«Un gobierno de expertos» es equivalente a una tiranía encubierta en ciencia

En lugar de codificar la sabiduría y los conocimientos "especiales" de unos pocos hombres falibles en la legislación gubernamental, debemos basar la política en la protección de los derechos de todos los hombres

No somos robots sin sentido; nuestros políticos y sus asesores no son dictadores infalibles. Es hora de que les enviemos ese mensaje alto y claramente. (EFE)

Por: Tabitha Alloway

«No necesitas una máscara».

«Todo el mundo necesita llevar una máscara».

«Los esparcidores asintomáticos son el verdadero problema».

«No espera, no parece que los portadores asintomáticos lo estén propagando».

«El Coronavirus se propagará en las protestas… (…) a menos que sean protestas por la muerte de George Floyd».

El consejo de los expertos ha hecho ping-pong en COVID-19 como bolita en una máquina de pinball. Incluso la literatura médica en sí misma ha estado llena de contradicciones y retracciones. Los legisladores se han tropezado a sí mismos tratando de superarse unos a otros en la creación de la mayoría de las leyes y reglamentos durante los cierres en respuesta a la nebulosa (y siempre cambiante) «ciencia» del coronavirus.

Mientras tanto, los suicidios, la violencia doméstica, el hambre, la inanición y las dificultades económicas han ido aumentando. El ganador del Premio Nobel Michael Levitt ha dicho: «No tengo ninguna duda de que cuando volvamos la mirada hacia atrás, el daño causado por el cierre excederá cualquier número de vidas salvadas por un factor enorme». Stacey Lennox, escribiendo para PJ Media dijo, «COVID-19 puede pasar a la historia como el ejemplo más devastador de la arrogancia experta y deshonestidad de los medios de comunicación»

Un artículo del New York Times de febrero titulado «Cómo el miedo distorsiona nuestro pensamiento sobre el Coronavirus» llevaba el eslogan, «La solución no es tratar de pensar con más cuidado. Es confiar en los expertos».

«Confiar en los expertos»

Hace unos años, Neil deGrasse Tyson hizo olas con su propuesta de gobierno «Rationalia»: Crear un mundo en el que todas las políticas se basen en el «peso de la evidencia». Dejemos que la ciencia nos gobierne.

Esta propuesta utópica fue rápidamente criticada por varias voces. La Ciencia Popular sostuvo que una idea tan equivocada llevaría a un «vasto sufrimiento humano», y señaló algunos problemas obvios:

«Los científicos estudian lo que quieren, y estudian lo que se les puede pagar por estudiar, por lo que el trabajo de la ciencia no está libre de las presiones del dinero, ni de la interacción con el mundo de los negocios… En un mundo hipotético en el que una sola persona (llamémosle ‘Neil’) decidiera la política basada en la medición precisa del peso de la evidencia, la forma en que esa persona seleccionara la evidencia importaría mucho, y probablemente se reduciría a los valores».

La idea de que la ciencia pueda ser aplicada de forma totalmente objetiva, libre de los prejuicios, valores personales y comprensión limitada del experto que la legisla (o propone) es una fantasía infantil. Mientras Tyson sueña con un principio científico infalible formulado como una regla para la sociedad, su propuesta de Rationalia no deja espacio para el error, la pasión y los prejuicios humanos. Nuestra aplicación de la ciencia está necesariamente limitada por nuestra comprensión siempre cambiante de la misma. Y mientras que la ciencia puede decirnos qué sucede cuando X se encuentra con Y, no puede decirnos si es moral y bueno que X se encuentre con Y.

Tenemos más que una pequeña evidencia de la historia de que la ciencia (o lo que se aceptó en su momento como ciencia) ha causado con toda seguridad «un vasto sufrimiento humano» cuando ha sido manejada por hombres sin escrúpulos y dictadores fascistas. Desde el asesinato de los aborígenes australianos hasta las esterilizaciones forzadas en América, la eugenesia, el genocidio y el racismo han surgido de (o encontrado su disculpa en) el Darwinismo social. Como Robert F. Graboyes señaló en U.S. News & World Report, «El Führer adjunto nazi Rudolf Hess declaró -probablemente con sinceridad- que ‘el nacionalsocialismo no es más que biología aplicada’ «.

Los bienhechores torpes y sus víctimas tampoco son inmunes a las consecuencias imprevistas, como hemos observado últimamente.

«El hombre-moldeador» y la clase de sumo sacerdotes

La idea de que el mundo estaría mejor dirigido por una clase de elites intelectuales y «expertos» no es ni novedosa ni original. El filósofo griego Platón teorizó que hasta que los filósofos fueran reyes, las ciudades nunca tendrían descanso de sus males. Creía que sólo estos hombres eran inmunes a la corrupción del poder y el dinero que venía con la política, y por lo tanto el único grupo capaz de llevar a los hombres a la virtud y en última instancia «la buena vida».

Su ideal utópico se basaba en élites autoritarias que «sabrían más» que todos los demás y que utilizarían su sabiduría «especial» para dictar la vida de los demás.

Esta cepa de idealismo se ha manifestado de muchas maneras a lo largo de la historia de la humanidad, pero en el fondo se basa en la creencia de que una clase especial de hombres (los intelectuales, los científicos, los filósofos, etc.) podrían funcionar como los «sumos sacerdotes» de la sociedad, dictando la vida de todos los que están «por debajo» de ellos que son demasiado ignorantes para saber lo que es mejor para ellos, o que carecerían de la fibra moral para hacer lo correcto sin «persuasión».

Para cualquiera que no pertenezca a esta clase de élite, el pensamiento se convertiría entonces en un lujo – potencialmente incluso una responsabilidad – pero ciertamente no una necesidad. La obediencia es todo lo que importa en tal Estado; un hombre se convierte en el condicionante, el otro en el condicionado.

Aunque los peligros de tal Estado son obvios, se ven agravados por el singular panorama moral y filosófico de la sociedad moderna. Lo que vemos hoy en día es una compartimentación de los diferentes aspectos del pensamiento y la vida humana. La ciencia, como muchas otras cosas, está divorciada del contexto más amplio de la historia, la filosofía, la ética y la religión. La ciencia de las relaciones ha sido olvidada. Los juicios de valor son a veces dictados por un principio desalmado y truncado, a menudo desprovisto de ética.

Siempre existe la tentación para la clase dirigente, no sólo de controlar los cuerpos de los hombres (acción humana), sino también sus mentes y su conciencia. CS. Lewis escribió sobre este «moldeado del hombre» en La Abolición del Hombre. Observó que los innovadores y condicionadores que intentaban remodelar la sociedad lo hacían atacando los valores y costumbres tradicionales.

«Muchos de los que ‘desacreditan’ los valores tradicionales o (como dirían) ‘sentimentales’ tienen en el fondo valores propios que creen que son inmunes al proceso de desacreditación. Afirman estar cortando el crecimiento parasitario de la emoción, la sanción religiosa y los tabúes heredados, para que puedan surgir valores ‘reales’ o ‘básicos’ «.

Lewis se refirió a los valores y costumbres universales que el hombre ha mantenido desde el principio de los tiempos como el «Tao», o Naturaleza (y Ley Natural). Es lo bello y lo bueno, todas las cosas inherentemente verdaderas y correctas. Cosas como «No matar», «No robar», «Decir la verdad», son leyes universales que Dios ha impreso en la conciencia del hombre, independientemente de la cultura, la edad en la historia o la etnia. Sin embargo, Lewis advirtió que los condicionantes estaban tratando de producir su propia conciencia en la humanidad.

«El poder del hombre de hacerse a sí mismo lo que le plazca significa, como hemos visto, el poder de algunos hombres de hacer a otros hombres lo que les plazca… Los hombres-moldeadores de la nueva era estarán armados con los poderes de un Estado omnicompetente y una técnica científica irresistible: conseguiremos por fin una raza de condicionadores que realmente puedan cortar toda la posteridad en la forma que les plazca…»

Desde los Estados de paternalismo extremo hasta el genocidio brutal, podemos ver que poner a los «expertos» o a la «ciencia» al mando de experimentos autoritarios no ha llevado a ninguna utopía. Y si bien consolidar el poder en manos de unos pocos sacerdotes es siempre una idea peligrosa, en una sociedad que sigue abrazando el relativismo moral y rechazando la moral tradicional y la verdad objetiva, es un concepto aún más aterrador.

Autogobierno

Apelando a las «Leyes de la Naturaleza y del Dios de la Naturaleza», los Padres Fundadores norteamericanos establecieron una forma de gobierno que reconocía y defendía los derechos del hombre. Al formar una República en la que los funcionarios deben ser elegidos por el pueblo, eliminaron la idea de que era necesaria una clase sacerdotal alta para gobernar al hombre.

Era una afirmación audaz: el hombre podía autogobernarse. Era una criatura capaz y racional. Y tenía la responsabilidad de autogobernarse responsablemente: debía pensar, razonar y ser moral. Reconocieron que sólo un pueblo así podía seguir siendo un pueblo libre.

La propuesta del razonamiento de Tyson puede haber sido burlada, pero se está haciendo evidente que nuestros propios líderes se han permitido más que un poco de este mismo tipo de fantasía. Con los gobiernos tratando cada vez más a sus ciudadanos de manera condescendiente como niños incompetentes que deben ser moldeados y cuidados por «expertos» y «científicos», ya podemos ver el «vasto sufrimiento humano» que ha causado y está causando.

En lugar de codificar la sabiduría y los conocimientos «especiales» de unos pocos hombres falibles en la legislación gubernamental, debemos basar la política en la protección de los derechos de todos los hombres. Necesitamos un pensamiento más crítico, menos confianza sin sentido; una autoeducación y un autogobierno más responsables, menos abdicación de esa responsabilidad a los «expertos»; una toma de decisiones más individual e informada y menos aceptación a mandatos “talla única”.

No somos robots sin sentido; nuestros políticos y sus asesores no son dictadores infalibles. Es hora de que les enviemos ese mensaje alto y claramente.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento