Exigen a Caricaturista colombiano rectificar sátira contra Iván Duque

“prefiero pasar cárcel, yo no me retracto, esto un ataque a la libertad de expresión”, dijo Matador.

1.475
La caricatura publicada el pasado 24 de febrero en el periódico El Tiempo plasma a Duque como un “cerdito” en el que señala, “!!Ay No!! Soy el único uribista que no está cochino.” (Archivo)

El abogado José Luis Reyes Villamizar, quien se considera simpatizante del partido Centro Democrático, interpuso una acción judicial (tutela) contra el diario El Tiempo y César González, ‘Matador’, por una caricatura que hizo este en el que retrata al candidato presidencial, Iván Duque como un “cerdito”.

La caricatura publicada el pasado 24 de febrero en el periódico El Tiempo se titula“Duque reflexiona”:“ !!Ay No!! Soy el único uribista que no está cochino.” Se lee en las viñetas de la caricatura que personifica el candidato del partido del expresidente y Senador Álvaro Uribe.

Para el abogado, esta caricatura sobre Duque viola sus derechos al buen nombre, a la libertad de conciencia y a la libertad de elegir, y, además, es ofensiva, razón por la cual decidió interponer la acción judicial con el fin de que el caricaturista se retracte.

“Yo no creo que ‘Matador’ deba hacer una nueva caricatura, solo debe retractarse en el mismo espacio en donde hizo la publicación”, dijo el abogado Reyes Villamizar.

Y agregó, “la osadía del caricaturista de llamarnos a los uribistas cochinos, constituyó una manifestación denigrante, orientada a señalar con expresiones derogatorias, a quienes seguimos las orientaciones del expresidente Uribe y a influir por la vía de la ofensa y la descalificación en la conciencia de los electores”, dice la tutela.

¿Por qué ‘Matador’ compara a Duque con un cerdito?

Según ‘Matador’, la idea de caricaturizar a Iván Duque con un cerdo no es de su autoría. “Alguna vez estaba navegando en Internet (…) eso no es mío. Me mandaron un meme de una fotografía de Duque y enseguida una fotografía de Porky, y las similitudes son muchas”, dijo.

A través de su cuenta en Twitter dijo que con la acción judicial pretenden censurar su libertad de expresión.

“Con tutela quieren censurar mi libertad de expresión y piden que me retracte por esta caricatura. El demandante es el abogado José Luis Reyes Villamizar que se define como “simpatizante del centro democrático” el mismo partido que altera mis caricaturas y las usa de manera ilegal”, señaló ‘Matador’.

De acuerdo con el caricaturista, lo que busca el Centro Democrático, que es el uribismo pleno, es limpiar su mala imagen con el candidato Iván Duque. “Es más, Duque es un tipo joven y preparado, moderado, entre comillas. Y ellos quieren limpiar su nombre de escándalos.”

Y por último, sentenció, “prefiero pasar cárcel, yo no me retracto, esto un ataque a la libertad de expresión”.

¿Qué dijo Iván Duque al respecto?

Aunque la caricatura no ha caído muy bien dentro de las filas del uribismo, Duque dijo que siempre ha respetado la libertad de prensa y la caricatura como medio de expresión.

“Uno en la vida tiene que aprenderse a reír de todo, para mí los caricaturistas son artistas, ellos interpretan la realidad con la libertad con la que quieran hacer. Eso a mi no me molesta, yo nunca he dejado de ser capaz de reírme de las cosas y además de ver las cosas con el prisma de tranquilidad que lo amerite”, dijo el candidato en una entrevista realizada en La FM en el mes de enero.

Censura a caricaturistas

Un caso paradigmático de censura fue el del semanario satírico francés Charlie Hebdo, a raíz de una caricatura que propició posteriormente una retaliación de dos hombres pertenecientes al grupo terrorista Al-Qaeda, quienes irrumpieron dentro de las instalaciones del semanario en la ciudad de París, en el tiroteo murieron 12 personas y 11 mas resultaron heridas.

También, la caricaturista venezolana de sátira política Rayma Suprani sufrió la censura. Debido a sus caricaturas fue exiliada y se encuentra hoy en Miami, fue despedida del periódico El Universal en el 2014 poco después de publicar una caricatura satirizando al expresidente Hugo Chávez.

Por otra parte, el caso de Bonil (Javier Bonilla) en Ecuador personifica el disgusto de los mandatarios por la sátira política. El expresidente Rafael Correa calificaba a Javier Bonilla por sus sátiras “infames” contra su mandato. En varias ocasiones fue obligado a rectificar y a pagar sanciones monetarias por su critica al Gobierno ecuatoriano.

¿Quién es ‘Matador’?

Julio César González conocido como ‘Matador’ es de la ciudad de Pereira, su animadversión con diferentes sectores políticos es clara, sin embargo, la afrenta contra el Centro Democrático es más evidente. Este no es el primer impasse que sufre el caricaturista con militantes de ese partido a causa de su sátira política.

El expresidente Álvaro Uribe es uno de los principales personajes de las caricaturas de ‘Matador’ a quien califica como un hombre “desesperado” y “viudo del poder”.

En una ocasión, ‘Matador’ acusó a Óscar Iván Zuluaga, excandidato presidencial por el Centro Democrático de haber modificado a su antojo una caricatura de su autoría con fines electorales.

Sin embargo, el famoso caricaturista no se escapa de la polémica, también ha sido acusado de plagiar otras obras, a lo que nunca ha respondido.

Por su parte, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) también se pronunció y presentará una intervención en el proceso de tutela, y espera que esta acción que pretende judicializar el humor tenga como sentencia la confirmación de los estándares que protegen la caricatura como una manifestación de la libertad de opinar.

Reacciones

El filosofo Said Falla, le dijo al PanAm Post que la acción judicial contra ‘Matador’, revive esta tensión paradójica de una libertad que debe ser gobernada.

“Si bien la función de los medios de comunicación es brindar información veraz e imparcial, es necesario aclarar que la caricatura, en virtud de su intención comunicativa, no busca expresar una “pretendida objetividad” de un suceso, sino, por el contrario, manifestar una interpretación que el autor, y sus simpatizantes, comparten sobre un hecho determinado. Si la intención de la caricatura fuese reproducir fielmente la realidad caería en una contradicción, dado que uno de los elementos esenciales de la misma es deformar en exceso los rasgos característicos de una persona.”

Y agregó, “la caricatura es crítica humorística y en el humor se permite excesos que en la crónica periodística atentarían contra el derecho de recibir una información cierta”, explicó.

Por su parte, John Bermeo, presidente del Instituto Mises de Colombia, sostuvo que los colombianos ya han perdido mucha libertad de expresión, especialmente en lo que al humor satírico se refiere.

“El llamado del abogado Reyes Villamizar dejaría un precedente desastroso a la libertad de expresión en el país. Cualquier persona podría alegar que se siente irrespetada por lo que dicen sobre la música reguetón, las narco-nóvelas, los flacos, los bajos, los feos, y, como resultado, alguien se encargaría de decir qué humor es bueno y puede ser expresado y cuál no. Sería la imposición totalitaria de un pensamiento único. Solo podríamos expresar lo que nos permitan nuestros amos”, explicó.

Comentarios