos gubernamentales están predispuestos a apoyar cualquier gran programa de gobierno que pueda sonarle bien a los votantes y a la vez permitir que sean elegidos, independientemente de las consecuencias a largo plazo para sus electores.

«Los políticos no están obligados a prestar atención a las consecuencias futuras que se produzcan más allá de las próximas elecciones», escribió el famoso economista de libre mercado Thomas Sowell en Basic Economics. «Un funcionario electo cuyas políticas mantengan al público contento hasta el día de las elecciones tiene una buena oportunidad de que voten por él para que continúe otro mandato, incluso si esas políticas tendrán consecuencias desastrozas en años posteriores».

Esta percepción explica el abrazo de Harris al radicalismo.

La senadora seguramente sabe que no podemos gastar 40 billones de dólares sin una crisis fiscal, y ha visto políticas como el control de la renta fracasar miserablemente en su propia ciudad natal. Sin embargo, como política ambiciosa, la preocupación de Harris es, ante todo, ser elegida. Y en 2020, triunfar como política demócrata, especialmente en California, exige adoptar, cada vez más, la agenda socialista, incluso cuando las estadísticas empíricas, los fundamentos básicos de economía y otros argumentos lógicos no están de su parte.

Como Sowell sabiamente concluyó, «La política permite a la gente votar por lo imposible». Kamala Harris espera que en noviembre los norteamericanos hagan exactamente eso.


Brad Polumbo es un periodista libertario conservador y escritor en FEE.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento