ELN continúa arremetida terrorista en Colombia

El expresidente y Senador Álvaro Uribe comentó desde su cuenta de Twitter que la quema de dos buses por el grupo guerrillero es precisamente "lo que no muestra la publicidad de la paz”.

1.010
Al parecer el ataque terrorista no dejó personas lesionadas ni secuestrados, gracias a la oportuna aparición de la fuerza pública en el sector. (Twitter)

La arremetida terrorista de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en Colombia no da tregua. La quema de dos vehículos de transporte lo ratifica.

En la vía Panamericana, que comunica el municipio de Quibdó con la ciudad de Pereira, guerrilleros del ELN fuertemente armados detuvieron a dos vehículos de servicio público que transitaban por la zona y de inmediato les prendieron fuego. De acuerdo con las declaraciones a medios locales de uno de los propietarios, fueron obligados a bajar de los buses junto con los pasajeros.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Al parecer el ataque terrorista no dejó personas lesionadas ni secuestrados, gracias a la oportuna aparición de la fuerza pública en el sector, que hasta ahora hacen presencia en el corredor entre los dos municipios a la altura del sector de Playa de Oro.

El expresidente y senador, Álvaro Uribe, comentó desde su cuenta de Twitter que este tipo de actos son precisamente «lo que no muestra la publicidad de la paz”.

Indígenas quedaron atrapados por enfrentamientos entre grupos armados

El fuego cruzado entre “disidencias” de las FARC, guerrilla del ELN y el Ejército Nacional en inmediaciones del resguardo indígena Río Pichimá Quebrada, en el Litoral del San Juan del Chocó, provocó el desplazamiento de una comunidad donde habitan más de 120 familias familias indígenas del Pueblo Wounaan.

Incluso, en medio del tiroteo, uno de los líderes indígenas envió un audio por redes sociales denunciando el hecho.

«Al defensor del pueblo para que se den cuenta, esto es urgente, estamos en peligro, estamos esperando un tiroteo», dijo desesperado uno de los afectados.

En un comunicado emitido por la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC, los habitantes pidieron la intervención urgente de la fuerza pública, ante el temor de que algún artefacto explosivo y balas perdidas pudieran ocasionar daños a la familia indígena.

Los habitantes hacen un llamado a la autoridad nacional, para que verifiquen el caso y mitiguen esta situación, ya que los pobladores de este resguardo indígena temen por sus vidas, incluyendo niños y adultos, al encontrarse en medio del fuego cruzado, ya que los enfrentamientos ocurren dentro de la comunidad, precisamente en cercanía al colegio La Unión de Pichima y en el sitio cementerio Sagrado.

Por su parte, el asesor de paz de la Gobernación del Chocó confirmó que se están divulgando panfletos alusivos a un frente “disidente” de las FARC.

“En este resguardo indígena, no existe comunicación telefónica y hay una red de wifi que está desactivada por los delincuentes para que la comunidad no informe sobre la situación”, se lee en el comunicado.

El panfleto tiene mensajes alusivos del frente 30 Rafael Aguilera de las FARC y circula desde hace una semana en Docordó, cabecera municipal del Litoral de San Juan, y en algunos corregimientos. En la misiva se anuncia la permanencia de este grupo en los departamentos de Valle y Chocó.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento