Grupos de izquierda y BLM buscan legitimar el saqueo en EEUU

Los defensores de los disturbios tendrán que esforzarse más, si quieren restarle importancia a los daños que los saqueo incurren sobre personas inocentes.

Autos quemados en Kenosha, EEUU (Archivo)

Por: Brad Polumbo

Desde la muerte de George Floyd a finales de mayo, han estallado violentos disturbios y saqueos en muchas ciudades importantes de los Estados Unidos, lo que finalmente eclipsaron las protestas pacíficas y los llamamientos a la reforma de la justicia penal. De Portland a Chicago y a Kenosha, los alborotadores han destrozado ventanas, encendido fuegos, atacado propiedades del gobierno, asaltado a personas en las calles y saqueado tiendas.

Sólo en Minneapolis, los vándalos han destruido al menos 1.500 propiedades, muchas de ellas negocios de minorías, y han causado miles de millones de dólares en daños a la propiedad. Muchas personas han resultado heridas o muertas durante el caos.

Afortunadamente, los estadounidenses rechazan abrumadoramente esta violencia y destrucción. Una reciente encuesta de Gallup encontró que el 73 % del público piensa que la protesta violenta hace más daño que bien a los norteamericanos negros. Esto incluye claras mayorías de encuestados tanto blancos como negros. Y sólo el 8 % de los estadounidenses en general pensó que la protesta violenta estaba justificada.

Sin embargo, muchos partidarios han tratado de restarle importancia, defender e incluso apoyar los disturbios. Un argumento común es que el saqueo no es gran cosa porque las empresas «tienen un seguro» que reembolsará los costos de la destrucción.

Por ejemplo, está Vicky Osterweil, autora del libro «En defensa del saqueo». En una reciente entrevista con NPR, ella argumentó que el saqueo es «básicamente no violento» porque «la mayoría de las tiendas están aseguradas; sólo está perjudicando a las compañías de seguros en alguna medida». Es sólo dinero. Es sólo propiedad. En realidad no está perjudicando a nadie».

Del mismo modo, el activista de Black Lives Matter Ariel Atkins ha argumentado que el saqueo es una forma de «reparación». Ella dice que no es realmente perjudicial, «porque estos negocios tienen un seguro. Van a recuperar su dinero».

«La propiedad está asegurada y puede ser reemplazada», escribió Sally Kohn, colaboradora y autora del USA Today. «Las vidas no pueden ser reemplazadas. Revisa tus prioridades, América».

Las redes sociales están llenas de argumentos similares. Estos argumentos descansan sobre una base débil de hechos y lógica. Como Beckett Adams, del Washington Examiner, señaló irónicamente: «Se necesita un cóctel tóxico de ignorancia y privilegio para ver las ruinas humeantes de un negocio de una familia y encogerse de hombros con alguna broma sobre cómo una compañía de seguros sin duda lo arreglará».

Aquí hay cuatro razones por las que la excusa de que «las empresas tienen seguro» no mitiga el daño de los disturbios.

1. Los disturbios cobran un peaje humano que ningún plan de seguros puede explicar

Incluso si toda la propiedad afectada estuviese totalmente asegurada, y no lo estaba, el robo ha cobrado un gran número de víctimas humanas también.

Considere que al menos 15 personas murieron durante los disturbios iniciales, después de la muerte de Floyd, y que aún más han muerto en los disturbios desde entonces. Cuando los incendios y saqueos consumen las calles, la gente inevitablemente sale herida y queda atrapada en el fuego cruzado. Por eso la policía de Minneapolis encontró un cadáver quemado en una casa de empeño días después de que los pirómanos pasaran por allí.

El seguro puede financiar la restauración de esa propiedad, pero no puede devolverle la vida a un muerto.

Tampoco puede la existencia de un seguro de propiedad deshacer el trauma experimentado por los muchos heridos durante el saqueo de las tiendas. En sólo un ejemplo de muchos, un anciano fue golpeado severamente por los saqueadores y quedó sangrando en el suelo cuando trató de defender su tienda. Además, la destrucción de su comunidad, comprensiblemente, traumatiza a muchos individuos. Les causa una gran cantidad de dolor emocional y perturba sus vidas de manera inconmensurable.

«Fueron directamente a OfficeMax, a la Dollar Store y a todas las tiendas de aquí a las que voy», dijo entre lágrimas una mujer discapacitada de Minneapolis después de que los alborotadores arrasaran su comunidad. «No tengo ningún lugar a donde ir a comprar ahora. No tengo forma de llegar [a otras tiendas] porque los autobuses no funcionan».

Ni siquiera los planes de seguros más generosos del mundo pudieron borrar todo el dolor y el sufrimiento humano que los disturbios han causado a los estadounidenses.

2. No todas las pequeñas empresas afectadas tienen un seguro que cubre daños por disturbios y saqueos

Las grandes compañías como Walmart y Target generalmente tienen planes de seguros caros. Pero muchas de las empresas propiedad de familias y pequeños negocios, que fueron blanco de los disturbios, no tenían planes de seguros caros. En algunos casos, sus planes más modestos no cubren los daños de los disturbios o no los cubren en su totalidad.

«En situaciones donde hay mucha devastación como esta, muchas veces la gente se da cuenta de que están subasegurados y no tienen suficiente cobertura», dijo la presidenta de la línea directa de la Asociación de Seguros de Illinois, Janet Patrick, a CBS Minnesota. «Y así, una vez que el daño se ha hecho, es demasiado tarde. No se puede comprar más cobertura».

Según la Revista de Seguros, el 75 % de las empresas de EE.UU. están subaseguradas. Y según el New York Times, cerca del 40 % de las pequeñas empresas no tienen ningún tipo de seguro.

Además, incluso el reembolso total del seguro a menudo no es suficiente.

Por ejemplo, el Star Tribune informa que en el área de Minneapolis, los costos de demolición de las propiedades destruidas en los disturbios superan con creces lo que el seguro cubre. El periódico encontró que «la mayoría de las pólizas limitan el reembolso a 25.000 y 50.000 dólares, pero los contratistas han estado presentando ofertas de entre 200.000 y 300.000 dólares». En muchos casos, el precio de la obra no es mucho menor que el valor real de la propiedad».

El contraste aquí es bastante claro. Periodistas, activistas y académicos simpatizantes pueda que descarten los daños a la propiedad como si todos estuvieran «cubiertos por el seguro», pero están completamente fuera de la realidad, alejados de la verdadera situación que muchas pequeñas empresas enfrentan actualmente.

3. El seguro no resuelve el problema

Incluso para las muchas empresas que tienen un seguro que cubre los daños causados por los disturbios, sigue siendo una carga enorme que sus empresas sean destruidas.

Piénsalo de esta manera: sólo porque tengas seguro médico, ¿está bien que te golpeen en la cara? O, alternativamente, uno se pregunta si los que defienden los disturbios estarían bien con que les quemaran la casa. Después de todo, tienen un seguro.

Hay un enorme trastorno que acompaña al hecho de tener que recoger los pedazos de una empresa reducida a escombros. Como cualquiera que haya presentado un reclamo al seguro puede decirte, se requiere una amplia documentación y de procesos burocráticos agravantes. Así, también, los propietarios de negocios pierden ventas e ingresos en el ínterin, lo que hace que un momento ya difícil sea aún más difícil de superarlo.

Esto significa que incluso con el seguro, muchos de los propietarios de los miles de negocios destruidos en la zona conocida como “Twin Cities”, seguirán dando tumbos.

4. Las tarifas de los seguros aumentarán y perjudicarán el futuro económico de las comunidades afectadas

Aunque todos los negocios destruidos en los disturbios y saqueos en curso recibieran pagos masivos y se les restituyera la totalidad de los fondos, la destrucción seguiría teniendo duros efectos a largo plazo en las comunidades afectadas. Por un lado, las futuras tarifas de los seguros se dispararán, elevando los costos, disminuyendo las oportunidades económicas y aumentando los precios.

No es difícil ver por qué. El seguro no hace desaparecer los costos por arte de magia; simplemente los reparte entre un grupo de propietarios de pólizas. Si, de repente, las comunidades ven un pico masivo en los pagos debido a los disturbios, las compañías de seguros les cobrarán mucho más en el futuro porque saben que estarán asegurando propiedades de mayor riesgo.

«Si las aseguradoras están pagando reclamos por cientos de millones en pérdidas, van a tratar de recuperarse», dijo el corredor de seguros Randle Frankel al Los Angeles Times. «Habrá repercusiones. Las tarifas subirán».

A las pequeñas empresas les será mucho más difícil soportar costos más altos que a las grandes corporaciones. Y las consecuencias también afectarán a los consumidores.

«En mi experiencia, después de cada evento como este, habrá aumentos de precios», dijo Frankel. «Las tarifas tienen que subir».

Es un triste comentario sobre el estado de la educación financiera en este país que tantos norteamericanos sean tan ignorantes sobre la naturaleza básica de los seguros. Pero es francamente vergonzoso que tantos norteamericanos sean tan poco educados económicamente (el problema que la Fundación para la Educación Económica «FEE» pretende remediar) que piensen que cualquier institución puede anular mágicamente la escasez.

Cuando se quema un edificio, el edificio y los recursos utilizados para crearlo desaparecen, al igual que todos los servicios que de otro modo se habrían prestado en el futuro. Ese es un hecho obvio e ineludible. Todo lo que las pólizas de seguro, los programas gubernamentales o cualquier otra institución pueden hacer es cambiar la carga de esa pérdida (a menudo de manera impredecible. No pueden hacer que la pérdida desaparezca.

La conclusión aquí es clara. Incluso cuando las empresas están cubiertas por un seguro, las comunidades siguen sufriendo la destrucción. Los simpatizantes de los disturbios tendrán que encontrar otro tema de conversación con motivaciones políticas si quieren restar importancia al daño que el saqueo y el vandalismo imponen a los inocentes.


Brad Polumbo es un periodista libertario conservador.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento