El supuesto plan del cubano radicalizado en Colombia para atacar a Petro y Timochenko

La sospecha actitud del cubano detenido en Colombia contó con el entrenamiento de ciudadanos marroquís

824
(Fotomontaje PanAmPost)

El cubano Raúl Gutiérrez Sánchez fue capturado el pasado 12 de marzo por supuestamente planear un atentado en Bogotá contra agentes diplomáticos estadounidenses, luego de mes y medio cambió su discurso y afirmó que el presunto ataque terrorista iba dirigido contra el excandidato presidencial de las FARC ‘Timochenko’ y el candidato presidencial de izquierda Gustavo Petro.

PanAm Post habló con expertos sobre la sospecha actitud del cubano detenido en Colombia que contó con el entrenamiento de ciudadanos marroquís.

“Un lobo solitario”

“Un lobo solitario en el sentido estricto es una persona que no pertenece a ningún grupo organizado, aunque pueda pertenecer a alguna corriente de pensamiento”, le dijo al PanAm Post el español Jesús Manuel Pérez Triana, experto en análisis y seguridad.

Comentó que este tipo de acciones es para despertar las conciencias ante una situación desesperada que supuestamente se vive en el mundo. “Ejemplos son el estadounidense Theodore Kaczynski (el “Unabomber”) y el noruego Anders Breivik. Ahí se mezclan los trastornos psicológicos con el fanatismo, porque ambos perfiles coinciden en ser terroristas solitarios con personalidades extremas.”

Para el español Carlos Igualada, investigador del Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo, existen contradicciones en el caso del cubano porque si el ataque fue auspiciado por el sector de ultraderecha en Colombia sería raro que contasen con un individuo radicalizado para que lo cometiese.

“Si se trata de un lobo solitario o fue radicalizado a través de la red es más complejo saberlo”, dijo.

El modus operandi de Gutiérrez le resulta muy extraño al analista español, y dice recordar el caso del húngaro Eduardo Rózsa, muerto en un asalto de la policía al hotel donde se hospedaba en Bolivia en el marco de una operación “antiterrorista”.

“Nunca se ha sabido qué hacía realmente en Bolivia y para quién trabajaba, dadas las versiones contradictorias.”

Este escenario podría coincidir con la presencia del cubano en Colombia, que hasta el momento no cuenta con una fuerte evidencia.

¿Gutiérrez es realmente un terrorista?

El día de su captura, Gutiérrez dijo frases que contradicen lo dicho en la entrevista realizada en W Radio este 3 de abril. “Tengo mi propio grupo. Soy solo. No tengo a nadie”, dijo estar en contra del “nuevo orden mundial”, y según él, ha estado en Colombia “las veces necesarias” y que está en el país “porque me da la gana”, manifestó a los medios de comunicación al momento de su captura en la ciudad de Bogotá.

En la nueva versión aseguró no ser parte del Estado Islámico sino del Movimiento Justiciero 51. El cubano dijo que el grupo terrorista del que hace parte lo conforman tan solo 10 personas, entre ellos exiliados cubanos y hombres de las autodefensas de Colombia (paramilitares).

En palabras de Igualada “el perfil del individuo detenido, y el hecho de que se hayan registrado conversaciones con otros radicales a través de Telegram, que es por cierto la red más utilizada entre los yihadistas, y su interés por la elaboración de explosivos da a entender que realmente su intención podía ser la de cometer un atentado o que al menos estaba en un proceso de radicalización”.

“Iba a grabar todo en vivo bajo unos perfiles, iba a desviar la atención de la seguridad de la embajada explotando dos carros, luego se secuestraban a las personas civiles y desde ahí se lanzaban granadas”, confesó Gutiérrez.

En este sentido, Igualada afirma que son muy escasos los ataques de lobos solitarios, “ya que lo normal es que un individuo se adentre en un proceso de radicalización tras establecer contacto con otra persona, ya sea online u offline.”

A la pregunta de si es posible que una persona se radicalice en tan poco tiempo, contestó Pérez Triana, “la experiencia en Occidente es que sí es posible que haya personas que se radicalicen en un tiempo relativamente corto (un año) y ese proceso puede ser simplemente por Internet”.

¿Hay una estructura detrás del ataque?

El analista Igualada sostuvo que este tipo de personas suelen recibir ayuda de alguien externo a nivel logístico durante la planificación del atentado. Por lo tanto, el hecho de que pueda tratarse como un lobo solitario implicaría que nadie más haya participado en el proceso de radicalización.

“De manera que estaríamos ante una autoradicalización que se habría dado a través de la visualización por cuenta propia de contenido yihadista, como pueden ser vídeos o manuales hallados a través de la red, u otros mecanismos”, aseveró.

Perez Traiana coincide en este punto, pues en general existe una organización detrás de estos ataques, “siempre hay un grupo o una persona detrás, bien en el entorno físico o Internet. Así que no son verdaderos “lobos solitarios”, tal como los describe la prensa”.

Además, señaló que en el caso de los terroristas que juran fidelidad al Estado Islámico tiene un contacto que les da directrices y los anima. “Aunque con la caída de los territorios del Estado Islámico en Siria e Iraq supongo que todas eses contactos se han esfumado en el aire”, dijo.

¿Por qué cambió de discurso luego de su captura?

A raíz de la manifestación de que también el presunto ataque iba dirigido contra los dirigentes políticos pone en duda la confesión señalada inicialmente.

“Supongo que esto dependerá de los condicionantes que le hayan ofrecido en el juicio. Hay casos en los que los terroristas se niegan a colaborar con la justicia, como es el de Salah Abdeslam, el único superviviente de los atentados de París, mientras que en otros sí que participan, como es el caso de uno de los implicados en los atentados de Cataluña del año pasado”, indicó Igualada.

Por su parte, Pérez Triana estima que la primera versión del cubano “parece el perfil de un terrorista yihadista sunní que simpatiza con un grupo como Al Qaeda o el Estado Islámico, pero también un terrorista chií vinculado con Hezbolá o Irán.”

Y agregó que la segunda versión, es decir, la confesión de la entrevista en W radio “parece el relato de un anticomunista de los viejos tiempos de la Guerra Fría vinculado a grupos de cubanos exiliados. A mí eso me parece todo muy extraño. No recuerdo en Europa que un terrorista yihadista cambiara tan drásticamente la versión de cuáles eran sus intenciones y su orientación ideológica”.

Cabe destacar que en Colombia en menos de un mes se llevará a cabo las elecciones presidenciales, en el que el candidato de izquierda Gustavo Petro viene ocupando el segundo puesto en diferentes encuestas de intención de voto.

Comentarios