Colombia: pulso por objeciones a la JEP seguirá en la Corte Constitucional

Un acuerdo político decidió dejar en manos de la Corte Constitucional la suerte de las objeciones presidenciales a la JEP.

155
Si la Corte Constitucional decide evaluar el caso, tendría que establecer si las objeciones presidenciales son por inconstitucionalidad o por conveniencia. (Twitter)

Sigue el pulso por las objeciones presidenciales a la Ley Estatutaria de la JEP. Luego de la votación en el Congreso, los partidos de oposición alcanzaron 47 de los 48 votos necesarios para hundir los reparos, según la mesa directiva Senado. El Centro Democrático hizo lo suyo y puso a consideración de la plenaria para que las objeciones fueran aprobadas.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Frente a las objeciones, se presentaron dos ponencias. Una, la minoritaria, que pretendía que estas fueran rechazadas de plano. La segunda ponencia defendía la votación de las objeciones de forma individual, para que los senadores pudieran decidir cuáles de ellas eran acogidas y cuáles no. Ninguna de las dos ponencias obtuvo la mayoría calificada.

Por tal motivo, los legisladores optaron por dejar en manos de la Corte Constitucional las objeciones. Sin embargo, el Gobierno Duque no le espera un escenario favorable, pues se espera que el alto tribunal siga la línea que ha decantado a favor del proceso de paz.

Dudas del Congreso sobre el quórum deliberatorio

Si la Corte Constitucional decide evaluar el caso y no el Consejo de Estado, tendría que establecer si las objeciones presidenciales son por inconstitucionalidad o por conveniencia. Debate que ya se originó cuando el presidente de la Cámara de Representantes pidió a la corte si el Congreso podría o no votar las objeciones. Según la corte, debían ser estudiadas primero por el Congreso antes de pasar nuevamente al examen de constitucionalidad.

El otro escenario es que de acuerdo con la sentencia C-080 de 2018, la corte revise el trámite de las objeciones y tenga en cuenta el quórum cuando dio vía libre a la ley que reglamentó la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), en la que se definió el quórum que se necesita en el Congreso para la aprobación de estas iniciativas.

Gobierno y oposición dicen tener la razón

Tanto la oposición como partidos de Gobierno señalan que tienen la razón con relación a las objeciones. Los argumentos son los siguientes: Paloma Valencia, senadora del Centro Democrático, fue una de las primeras en señalar que debido a que la oposición no tuvo los votos necesarios, los seis artículos objetados se hundieron.

“Debemos recordar que la mayoría absoluta se predica de la mayoría de los miembros del Congreso, y no se afecta por impedimentos. Así las cosas, requería 55 votos que es la mayoría de 108 senadores.Así las cosas, no se aprobaron las objeciones ni los artículos con las modificaciones sugeridas por el gobierno, pero tampoco los artículos que existían. El efecto es que se hundieron las objeciones y se hundieron también los 6 artículos que fueron objetados”, señaló Valencia en su columna de opinión.

De igual modo, el presidente del Senado, Ernesto Macías, recordó que la votación a las objeciones no alcanzó los votos requeridos para negarlas. Hecho que fue reconocido por aquellos que apelaron la decisión del reglamento.

La tesis de la oposición es que normalmente el Senado tendría 108 miembros. Sin contar la curul de Aida Merlano, capturada en marzo de 2018 por lo que no puede ser reemplazada. Al mismo tiempo, se suma el caso del exfarc Iván Marquez que se encuentra profugo. Él no quiso posesionarse, según algunos constitucionalistas, puede ser reemplazado y su curul no afecta el quorum.

Se tendría entonces, según la oposición, la cuenta de 107 senadores y 14 impedimentos, lo que resulta en 93 y su mitad sería 46,5. Cualquier numero superior a este vendría siendo la mayoría absoluta. Los partidos que se han denominado “propaz” alcanzaron 47 votos, motivo por el que estiman que se logró el rechazo de los reparos presidenciales a la ley estatutaria de la JEP.

Ninguna de las dos ponencias presentadas logró los votos necesarios para ser aprobadas. En este caso, la mesa directiva del Senado señaló que dicha iniciativa le hizo falta un voto para ser aprobada por lo que fue enviada a la Corte Constitucional.

El Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, comentó que de no aprobar las objeciones propuestas por el Gobierno “se puede convertir en puerta giratoria para que las personas que no hacen parte de FARC y que hayan sido excluidas de sus listas puedan volver a entrar a la JEP alegando que puedan contribuir con verdad”.

Cabe destacar que la discusión por el quorum también fue protagonista cuando se votaron las 16 circunscripciones especiales para la paz durante el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos. La iniciativa se hundió por un voto.

Mockus asistió: ¿podía votar?

Pese a que el Consejo de Estado declaró la nulidad del acto de elección de Antanas Mockus como senador de la República por el Partido Alianza Verde, el político llegó al Senado para votar en contra de las objeciones presidenciales. La gran pregunta circuló sobre la legitimidad del voto del político que fue destituido.

Según este escenario, el voto de Mockus pudo haber sido contabilizado puesto que la sentencia del Consejo de Estado aún no se ha ejecutoriado, lo que permitiría que el político «siga actuando como senador hasta que esta decisión se produzca». No obstante, la mesa directiva del Senado impidió la participación de Mockus en la votación.

Al margen de lo ocurrido en el Senado, el político fue fuertemente criticado en redes sociales por su aparición en último minuto para hundir las objeciones presidenciales por parte de la oposición.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento