El solapado apoyo de Gustavo Petro a la dictadura de Maduro

En noviembre pasado, el líder de la Colombia Humana calificó de "profundamente equivocada" las acciones políticas del régimen de Maduro, a la fecha no parece desmarcarse totalmente del chavismo.

1.317
Los comentarios del político de izquierda y excandidato a la presidencia no han cesado desde que la oposición en cabeza de Juan Guaidó tomó las riendas de la transición democrática. (Fotomontaje PanAm Post)

Las recientes declaraciones de Gustavo Petro, excandidato presidencial de izquierda, en su cuenta de Twitter sobre lo que ocurre en Venezuela no dan margen para una interpretación diferente, pues en los últimos días su pretensión ha sido la de lavarle la cara al régimen de Nicolás Maduro.

Los comentarios del político de izquierda no han cesado desde que la oposición en cabeza de Juan Guaidó tomó las riendas de la transición democrática con el fin de poner fin al cese de usurpación, establecer un Gobierno de transición y decretar unas elecciones libres.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Si bien en noviembre pasado el líder de la Colombia Humana calificó de «profundamente equivocada» las acciones políticas del régimen de Maduro, a la fecha no parece desmarcarse totalmente del chavismo adoptando una crítica ambivalente frente a la crisis humanitaria, económica y democrática que se vive en ese país.

La causa de la crisis: “el modelo petrolero”

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Uno de los argumentos que causó revuelo fue su respuesta sobre la principal causa que originó la debacle venezolana. En la mayoría de los casos, Petro se ha concentrado solo en criticar el modelo petrolero, dejando por un lado las graves violaciones a los derechos humanos y por otro lado sin condenar los métodos violentos y autoritarios del chavismo.

El estatismo “socialista” que comparten ambos políticos nunca se ha puesto en entredicho, ni ha sido criticado, ni replanteado o puesto sobre la mesa como la verdadera causa que llevó al país más rico de América Latina a tener más de 3 millones de personas exiliadas en el mundo.

El argumento de Petro esconde que el petróleo, que por ejemplo Venezuela vende a EE. UU., corresponde a la mitad de su producción. La otra mitad es para consumo interno y para pagar las deudas de PDVSA, por lo que no genera ingreso. Algunos analistas apuntan a que esto solo representa el 3 % de la demanda de petróleo en EE. UU.

A favor de las movilizaciones chavistas

Otro de las llamados de Petro, cuando millones de venezolanos volvieron a tomarse las calles y pedir el fin del régimen de Maduro, el político colombiano acusó a los medios del país en no darles el “mismo seguimiento” a las manifestaciones de los seguidores de Maduro.

“Cuando nuestros medios solo informan sobre las movilizaciones de un bando pero no las del otro, deforman la realidad con un solo propósito: legitimar en la mente colombiana la pertinencia de una invasión extranjera genocida”, escribió Petro en uno de sus tuits.

Sin embargo, Petro dejó de lado que muchos de los ciudadanos venezolanos que salen a marchar apoyando a Maduro lo hacen a cambio de poder obtener una bolsa de comida, CLAP, algo que en Venezuela escasea, o que son funcionarios obligados por el régimen a salir a las calles a marchar a favor de la dictadura. Algo que él mismo hizo durante su alcaldía, cuando obligó a funcionarios del distrito a salir a marchar a su favor.

Críticas a Guaidó

Petro ha sido uno de los principales críticos de la gestión del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, quien con constitución en mano juró como presidente interino ante miles de venezolanos que guardan la esperanza de ver la caída del régimen. Sobre esto, Petro no ha tenido reparos en cuestionar la presunta “valentía” que miles de venezolanos y la comunidad internacional reconocen en el joven opositor, teniendo en cuenta que no tiene bajo su mando a las fuerzas militares.

“¿Autoproclamarse presidente es un acto de valentía?”, se preguntó Petro, y añadió que esta acción hace parte del “pensamiento cavernario”.

De acuerdo con el analista político, Sebastián Bitar, Guaidó representa “a todas las fuerzas políticas, de izquierda, centro y derecha, que están unidas en su rechazo al dictador. Todas están buscando elecciones libres”. Y añadió que Petro “tuvo la oportunidad de estar con la democracia y el pueblo de Venezuela en su lucha contra la dictadura, pero eligió al dictador”.

Además, el experto considera que los países que han reconocido a Guaidó han hecho claramente un llamado a elecciones presidenciales libres y con garantías, “acá Petro distorsiona el mensaje y dice que es guerra vs. diálogo, y muchos siguen cayendo en sus mentiras”.

“Como perdieron la votación de la ONU y la OEA, reemplazan la ilegitimidad de una invasión con la invitación de un autoproclamado presidente que nadie conoce en Venezuela. Esto se llama traicionar una Patria”, señaló Petro en otro de sus tuits. Sin embargo, Petro no saca a relucir que tras cada llamado a la ciudadanía por parte de Guaidó para salir a las calles a pronunciarse contra la dictadura de Maduro, cientos de miles de venezolanos lo hacen sin presión alguna. Una convocatoria de ese talante no la podría efectuar un desconocido.

“Invasión a Venezuela”

De acuerdo con la visión intervencionista, Petro se ha ido lanza en ristre contra la ayuda internacional de los países que mayor participación han tenido en la transición democrática de Venezuela: Estados Unidos, Brasil y Colombia. A este bloque, Petro lo ha bautizado como el eje Trump-Bolsonaro-Duque, eje que promete, según él, una “invasión” hacia ese país.

Maduro arma a su gente

Mientras Maduro está empeñado en armar a sus militares, milicias y Policía, bajo la excusa de una intervención, la mayoría del pueblo venezolano sigue afectada por la carencia de bienes y servicios para suplir necesidades básicas.

De acuerdo con la abogada Catalina Botero, exrelatora de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), lo que está haciendo Maduro es incentivando el paramilitarismo en Venezuela.

“A este gobierno no le basta enviar a la fuerza pública a reprimir. Se ha esmerado en entrenar milicias, colectivos y grupos de choque para cometer atrocidades contra sus críticos y opositores”.

Frente a esto, Guaidó ha señalado que toda violencia institucional contra él o contra la población será exclusiva responsabilidad de Maduro, pues es el único que ostenta el monopolio de la fuerza.

Asimismo, frente al abanico de posibilidades, el mismo Guaidó ha señalado que ante una reticencia del régimen a no abogar por unas elecciones libres habría lugar a una intervención militar. A lo que Petro se preguntó, casos de presidente “o que se dicen presidente”, que hayan solicitado “invasión extranjera armada de su propio país”.

Según el abogado internacionalista, Alonso Gurmendi, en esta década ocurrieron dos sucesos que tuvieron que ver con intervención militar a pedido propio de presidentes: Alassane Ouattara en Costa de Marfil en 2011; y Adama Barrow en Gambia en 2018.

Por otro lado, el pacifismo de Petro se ha hecho notar en este caso, pues su posición es la de un “radical no a la guerra”.

“Mi posición es que los problemas de los venezolanos los deben solucionar por el dialogo los venezolanos Los problemas colombianos, los colombiano(a)s solo a traves del dialogo”.

Este pedido de Petro desconoce los acercamientos de la oposición con el régimen de Maduro y la legitimación de las fraudulentas elecciones de 2018 en donde salió victorioso con 6.190.612 votos sobre su principal contendor Henri Falcón con apenas 1.917.036. Además, es el mismo argumento que utilizó Maduro en el discurso que dio desde el balcón del palacio de Miraflores, tras la juramentación de Guaidó, el día 23 de enero, y con el que busca seguir vigente en el poder.

Ayuda humanitaria

Con relación a la ayuda humanitaria, Petro se ha mantenido “neutral” según la posición adoptada por la Cruz Roja, aduciendo argumentos políticos en la intervención humanitaria.

Este argumento es el mismo empleado por el ministro de Defensa de Maduro, Vladimir Padrino López, quien bajo el pretexto de la intervención militar reforzó la presencia militar en la frontera con Colombia tras el arribo de ayuda humanitaria de Estados Unidos a Cúcuta, para así impedir el ingreso de los bienes a Venezuela.

Por su parte, Guaidó, manifestó que impedir el ingreso de esa ayuda sería un crimen de lesa humanidad.

«La ayuda está en especie en los centros de acopio y esperamos que en los próximos días tengamos el primer avance de ingreso de la ayuda humanitaria», dijo Guaidó.

Además de Cúcuta, se espera que la ayuda humanitaria comience a concentrarse en otros dos centros de acopio, uno en Brasil y otro en una isla del Caribe todavía no especificada.

Sin embargo, aunque Petro trata de posar de neutral en esta situación, sigue negando, tal como lo hizo años atrás, el desabastecimiento de alimentos y medicinas que enfrenta Venezuela debido al modelo socialista instaurado por Hugo Chávez hace 20 años.

Así, al emplear los mismos argumentos de Maduro y al criticar las medidas que puedan lograr que vuelva la democracia a Venezuela, Petro no solo está respaldando al dictador, sino que, además, apoya las medidas económicas y sociales implementadas por este y su sucesor, Hugo Chávez, las cuales llevaron a Venezuela a vivir la crisis humanitaria que ha expulsado a casi tres millones de venezolanos de su país.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento