Rafael Correa se convirtió en el hombre más buscado en Ecuador

La Policía Judicial emitió una orden de captura contra el expresidente por la investigación del secuestro del exasambleista Fernando Balda en Colombia.

3.662
Correa calificó como “ridículo” el proceso en su contra. (Flickr)

Rafael Correa se convirtió en el hombre más buscado en Ecuador, así lo confirmó la Policía Judicial que envío a todas las zonas del país la orden de captura del expresidente. 

Henry Herrera, subdirector nacional de la Policía Judicial, envió a todas las unidades policiales del Ecuador la orden de captura del expresidente Rafael Correa. 

El documento, expedido con fecha de 12 de julio de 2018, establece que existe una orden de prisión vigente de naturaleza preventiva en contra del expresidente por la investigación del secuestro del exasambleista Fernando Balda en Colombia. 

A través de un telegrama se pide a todas las unidades policiales que impartan a los agentes las respectivas disposiciones para lograr la captura de Correa.

Actualmente, Correa reside en Bélgica, lo que no ha permitido lograr su captura. Por tal razón, la Interpol de Ecuador ha solicitado a las autoridades de la Interpol en ese país que agilicen el proceso para hacer efectiva la detención del exjefe de Estado.

Cabe destacar que la orden de prisión fue emitida el 6 de julio del 2018 por la jueza de la Corte Nacional, Daniella Camacho.

Rastrean cuentas y activos de Correa y sus colaboradores en 12 países

La Fiscalía ecuatoriana radicó una solicitud de asistencia penal a 12 países con el fin de descubrir si el expresidente Rafael Correa y funcionarios de su gabinete durante su mandato (2007-2017), cuentan con activos en el extranjero fruto de actos de corrupción en al venta de petróleo a empresas asiáticas durante su Gobierno.

En entrevista con Radio Democracia, el Fiscal General Paúl Perez señaló la importancia de la cooperación mutua en materia penal y las solicitudes que realiza la Fiscalía a autoridades extranjeras para el rastreo, ubicación e incautación de activos producto de la corrupción.

“En el sistema financiero pueden estar los recursos o haber salido del país, por esta razón tenemos la necesidad de solicitar cooperación internacional a todos los países” para ubicar “estos recursos y para que se haga un proceso ordenado en esta materia de recuperación”, dijo.

La Fiscalía, a través de su departamentos de Asuntos Internacionales, solicitará a Estados Unidos, Alemania, Australia, Nueva Zelanda, Islas Vírgenes Británicas, Dubái, Panamá, Bahamas, Vanuatu, Uruguay, Suiza y Suecia, información bancaria y de conformación de empresas de unos 20 exfuncionarios, entre los que se encuentra Correa.

De acuerdo con la investigación, los papeles de Panamá revelaron que durante las negociaciones de preventas petroleras que se hicieron con la empresa PetroChina, varios de los funcionarios que figuran como involucrados habrían recibido al menos US$1 por barril de crudo entregado a la compañía asiática. 

Ocho negociaciones de preventa petrolera con PetroChina llevadas a cabo en 2009 habrían causado un detrimento al Estado ecuatoriano en al menos US$2 millones.

El fiscal Perez mencionó que la Convención Interamericana sobre Asistencia Mutua en Materia Penal abrió las puertas para que “países en Europa y en el mundo” colaboren con la justicia ecuatoriana.

Correa calificó como “ridículo” el proceso en su contra

El expresidente ecuatoriano calificó de “ridículo” el proceso en su contra por presuntamente haber autorizado en 2012 en Colombia el secuestro en 2012 del político opositor Fernando Balda.

“Ya tengo seis o siete procesos penales (en mi contra), el más ridículo este caso de secuestro donde me han puesto hasta una prisión preventiva porque me querían obligar a ir cada 15 días desde Bélgica, donde resido, hasta Ecuador”, dijo a través de su cuenta en Twitter.

El exmandatario ratificó que el asunto “es tan político, tan ridículo que nadie les ha hecho caso, ni la Interpol, ni (el Gobierno de) Bélgica”, pues aún continua en libertad en Bruselas.

Además, indicó que la solicitud de captura en su contra se trata de un “complot político-mediático-judicial”, que por tal motivo acudirá a instancias internacionales, “y los culpables tendrán que responder por sus abusos”, dijo.

Comentarios