Colombia inicia deportación de 130 venezolanos en Cúcuta

419
El alcalde de Cúcuta, César Rojas, a través de su cuenta en Twitter pidió conservar el orden sin perder los lazos entre los dos países. (Twitter)
El alcalde de Cúcuta, César Rojas, a través de su cuenta en Twitter pidió conservar el orden sin perder los lazos entre los dos países. (Twitter)

Funcionarios de Migración Colombia, acompañados por la Policía Nacional, comenzaron la deportación masiva de unos 130 venezolanos que se encontraban albergados en medio de una cancha deportiva en la ciudad de Cúcuta en el sector de Sevilla.

Con el fin de buscar protección, ciudadanos venezolanos han tenido que huir del régimen, hurgar comida en las basuras y dormir a plena luz del día. Con el paso de los días, es mayor el éxodo de venezolanos hacia varios países de Latinoamérica. En Colombia, se encuentran alrededor de 512 mil ciudadanos de los cuales 374 serían ilegales, según datos de Migración a fecha de diciembre 2017.

La deportación masiva se llevó a cabo luego de que un grupo de colombianos, mediante la fuerza, intentara tomarse el sitio deportivo lanzando bombas molotov para dispersar a las personas que habitaban allí. En el hecho fueron capturados 3 jóvenes residentes del sector de Sevilla, quienes arrojaron los elementos explosivos. El ataque no dejó víctimas mortales o heridos.

El alcalde de Cúcuta, César Rojas, a través de su cuenta en Twitter pidió conservar el orden sin perder los lazos entre los dos países. Agregó que la zona deportiva ha sido recuperada progresivamente, y que los venezolanos deportados han contado con el acompañamiento de las autoridades de Cúcuta con el fin de regresar de vuelta a su país natal.

“El miércoles no tienen por qué estar acá pero tampoco podemos atropellarlos, agarrarlos o pegarles. Esto debe ser una convivencia entre comunidades. Somos dos países hermanos y no podemos dar este espectáculo a nivel internacional de agredir a los venezolanos”, dijo.

Según los pobladores, los venezolanos instalaron campamentos en la zona al que bautizaron como “Hotel Caracas”.

La represalia ocurrió en el marco de protestas de ciudadanos colombianos tras la llegada de 900 venezolanos a la zona, en la que aseguran que este hecho dispara la inseguridad y la prostitución. Comentarios como el de Rodolfo Hernández, alcalde de Bucaramanga, refuerzan este discurso, quien dijo que “se vinieron los limosneros, prostitutas y desocupados de Venezuela”.

Al mismo tiempo, varias organizaciones sociales y la iglesia católica han hecho un llamado para que la administración municipal de Cúcuta realice los procedimientos apegados a la normativa de protección de derechos fundamentales y derechos humanos de los más vulnerables.

Por otra parte, En la zona conocida como ‘Tres Picas’, que comunica a la vereda La Cuatro de Tibú, Norte de Santander, con el estado venezolano de Zulia, fueron asesinados cuatro hombres por medio de varios disparos. De acuerdo con Vanguardia, el Departamento de Policía de Norte de Santander confirmó lo ocurrido y precisó que la masacre se registró en territorio venezolano, por lo que se desconocen detalles totales del hecho.

Las victimas harían parte de una banda criminal que controla el contrabando de combustibles en ese lugar. Asimismo, se presento en esa zona de frontera el asesinato con arma de fuego, de un venezolano identificado como Wilmer Angarita Pedroza, de 37 años.

Migración Colombia el pasado 19 de enero informó que el flujo migratorio de venezolanos en Colombia se incrementó en un 110 % en 2017 representado en 69 mil venezolanos de los cuales, cerca del 40% reside en Bogotá, el 9% en Medellín y el 7% en Barranquilla.

La tensión que genera la llegada masiva de venezolanos hacia el país colombiano aún no pone de acuerdo a muchos colombianos, mientras unos ven con buenos ojos la llegada, otros rechazan este hecho y aseguran que la situación para muchos colombianos es difícil. Por otro lado, la crisis que hay en el vecino país, no va a frenar pronto. De acuerdo con datos entregados por Migración Colombia, más de 35.000 venezolanos entran a Colombia diariamente para huir de la crisis política, económica y social que afecta a su país.

Comentarios