El derecho a abuchear a los políticos y el «escrache» a Juan Manuel Santos

En el video que la mujer grabó se ve a Santos en silencio revisando su celular mientras la mujer le grita un par de insultos.

1.190
“Tenía unas ganas de encontrarme con ese hijo de p… Presidente de m….. Hay Dios mío que satisfacción”, dijo la mujer. (Facebook)

Una mujer viajaba en un vuelo comercial rumbo a Nueva York (EE. UU.)  cuando se percató que en una de las sillas de la clase ejecutiva estaba sentado el expresidente colombiano Juan Manuel Santos.

De inmediato se fue lanza en ristre contra el exmandatario, según la mujer, durante su mandato se implementó una “falsa paz” que terminó por arruinar a Colombia. En el video que la mujer grabó se ve a Santos en silencio revisando su celular mientras la mujer le hacía los comentarios.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

“Tenía unas ganas de encontrarme con ese hijo de p… Presidente de m….. Ay Dios mío, que satisfacción”, dijo la mujer. Cabe recordar que Santos dejo la presidencia y prometió no interferir para nada en el nuevo Gobierno ni hacer parte de acciones políticas en el país.

PanAm Post habló con el analista Julio César Mejía sobre este incidente y la tendencia de la sociedad a abuchear a políticos luego que dejan el poder bien sea en instancias nacionales o internacionales.

En su perspectiva, lo que hizo la mujer no es la forma adecuada de dirigirse a una persona, pero advirtió que sin duda increpar a un político hace parte de la libertad de expresión.

“Es exactamente lo mismo que hacen con Álvaro Uribe y con otros políticos alrededor del mundo. Lo que llaman el escrache lo usan en todos los países como una manera de avergonzar públicamente a un político por las decisiones que ha apoyado”, indicó.

El termino ‘escrache’ es un tipo de manifestación en la que mayoritariamente un grupo de activistas se reune en las instalaciones, domicilio, lugar de trabajo o lugar público donde se reconozca a alguien que se quiere denunciar. También se le conoce como sanción social.

Mejía, añadió, que el escrache se hace de acuerdo del nivel de daño que se ha hecho, poniendo como ejemplo el caso chavista que es repudiado internacionalmente por ciudadanos venezolanos.

“Santos, aunque tomó decisiones impopulares y que muchos consideramos equivocadas, no intentó mantenerse en el poder ni consolidar una dictadura”, dijo.

Por su parte, el economista Juan Carlos Carvajal manifestó que este rechazo por colombianos al expresidente Santos surgen porque existe una circunstancia por la cual el que preside -infortunadamente- tiene excesiva capacidad de ejercer influencia sobre el curso de las vidas de todos.

“Santos ejerció a espaldas de gran parte de la sociedad, pero además de eso se refirió a todo ese conjunto mayoritario de personas como ‘perros’, ‘tiburones’, ‘rufianes de esquina’, entre otros”.

En este sentido, enfatizó en la importancia de las emociones políticas como parte de la defensa de los valores de la sociedad liberal.

“En eso había insistido Adam Smith, también lo hace la filósofa Martha C. Nussbaum al reflexionar sobre la estabilidad de la cultura política de una sociedad, afirmando que ceder en el terreno de las emociones otorga a los antiliberales una gran ventaja en el ánimo de las personas con el riesgo de que esas mismas juzguen aburridos los valores de la sociedad liberal”.

Carvajal concluye que los reclamos de los colombianos son, todavía, una disputa política, pero los reclamos de los venezolanos van más allá de las emociones al ser estos parte del duelo sobre lo perdido, pues para ellos se extinguió la expectativa de la alternancia de los poderes.

Por otro lado, no es la primera vez que el exmandatario es abucheado, el pasado 31 de diciembre, fue abucheado en la ciudad de Cartagena cuando cuando se disponía celebrar la llegada del nuevo año, en la fiesta privada del hotel Charleston.

Pese a los señalamientos y acusaciones, Santos siempre ha señalado que el hizo lo correcto y no lo popular. Una de las principales criticas a su doble mandato fue el haber negociado la desmovilización con la exguerrilla de las FARC que al día de hoy presenta graves problemas en su implementación.

Actualmente Santos es profesor en la Universidad de Harvard.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento