Piden la revocatoria de los alcaldes de Bogotá y Medellín

Ambos alcaldes de izquierda han sido fuertemente criticados por el manejo de la fuerza pública para detener los actos de vandalismos

534
La directriz de ambos mandatarios se basó en utilizar como último recurso al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía Nacional. (Efe)

A menos de un mes de mandato y a raíz del manejo de las recientes manifestaciones en Colombia, parte de la ciudadanía piden revocar a Daniel Quintero, alcalde de Medellín, y a Claudia López, alcalde de Bogotá, ambos adscritos a políticas de izquierda.

Las manifestaciones de este 21 de enero generaron un profundo descontento en los ciudadanos por el manejo que se le dio a la jornada de movilizaciones, pues muchos consideran que no fue el adecuado debido a que algunas zonas de estas ciudades estuvieron sumidas en el caos. En redes sociales usuarios hicieron tendencia la etiqueta #RevocatoriaClaudiaLopez por el protocolo establecido para contener a los violentos y #RevoquemosaQuintero por actos de vandalismo en puntos de la ciudad donde antes no se habían presentado.

La directriz de ambos mandatarios, que han manifestado su apoyo a las movilizaciones, es utilizar como último recurso al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía Nacional

Sin embargo, en Colombia solo se permite revocar un mandatario local después de su primer año de gobierno, es decir, revocar el mandato de López y Quintero solo se podría hacer a partir del 2021.

La senadora del Centro Democrático, María del Rosario Guerra, criticó que el Esmad fuera usado como último recurso en las protestas: «Fue irresponsable de la alcaldesa de Bogotá y del alcalde de Medellín permitir que los policías disponibles contuvieran a los vándalos en la marcha. El Esmad es el entrenado para poder contener los disturbios y poner orden y aquí no solo podemos pensar en los derechos de los desordenados; tenemos que pensar en las garantías de seguridad para tantos colombianos que no queremos desorden, ni irrespeto a la Fuerza Pública».

¿Qué pasó en Bogotá?

En el marco del paro nacional de este 21 de enero, cientos de encapuchados cerraron vías, vandalizaron bienes públicos y privados, y  en varios puntos de la ciudad atacaron a uniformados de la Policía y agentes antimotines del Esmad. El centro de Bogotá quedó destruido por los enfrentamientos, ya que los encapuchados rompieron adoquines y destruyeron el suelo para atacar a la Fuerza Pública.

Según los críticos, utilizar el Esmad como último recurso, tras agotar las instancias de mediación, le da más campo de acción a los encapuchados para generar un mayor número de desmanes.

Justamente, la Personería de Bogotá criticó y expresó inconformidades con relación al protocolo establecido por la nueva administración. Según un reporte entregado por esta entidad sobre el número de intervenciones de la Fuerza Pública, la cantidad de heridos y actos vandálicos fue preocupante. De acuerdo con la personera Carmen Castañeda, al final del día fueron 39 las intervenciones del Esmad en diferentes puntos de la ciudad:

Son muchos actos vandálicos los que se registraron entre la madrugada, la tarde y la noche de ayer en la ciudad. Actos que no se pueden minimizar.

Este dato controvierte lo dicho por la alcalde López, quien afirmó que en el transcurso del día solo en cuatro de las veinte concentraciones tuvo que actuar la Fuerza Pública. Según la nueva directriz, el manejo de las manifestaciones desde este 1 de enero, fecha en que asumió la Alcaldía, se manejará así:

  • Primero: intervención inicial de las madres gestoras de paz y gestores de convivencia;
  • segundo: los órganos de control;
  • tercero: uso la fuerza disponible de la Policía (uniformados equipados con escudo, bastón y casco);
  • cuarto: el Esmad que controla las manifestaciones violentas solo intervendrá si fracasa el diálogo.

¿Qué pasó en Medellín?

En Medellín los encapuchados realizaron desmanes en puntos de la ciudad en los que anteriormente no se habían registrado. Sitios como el hotel Dann Carlton, bancos y el sistema Metro, que está compuesto por el Metroplús, fueron el principal blanco.

Incluso Quintero y dos de sus secretarios de despacho participaron en la tarea de ayudar a limpiar la fachada del hotel Dann Carlton, que fue rayada por algunos encapuchados. La acción del nuevo alcalde fue calificada por usuarios en redes sociales como «populismo».

La Policía tuvo que intervenir porque los encapuchados bajaron las banderas del sitio, trataron de incinerar una moto y les causaron heridas leves a dos policías. También fueron afectadas las instalaciones del banco Bancolombia y uno de los empleados fue bañado en pintura.

Finalmente, buena parte de las manifestaciones se dispersaron por las fuertes lluvias en horas de la tarde.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento