Como “error humano” fue calificada decisión judicial que amenaza libertad de prensa en Colombia

44
(Twitter)
“Se necesita una sociedad libre, no amarrada, no amordazada y que nos enseñe que tenemos que recuperar valores para una sociedad democrática”. (Twitter)

Una polémica decisión judicial en Colombia que obliga a los periodistas a revelar sus fuentes fue calificada como un “error humano” por el nuevo vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Álvaro Fernando García.

La decisión emitida por la Sala de Casación Civil en contra de la Revista Dinero por haber publicado un reportaje, en 2013, titulado “Los pecados de Eike”, en el que señalaban las millonarias inversiones en Colombia del magnate brasileño Eike Batista y se cuestionaba a Leyla Rojas Moreno, exviceministra de Aguas del Ministerio de Ambiente, quien entonces trabajaba para la carbonera CCX Colombia, propiedad de Batista.

Luego de la publicación, Leyla Rojas demandó a Publicaciones Semana S. A., dueña de la revista, solicitando como prueba la exhibición de todos los correos electrónicos, comunicaciones y demás documentos que sirvieron como sustento de la nota. La prueba fue negada por el juez de conocimiento. Sin embargo, posteriormente, el Tribunal Superior de Bogotá autorizó la solicitud de Rojas.

Frente a dicha decisión y a su respectiva impugnación, el presidente de la CSJ espera que cuando el caso sea revisado, la Sala Laboral analice bien el caso y tome una decisión que proteja el derecho a la libertad de prensa.

“Esa sentencia puede tomarse como uno de los errores que se pueden cometer dentro de la actividad judicial. Es error de hombre, son actuaciones de personas, y por eso las instancias son garantías. Yo espero a que en la segunda instancia eso se solucione”, indicó el nuevo magistrado para El País.

Asimismo, el magistrado expresó que la tutela presentada por Publicaciones Semana contra las pruebas que decretó el Tribunal Superior de Bogotá en un proceso de responsabilidad civil, que inicio la exfuncionaria Rojas por el citado artículo, debió en primera instancia haberse negado por no cumplir con el requisito de inmediatez, luego de que se presentó seis meses después de ese auto que decretó pruebas.

“Ahí quedaba suficientemente negada la tutela. El ponente se fue un poco más allá, para hacer unas explicaciones que realmente sorprenden, porque no es el pensamiento personal mío sobre los medios y el periodismo para el ejercicio de sus funciones. Nosotros los hemos respetado”.

Al mismo tiempo, sostuvo que los medios tienen derecho a trabajar y que se les debe cuidar la fuente:

“¿Dónde queda la sociedad? Se necesita una sociedad libre, no amarrada, no amordazada y que nos enseñe que tenemos que recuperar valores para una sociedad democrática. Entonces, esa crítica que se nos hizo en esa sentencia la aceptamos con humildad y tranquilidad, esperamos que se nos corrija”.

Por su parte, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) rechazó la decisión de la Corte Suprema de Justicia que obliga a la revista Dinero a revelar sus fuentes, y aseguró que en 2017 fue un año que se amenazó la libertad de prensa en Colombia.

“No se trata de un hecho aislado. De manera creciente, las autoridades están ordenando la exhibición de documentos protegidos por la reserva de la fuente.”

Señalaron que hay seis documentados de periodistas independientes o vinculados a medios de comunicación, como RCN Televisión, El Pilón de Valledupar y La Patria de Manizales, recibieron solicitudes de diferentes entidades para que entregaran su material de investigación.

 

La abogada, Catalina Botero, experta en libertad de expresión, apreció que es violatorio del derecho internacional que le pidan a Publicaciones Semana que revele sus fuentes. “Se trata de una garantía esencial del derecho a la libertad de expresión”, dijo.

PanAm Post habló con Camilo Alfonso Escobar Mora, profesor de derecho TIC y fundador de JURÍDIA sobre la polémica decisión que amenaza el trabajo periodístico y la libertad de expresión en el país.

Para el experto, la validez de dicho caso se basa en el adagio jurídico “nadie puede hacer daño a otro sin fundamento válido”, esto significa que nadie puede abusar de sus derechos porque se lesionan los derechos de los demás y/o se causan daños. Esta premisa rige a cualquier persona, natural o jurídica, afirmó.

Para Escobar Mora, el medio debió armonizar los artículos 13, 15, 20, 29, 73, 74, 230 de la Constitución Política de Colombia “para que pudiera gozar de su libertad para informar, las personas que sirvieron de fuente de información gozarán de su derecho a la reserva de su identidad, las personas de la audiencia pudieran gozar de su derecho a ser informados y la persona involucrada en los contenidos de los mensajes gozará de sus derechos relacionados con el debido proceso (incluida la presunción de inocencia)”.

Sostuvo, además, que si el medio hubiese autorregulado dichas normas para ejercer su conducta con validez se hubiera evitado la situación.

“El medio pudo mantener en reserva sus fuentes, pero limitar sus afirmaciones de una forma que no afectará la presunción de inocencia de la persona involucrada en el mensaje. Como eso no se logró se entró en un litigio. Con el agravante de la ambigüedad del concepto secreto profesional”.

Además, el jurista indicó que

“No es necesario que el juez conozca las fuentes (en su integridad) porque el fallo no decidirá si la persona vinculada en el mensaje incurrió en una conducta antijurídica cuando desempeñó el cargo público que se relaciona en el mensaje. Ese sería otro proceso. Lo que se define es si el medio abusó o no de su derecho a informar (las fuentes se mantienen en reserva siempre que no se abuse del derecho a informar. Esta es la premisa de validez que formulo en este campo)”.

Por su parte, la periodista Sara Zuluaga, el periodista debe siempre citar las fuentes:

“Lo que entiendo del fallo es que no solo les están pidiendo eso, sino las comunicaciones completas con esas fuentes, lo cual políticamente puede ser muy peligroso. Hay fuentes que tienen la información y que la dan con la condición de confidencialidad. Así que además de un problema para el medio, creo que estarían involucradas personas que en pro de ayudar con la información saldrán afectadas”.

En los próximos días la Sala Laboral tomará una decisión frente al fallo que le ordenó a la Revista Dinero revelar las fuentes que utilizó para un reportaje periodístico en el que se hacía referencia a la exviceministra del Agua, Leyla Rojas.

Comentarios