Marchas violentas en Colombia dejan un saldo de más de 300 policías heridos

Una de los relatos más conmovedor es la agresión a un policía en Bogotá, que perdió su ojo izquierdo

1.831
El Gobierno ha señalado que hay sectores que buscan réditos políticos de las marchas queriendo acabar con la democracia. (Twitter)

Las protestas que ya alcanzan cinco días en Colombia, han sido protagonizadas por la violencia a manos de encapuchados. Hasta la fecha, se han registrado más de 300 policías heridos cuando cumplían con su deber. Los actos vandálicos y disturbios que se han presentado en ciudades como Bogotá y Cali, entre otras, establece agresiones directas contra integrantes de la Fuerza Pública que han resultado lesionados o heridos en medio de las manifestaciones.

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutierrez, aseguró que como Gobierno les duele la situación de los 300 policías heridos así como el caso del joven Dylan Cruz, quien fue impactado por un objeto lanzado por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), cuando se encontraba protestando en las calles de Bogotá.

«Cada persona que termina siendo víctima de esta circunstancia es dolorosa. Nos duele mucho la situación de Dylan como nos duelen los 300 policías que han sido heridos en medio de hechos violentos» afirmó.

Agregó, que hay sectores que buscan réditos políticos de las jornadas que han sido violentas, queriendo acabar con la democracia.

Por su parte, el director de la Policía Nacional, Óscar Atehortúa, entregó un reporte sobre la situación en la que se vieron afectadas «26  mujeres, que en vez de estar con sus hijos en la casa, estaban en la calle defendiendo los ciudadanos». En este sentido, también envió un mensaje a todos los afectados por los hechos violentos, «este es un mensaje de solidaridad a nuestras mujeres y hombres policías, a nuestros soldados de la Patria que han resultado lesionados».

«Sentí el impacto y la gente celebró como un gol»

Una de los relatos más conmovedor sobre la violencia contra la Fuerza Pública durante las marchas, es la agresión a un policía en Bogotá que perdió su ojo izquierdo. El patrullero Walfren Narváez —de 27 años de edad— manifestó que los vándalos celebraron como si fuese un gol cuando le impactaron.

A Narváez cuando se dirigía con su compañero por la carrera Décima —hacia el sector de San Bernardo en la capital colombiana—, un grupo de 400 manifestantes le lanzó botellas, piedras y palos hasta que uno de los objetos le alcanzó el ojo.

«Al momento de la agresión, yo lo único que sentí fue el impacto y veo que la gente se alegra como cuando alguien está en un estadio y el equipo local mete un gol, sentí que se alegraron porque le pegaron al policía».

Añadió que el golpe del objeto fue tan fuerte que atravesó su casco de protección y su ojo quedó colgando de un hilo; de inmediato fue trasladado en un vehículo del ESMAD hasta el centro hospitalario más cercano.

«Buscan crear pánico y no lo vamos a permitir»

En horas de la noche de este viernes, terroristas activaron unos cilindros bomba contra la estación de Policía del municipio de Santander de Quilichao, Cauca. En el hecho murieron tres uniformados y hubo diez heridos.

Se presume que los cilindros bomba fueron lanzados desde un camión que quedó completamente destruido en el lugar donde se presentaron los hechos. «Manos criminales pretenden pescar en río revuelto y desestabilizar a los gobiernos locales, pero no lo vamos a permitir», aseguró el presidente Iván Duque.

El mandatario fue claro en señalar que estos hechos no están relacionados con las marchas que se vienen adelantando desde el jueves pasado, «sabemos qué es la protesta pacífica y qué es vandalismo», resaltó. Mientras tanto, la Fiscalía General anunció la captura de seis hombres con medida de aseguramiento por estar presuntamente implicados en el acto terrorista. «A estas personas se les encontró una gran cantidad de estupefacientes y granadas de fragmentación en el municipio de Santander de Quilichao», indicó el fiscal Fabio Espitia.

De igual modo, advirtió que los capturados son sindicados de ser parte de la organización armada conocida como ‘La Quinta’, que es un reducto de la guerrilla de las FARC.

«Los capturados son el supuesto cabecilla Diego Alejandro Idrobo, Yerson Antonio Pérez Delgado, alias Caín y quien supuestamente tendría vínculos con alias Mayimbú, cabecilla del sexto frente de las disidencias de las Farc», indicó el fiscal.

En el transcurso de los operativos contra esta organización también fueron incautadas una granada de fragmentación, más de mil gramos de marihuana, cinco motocicletas y tres teléfonos celulares.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento