Nueve de cada diez recolectores de café en Colombia son venezolanos

Según Migración Colombia, el número de venezolanos en el país creció en un 18,06 % pasando, de 1 260 594 a 1 488 373 ciudadanos

1.294
La llegada de venezolanos a cubrir las plazas de recolección del café se debe al alza en la producción y exportación del grano. (Fickr)

Nueve de cada diez recolectores de café en Colombia son venezolanos, así lo confirmó Roberto Vélez, Gerente de la Federación Nacional de Cafeteros.

Este dato que muestra una cara amable de la inmigración y rechaza —al mismo tiempo— los brotes de xenofobia por causa de las recientes manifestaciones, en donde un porcentaje mínimo de ciudadanos venezolanos se han visto involucrados.

La llegada de venezolanos a cubrir las plazas de recolección del café se debe al alza en la producción y exportación del grano. Desde que inició el fenómeno de la migración venezolana, uno de los espacios que ha encontrado la mano de obra ha sido precisamente el sector agrícola y particularmente la recolección de café.

Según Migración Colombia el número de venezolanos en el país creció en un 18,06 %, pasando de 1 260 594 a 1 488 373 ciudadanos.

Por su parte, el presidente Iván Duque, señaló que el café «ha sido un muro de contención de la ilegalidad». El Mandatario ejemplificó que donde llega el café a apoyar la sustitución de cultivos de uso ilícito siembra esperanza; además destacó que la mejor manera de construir país es como lo han hecho los cafeteros, a través del diálogo, conversación y no la imposición.

Cabe destacar que hay un malestar entre los cafeteros por el fin de la cosecha de temporada, pues la carga de café de 125 kilos alcanzó tener un precio de USD $293 ($1 015 000 pesos). Por ahora se están preparando para la cosecha de 2021 y 2022.

«Hay que entender que esta población que viene de una emergencia humanitaria»

PanAm Post habló con Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio Venezuela de la Universidad del Rosario, y comentó sobre las implicaciones de estos datos y la afectación laboral que desplaza la mano de obra colombiana en el oficio agrícola.

«En este momento esa cifra es importante, es una cifra significativa, no es que se esté desplazando la mano de obra colombiana. De hecho, estamos teniendo problemas en sectores agrícolas y se da precisamente por la transformación en Colombia hacia las zonas urbanas, por conflicto armado, estructuras socioeconómicas, bajo nivel educacional».

El investigador acotó que los venezolanos, han llenado vacíos que se estaban dando en esos espacios agrícolas, pero son vacíos temporales.

«Muy seguramente cuando un ciudadano venezolano logre niveles de estabilización, es decir, que logre recibir unos ingresos que le permitan dirigirse hacia las zonas de la ciudad y buscar empleabilidad, el sector agrícola quedará nuevamente con un faltante, un déficit en mano de obra».

Agregó que hay que entender que esta población viene de una emergencia humanitaria y que en función de ello están dispuesta a ir a trabajos agrícolas que pueden llegar a ser de no muy alta remuneración.

«Son trabajos agrícolas caracterizados por la baja remuneración, por estar en zonas complejas de la geografía y topografía colombiana, que tienen o implican extensas jornadas de trabajo. Y en el caso de la migración venezolana se aprovecha esta mano de obra que llega para apoyar al Estado colombiano en la dinámica de recolección de la cosecha. No obstante, se debe tener claro que esto es un fenómeno pasajero. Es decir, los venezolanos realmente son una población que tiene una naturaleza urbana, la mayor parte de esta población vivía en ciudades».

Rodríguez insistió que no se puede pensar que la mano de obra venezolana se va a quedar en los trabajos agrícolas, por el contrario, se entiende que es una población que tiene un carácter altamente urbano. Y si bien en este momento se están apoyando para conseguir recursos en los oficios agrícolas, ellos no tienen dicha vocación  ni la van a desarrollar en estos años.

«Habrá algunas personas que finalmente se conviertan en campesinos pero es muy difícil que una persona que ha crecido en un entorno urbano, que maneja sus relaciones económicas y sociales en entornos urbanos acepte regresar al espacio rural y quedarse únicamente desarrollando actividades agrícolas que tienen un alto desgaste físico».

Finalmente, el investigador del Observatorio Venezuela de la Universidad del Rosario aseguró que la migración venezolana lo que ha venido haciendo es cubrir parte del deficit que ya tenía estructuralmente Colombia.

«¿Cómo se va a estructurar Colombia si ya es un país urbano pero que tiene parte de su economía en sectores agrícolas?… particularmente el café, que es un cultivo que por la naturaleza del oficio y comparado con otros requiere todavía la mano de obra para poder tratar el grano”, cuestionó Rodríguez.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento