Izquierda en Colombia se organiza para quedarse con elecciones locales

Conformado un nuevo partido político, Gustavo Petro podría otorgar avales a sus candidatos en todo el país

1.100
Gustavo Petro, senador de izquierda y líder del movimiento Colombia Humana. (Youtube)

Se empiezan a tejer las alianzas para las elecciones locales en Colombia, tanto es así que desde ya el senador izquierdista Gustavo Petro, las FARC y otros movimientos progresistas empiezan a tender puentes para consolidar una.

La izquierda colombiana tiene los ojos puestos en las elecciones locales y regionales que se llevarán a cabo el próximo 27 de octubre con el objetivo de lograr el mayor numero de gobernadores, alcaldes, concejales y ediles en los diferentes departamentos y municipios del país.

Es así como en Bogotá el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), Colombia Humana, Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS) y Soy Bogotá consolidaron una alianza para poner sus candidatos en las diferentes localidades de la capital colombiana. Si bien hasta ahora no tienen un candidato a la alcaldía, todo parece indicar que apoyarían a la candidata del movimiento Alianza Verde, Claudia López.

Aunque López afirma que no tiene respaldo directo de estos sectores de izquierda, ya hay acercamientos. Y en las diferentes regiones se va consolidando la agenda que busca candidatos de izquierda ocupando diferentes cargos locales y regionales de Colombia.

La alcaldía de Bogotá es una buena plaza para la presidencia, pues es allí donde se resuelven las cuestiones más importantes del país, decisiones que se siguen tomando desde un nivel central. En Bogotá están las altas cortes de justicia, el Congreso, la Presidencia, el Ministerio Público, entre otras grandes autoridades.

Petro lo sabe muy bien. A pesar de que su mandato en la alcaldía fue bastante cuestionado, este le sirvió como púlpito para fortalecerse como líder político de la izquierda. El exguerrillero se dio a conocer como el candidato de las bases populares, debido a una serie de decisiones que tomó para presuntamente favorecer a los más pobres, pero ampliando el gasto distrital. En su candidatura presidencial de 2010, Petro obtuvo un poco más de 1 300 000 votos, pero en las elecciones presidenciales de 2018, tras su paso por la alcaldía, logró aumentar significativamente esa cifra y superar los 8 000 000 de votos.

Por ahora, se han conocido varios acercamientos entre líderes que se hacen llamar alternativos en la capital, jalonados por líderes históricos de izquierda como Aída Avella, presidente de la Unión Patriótica. Adicional a esto, las nuevas generaciones que cada vez se suman más a proyectos políticos progresistas.

A esta unión se suma, la que formalizaron esta semana Colombia Humana y la Unión Patriótica, que pretende formar un nuevo partido político. El nuevo nombre del partido será Colombia Humana-Unión Patriótica. Por ahora esperan que el Consejo Nacional Electoral (CNE) les avalé la modificación de los dos artículos: el del nombre y el del logo. En este sentido, Petro podrá avalar candidatos en el país y quedará con un margen de maniobra en un partido con personería. Algo que no logró con la Colombia Humana y por lo que ha estado luchando desde que quedó en segundo lugar, tras haber sido derrotado por Iván Duque.

La foto de la izquierda

El encuentro entre el senador Petro, la candidata a la alcaldía de Bogotá por la Alianza Verde, Claudia López, la exformula vicepresidencial de Petro, Ángela Robledo y también su exsecretaria de Hábitat y Planeación, María Mercedes Maldonado, prendió las alarmas entre sectores de derecha, pues mientras la izquierda se une para lograr imponerse, la derecha aún no encuentra un mecanismo que los fortalezca.

Claudia López es una de las candidatas más fuertes que tiene la izquierda colombiana, pues puede moverse entre los sectores más moderados y los más radicales de esta corriente. Esto fue ratificado cuando venció en una consulta interpartidista al exguerrillero del M-19 y político, Antonio Navarro Wolff, quien tenía los votos de la izquierda más moderada y de centro.

Lo particular de López es que cambia su posición de acuerdo a la coyuntura. Así se ha evidenciado con la postura cambiante que ha tenido frente a diferentes temas de la región y el país, y frente a diferentes políticos, incluidos Petro y Ángela Maria Robledo. Además de su postura ideológica, en 2013 afirmó que su identidad política se ubicaba en la «centro derecha», pero que a raíz de haber destapado varios casos de parapolítica la catalogaban como de izquierda. Sin embargo, este año aseguró que es de «centro izquierda”.

Cabe aclarar que López es del Partido Verde, movimiento que alberga diferentes matices de la izquierda colombiana y en el que la exformula vicepresidencial de Petro, Ángela María Robledo aún conserva conexiones con el ala mockusiana (formada por el senador Antanas Mockus, en cuya alcaldía Robledo fue directora del Departamento Administrativo de Bienestar Social).

Por su parte, Petro tiene una fuerte influencia en dicho partido, pues varios integrantes fueron sus compañeros en el Polo Democrático o se formaron políticamente bajo su sombra. Por lo que un posible apoyo a la candidatura de López no sería extraño. Sobre todo teniendo en cuenta que en 2018 López respaldó a Petro para la segunda vuelta presidencial.

Las alianzas que está tejiendo la izquierda para cargos en los diferentes concejos, edilatos y asambleas, y el acercamiento para tratar de impulsar un candidato único en Bogotá, serían muestra de que próximamente podrían surgir alianzas apoyando candidatos únicos que puedan disputar alcaldías y gobernaciones a lo largo y ancho del país.

Puja por candidato único de la centro derecha

Hay un descontento con la candidatura de Ángela Garzón, del Centro Democrático, pese a tener el aval del expresidente y senador Álvaro Uribe, aún no convence a los sectores de centro y de derecha para la alcaldía de Bogotá. Los detractores de su candidatura aseguran que debe retirar su aspiración política y darle paso a Miguel Uribe Turbay, exsecretario de Gobierno del actual alcalde, Enrique Peñalosa. Afirman que de no hacerlo se dividirían los votos de la derecha, lo que le haría mucho más fácil el trabajo a la izquierda para que ocupe el Palacio del Liévano.

Hace poco, a través de Twitter Garzón retó a Uribe Turbay para que realizaran una encuesta con la que se podría definir el candidato único de la centro derecha y que pueda derrotar a López. A su juicio, este es el único mecanismo idóneo y transparente que da garantías.

Sin embargo, Uribe Turbay rechazó el reto afirmando que tiene el apoyo de 400 000 bogotanos y el apoyo de tres partidos políticos, entre ellos, liberales y conservadores.

«Soy consciente de la necesidad de un candidato único. Hoy nos apoyan 400 mil bogotanos y 3 partidos políticos. No voy a condicionar el futuro de la ciudad a una encuesta. No he aceptado ni aceptaré una encuesta. Propongo que partidos de coalición escojan a quién apoyar», dijo el exsecretario de Peñalosa.

Del mismo modo, el candidato Carlos Fernando Gálan, que puede reunir votos del centro, no quiso someterse a la elección de candidato único entre Gárzon y Uribe Turbay. Por lo que hasta el momento la derecha no parece tener claro cuál va a ser el camino a tomar. Por ahora, la fractura de la coalición de la derecha por establecer un único candidato y conservar los votos apalanca a la izquierda, que por ahora sí parece unida.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento