Pese a críticas de Trump, EEUU respalda a Colombia en la lucha contra las drogas

Según el Secretario de Estado de EE. UU, Mike Pompeo, Duque “heredó” el problema de narcotráfico del Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos. 

321
En palabras de Trump: «desafortunadamente el negocio de las drogas ha crecido un 50 por ciento desde que Duque está en el poder”. (Twitter)

En menos de dos semanas el presidente estadounidense, Donald Trump, arremetió contra su homólogo colombiano Iván Duque por dos cuestiones que no han podido ser solucionadas hasta ahora: el narcotráfico y la emigración delictiva.

El mandatario colombiano replicó que tras asumir el poder, su administración ha asumido una lucha frontal contra el narcotráfico, a tal punto de lograr la mayor cifra de erradicación manual de cultivos ilícitos. Además, agregó, que recibió del Gobierno de Juan Manuel Santos más de 200 mil hectáreas con cultivos de coca.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Pese a la buena relación que existe entre ambos países gracias a la agenda internacional que busca la liberación de Venezuela, a Trump le siguen preocupando los asuntos de política interna. Precisamente, estos dos temas son cuestiones que catapultaron su elección a la presidencia al prometer combatirlos de forma directa.

Para Trump, Colombia y México son dos de los países que exportan drogas y/o criminalidad. Desde su campaña ha insistido en el papel de México en la violencia homicida y en el paso de narcóticos, por ello, su propuesta de construir el muro fronterizo, propuesta que sigue generado polémica en el que organizaciones y una gran porción de estadounidenses se opone. El mandatario le ha pedido a los migrantes que regresen a sus países de origen dado que “Estados Unidos está repleto” y no hay espacio para más personas.

Al parecer los esfuerzos de Duque han sido insuficientes y la carga de la responsabilidad Trump la ha delegado únicamente a Colombia. En palabras de Trump: «desafortunadamente el negocio de las drogas ha crecido un 50 por ciento desde que Duque está en el poder».

Precisamente, cuando Francisco Santos se posesionó como embajador de Colombia en Estados Unidos, Duque le pidió “desnarcotizar”  la relación con EE. UU. para dar un nuevo aire a la relación bilateral entre ambos países y cumplir las exigencias de Trump, pero no ha sido fácil. Duque ha tenido que enfrentar a un Congreso dividido, a la Corte Constitucional, en la que más de la mitad de magistrados están a favor del proceso de paz y en contra del glifosato. Hechos que le han impedido llevar a cabo la agenda llevar a cabo la agenda.

Colombia ha sido el país de la región que mayores subsidios ha recibido en materia de cooperación por parte de Estados Unidos. El plan denominado “Paz Colombia” es un paquete de ayudas para la implementación del posconflicto de USD $251,4 millones, cantidad que fue menor en comparación con los USD $299,4 millones recibidos durante 2016.

Colombia pasó de tener 40.000 hectáreas sembradas con coca desde 1996 a tener un récord histórico de unas 177.000 hectáreas, según las cuentas que hace el Sistema Integral de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) de la ONU, y 209.000 según el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Sin embargo, hay una reducción en el presupuesto, ya que es parte del “malestar” manifestado desde la Casa Blanca al auge de cultivos de coca en el país que calificaron de “inconcebible”.

El guiño de Pompeo a Duque

La visita de Mike Pompeo, secretario de Estado de EE. UU., a Colombia, significó un aliciente para el presidente Duque sobre la acusación de Trump sobre su poco trabajo al momento de frenar el envío de narcotráfico hacia ese país.

Según Pompeo, Duque “heredó” el problema de narcotráfico del Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos.

 

“Estados Unidos seguirá trabajando con usted para acabar con el problema de la producción de coca que usted heredó (…) sabemos qué debemos hacer y Estados Unidos hará su parte para reducir la demanda de drogas ilegales en nuestro país”.

Tres razones del por qué de las acusaciones de Trump

PanAm Post habló con el analista político Andrés Mejía Vergnaud sobre las declaraciones de Donald Trump contra el presidente Iván Duque. A su juicio, es imposible saber a qué se deben las declaraciones, «porque Trump tiene un carácter bastante errático», pero aparentemente han empezado a emerger problemas bastante serios en las relaciones entre ambos países.

«El primero es el del crecimiento de cultivos de coca que viene desde antes pero en este momento la administración Trump se la está cobrando a Duque. En segundo lugar, la extradición de los jefes de las FARC señalados por narcotráfico que como sabemos se está complicando bastante en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), y en tercer lugar, la cuestión de que las relaciones entre Colombia, Estados Unidos y el presidente interino de Venezuela Juan Guaido (E) podían haber quedado un poco golpeadas después de que fracasó el intento de causar una conmoción social en Venezuela el pasado 24Feb con el envío de la ayuda humanitaria. Esto creó expectativas muy grandes, como lo dijo Duque, esto iba a ser como la caída del Muro de Berlín y así no sucedió».

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento