Uribe habla por Duque: intervención “legal” en Venezuela es posible

El expresidente Álvaro Uribe manifestó la necesidad de buscar, junto con la comunidad internacional, los “caminos legales para la intervención en Venezuela”.

3.970
El expresidente habló sobre la terrible situación por la que pasan miles de ciudadanos del vecino país que se han visto obligados a dejar su país y viajar a pie por toda Latinoamérica. (Fotomontaje PanAm Post)

Ante la grave crisis humanitaria que vive Venezuela no parece haber otra salida que la intervención militar. Esta ha sido la tesis que han acogido algunos analistas y Gobiernos de la región que señalan no encontrar otra alternativa contra la dictadura que ratifica su poderío con el paso de los días.

Hasta ahora la vía democrática ha demostrado no ser el camino adecuado, ya que el chavismo controla la mayoría de instituciones del Estado y al mismo tiempo maneja a su antojo la vida de sus ciudadanos. Además, las críticas contra la oposición no se han hecho esperar, debido a que la mayoría de veces parece legitimar el régimen de Nicolás Maduro.

Uribe y su llamado a la intervención militar

En este sentido pareciera que el expresidente y senador de Colombia, Álvaro Uribe, estuviera abonando en el Congreso el terreno para impulsar una intervención en el vecino país, pues en la noche de este martes 4 de septiembre manifestó, en la plenaria del Senado, la necesidad de buscar, junto con la comunidad internacional, los “caminos legales para la intervención en Venezuela”.

“Se necesita que la comunidad internacional busque los caminos legales para la intervención en Venezuela, como lo ha propuesto el presidente Iván Duque”, afirmó Uribe.

Uribe y Duque en la misma línea 

El presidente Duque, desde su campaña para la presidencia ha denunciado el socialismo del régimen venezolano y su consecuencia práctica; el éxodo de miles de venezolanos en la región. Incluso la situación que afecta al vecino país ha sido bandera para que el Centro Democrático resalte una posible “venezolanización” de Colombia con candidatos de izquierda, como Gustavo Petro en la presidencia.

Duque se ha mostrado como un férreo defensor de la democracia e institucionalidad, por tal motivo ha abogado por la restitución del orden constitucional en Venezuela. Y a la vez, ha tomado cartas en el asunto protegiendo los intereses de los ciudadanos venezolanos. “Lo que hay en Venezuela es una tiranía y un tirano que debemos enfrentar”, ha repetido.

En junio de 2017 presentó una denuncia penal en contra de Maduro ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI), firmada por más de 100 congresistas de Colombia y Chile. Denuncia que se suma a la propuesta de seis países de irse “en bloque” para denunciar a Maduro en La Haya. Entre los países se encuentra Argentina, Chile, Perú, Colombia, Canadá y Paraguay, los cuales están en conversaciones para emprender la denuncia contra Maduro y otros funcionarios del chavismo en Venezuela.

Duque documentó en su momento que Maduro habría incurrido en conductas que configurarían los delitos de asesinato, deportación o traslados forzosos, encarcelamientos y privaciones injustas de la libertad, tortura, persecución de un grupo o colectividad específica, desaparición forzada de personas, entre otros.

Para diciembre del mismo año, se reunió con los magistrados del Tribunal Constitucional de Venezuela que se encuentran en el exilio. Cabe destacar que este tribunal hace poco condenó a 18 años de prisión a Maduro, decisión que no hizo eco en el vecino país. 

Esta semana el nuevo mandatario sostuvo que una intervención militar en Venezuela encabezada por Estados Unidos no es la solución para resolver la crisis que ha generado el éxodo de tantas personas.

“Creo que Estados Unidos es el primero en entender que una intervención militar de carácter unilateral no es el camino”. Esta posición entra en contradicción con lo dicho por el expresidente Uribe en la plenaria del Congreso.

Es posible que por conocer de antemano el argumento de Duque, el presidente Trump haya decidido enviar  a Nikki Haley, embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, a Colombia, para asegurar así  un fuerte aliado en América Latina y con ello una posible intervención multilateral en Venezuela.

Duque no dijo que no, “dijo que no a la intervención unilateral”

PanAm Post habló con el abogado Mariano de Alba, especialista en derecho internacional y relaciones internacionales, quien indicó que le parece “curiosa” la situación, ya que lo dicho por Duque prácticamente descartó una intervención militar como opción. 

“Hay varias posibilidades. O el presidente Duque no quiso rescatar la intervención como opción y sus palabras fueron malinterpretadas por la agencia AFP, quien fue el medio que las reportó, o el expresidente Uribe no está de acuerdo con esa opción y realiza esas declaraciones para presionar a Duque a que cambie su opinión”. 

Por su parte, el analista Jorge Eduardo Castro señaló que no es que Duque haya dicho que no, “dijo que no a la intervención unilateral”. 

“En este sentido Uribe prepara el terreno para el ejecutivo. El discurso es muy pertinente y muy planificado, definitivamente van a moverse. Lo que se viene está en trámite escalando en instancias nacionales e internacionales para realizar la operación”. 

Sin embargo, de Alba considera que parece ser que el Gobierno Duque no está realmente contemplando una intervención como opción, “sino más bien quieren concretar ayuda internacional inédita para hacer frente a la migración”. 

Por otro lado, la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, también ha venido ejerciendo presión en contra del régimen. Durante la campaña a la presidencia estuvo en el vecino país para constatar con sus “propios ojos” la situación. 

“Estoy aquí para ver con mis propios ojos los resultados devastadores y compartir con mis compatriotas la crisis humanitaria que afecta tanto a la gente de Venezuela como a los millones de colombianos que viven aquí”, señalaba en su visita a inicios de este año. 

De igual modo, estuvo acompañada por Uribe y el expresidente Andrés Pastrana el pasado mes de mayo en el puente internacional Simón Bolívar, de Cúcuta en un encuentro concertado con la líder opositora María Corina Machado. En el encuentro se habló sobre la crisis migratoria y el plan de choque para canalizar la migración y brindar el apoyo humanitario para los venezolanos migrantes.

¿Cómo sería la intervención militar en Venezuela?

Mucho se ha dicho sobre la hipotética y necesaria intervención militar en Venezuela para ser liberada del yugo chavista. Sin embargo, la pregunta es ¿cómo se ejecutaría? Analistas comentan que la intervención no será solamente militar, sino que también acarrea otros aspectos como ayuda humanitaria, reactivación económica y reconstrucción social. 

No es para menos que Estados Unidos tenga sus ojos puestos en Venezuela desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, pues Caracas se convirtió en el nuevo eje “antiimperialista” de la región.

Se presume que el país norteamericano en silencio prepara el “Golpe Maestro” “Masterstroke”, que estaría en marcha e incluye el apoyo de varios países de la región a través de una fuerza multilateral para intervenir militarmente al vecino país. 

Panamá, Colombia, Brasil, Guyana son claves para la operación militar, con el apoyo de Argentina y de otros aliados, bajo dirección del Pentágono. Estaría trazada la hoja de ruta de las bases que ocuparán, los países de apoyo directo (fronterizos) hasta hospitales y centros de acopio de víveres para sus soldados.

Todo esto aparece detallado en un documento que lleva la firma del almirante Kurt Walter Tidd, actual comandante en jefe del Comando Sur estadounidense, documento aún no divulgado.

De acuerdo con los datos entregados por Migración Colombia, con corte al 30 de agosto, en el país hay al menos 935.593 venezolanos. 468.428 son regulares, 361.399 en proceso y 105.766 irregulares, ya sea porque superaron el tiempo de permanencia o porque ingresaron sin autorización.

Comentarios