Gobernadores y alcaldes enfrentan a Duque en medio de la pandemia

Los colombianos esperan trabajo conjunto y claridad a la hora de impartir indicaciones. 

719
Los nuevos recursos para enfrentar la pandemia salieron del Fondo de Ahorro y Estabilización (FAE) y del Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales (FONPET). (Presidencia)

Debido a la coyuntura, sigue siendo objeto de discusión y polémica el líderazgo que han tomado gobernadores y alcaldes en torno a la crisis generada por el Covid-19 en Colombia. Los mandatarios locales y regionales increparon al presidente Iván Duque luego de que se expidiera el decreto 444, el cual crea el Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME), que tiene como fin atender la necesidad de recursos para la contención del coronavirus en el país.

Al mismo tiempo, políticos de izquierda acusaron al Gobierno de pretender «quitar plata a las regiones para dársela a los bancos». Sin embargo, expertos calificaron las críticas como “populistas”, asegurando que lo que busca el decreto es dar créditos a las empresas «privadas, públicas o mixtas» para que así puedan tener liquidez y atender la emergencia nacional.

Este nuevo capítulo pone sobre la mesa las tensiones entre los entes territoriales y la nación que en definitiva se basa en líderazgos individuales que buscan hacerle frente al Covid-19 pero en algunos casos desconectados de lo que dice el Gobierno Duque.

De nuevo las regiones contra el Gobierno 

Cabe recordar que este nuevo capítulo de tensión viene antecedido de la polémica de una semana atrás cuando presidencia expidió el decreto que tumbó los expedidos por los diferentes gobernadores y alcaldes como medida para enfrentar el coronavirus. Dicho decreto dejaba sin efecto jurídico las diferentes medidas que habían ido adoptando progresivamente las autoridades locales y regionales, como toques de queda e incluso cierre de fronteras, que no habían sido consultadas con el Gobierno Duque. A raíz de esta decisión, algunos alcaldes y gobernadores se «rebelaron» ante el decreto presidencial y señalaban que no iban a acatar la medida y que defenderían el toque en cada región para así salvaguardar a sus ciudadanos.

Mientras esto sucedía otro hecho que pudo ser interpretado como improvisación fue la decisión de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, con relación a la masiva salida de personas de la capital en vísperas del simulacro de cuarentena entre el viernes 20 y lunes 23 de marzo. López aseguraba que todas las personas que habían salido de la ciudad no podían ingresar de nuevo.

“Quienes salieron de paseo que no podrán regresar a Bogotá el lunes, pues no hay plan retorno y los peajes que manejan las autoridades de Cundinamarca están cerrados hasta el martes”. Pero días después, ante las críticas de muchos ciudadanos, permitió el retorno de quienes habían salido de la ciudad con la obligación de diligenciar un formato de ingreso por vehículo, sin importar si en él vienen una o más personas.

Adicional a esto, la alcaldesa propuso una multa de $ USD 238 (1 000 000 pesos) a quienes salgan sin autorización de sus hogares. Así como muchos ciudadanos y algunos políticos, el expresidente de la Fundación ProBogotá criticó la medida, criticó esa propuesta diciendo que a su juicio no dejaba claro bajo qué circunstancias la medida correctiva iba a ser impuesta.

«Apreciada Alcaldesa, importante aclarar el alcance de esta noticia: ¿En qué casos? ¿Ante qué autoridad se tramita el permiso? Cuándo se sale a mercar?», dijo.

Por otro lado, en dialogo con El Tiempo, el expresidente y senador Álvaro Uribe manifestó que las medidas que está tomando el Gobierno son las adecuadas y que con los apoyos sociales se puede mantener viva la economía para que haya una más rápida y sólida recuperación. Y destacó el papel de la banca para enfrentar los coletazos de crisis y escasez por causa del Covid-19.

«La expansión de recursos del Banco de la República hace posible una reducción general de tasas de interés. Debe pensarse en la necesidad de que el Banco de la República compre títulos del Gobierno para que éste obtenga un propósito: crisis sin hambre», puntualizó.

La politización del FOME

El conflicto y la falta de unidad entre los territorios y el Gobierno no quedó allí. La expedición del decreto 444 puso sobre la mesa las tensiones que persisten. Al respecto, el economista Martín Jaramillo, manifestó que la confianza en las autoridades es uno de los activos más importantes en la lucha contra el COVID-19. “El pánico, la indignación y la desinformación podrán dar réditos en este momento, pero son malos aliados a largo plazo”, dijo.

Y agregó que «los bancos son quienes pueden canalizar esa liquidez a las empresas públicas o privadas que nos van a sacar de esta crisis; no es buen momento para el populismo o la indignación desinformada”.

Los recursos del FOME para enfrentar la pandemia salieron del Fondo de Ahorro y Estabilización (FAE) y del Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales (FONPET). Pese a que la medida hace parte del paquete que ha venido anunciando el presidente Duque para alivianar las cargas presupuestales mientras pasan los días de la cuarentena, políticos regionales alertaron de una presunta transferencia de apoyos de liquidez al sector financiero.

Una de las principales críticas fue la alcaldesa López, quien sostuvo que el Gobierno se aprovechaba de la emergencia económica para “autoprestarse” recursos de los entes territoriales para dárselos a bancos y empresas.

A su turno, el alcalde de Santiago de Cali, Jorge Iván Ospina, señaló que el Gobierno debía expedir una normatividad extraordinaria que modifique el decreto 444 de 2020 y que se permita liberar recursos para afrontar la crisis del COVID-19 desde los territorios. Ante la controversia, el Ministerio de Hacienda mediante un comunicado indicó que la línea de apoyo financiero no se hará con cargo a recursos del FOME, es decir, no se usarán recursos territoriales.

“(…) no se realizará con cargo a los recursos del FOME. Para este fin, el Gobierno ha dispuesto la optimización de los recursos de sus empresas del sector financiero para proveer estos beneficios”.

Sobre la polémica entre el Gobierno y alcaldes y gobernadores, la congresistas del Centro Democrático, Maria Fernanda Cabal, envió un mensaje de unidad pidiendo a los mandatarios ser aliados del presidente Duque.

«(…) queremos ver actitudes de unión y solidaridad, porque el presidente está a cargo de un país pero los gobernadores y alcaldes están a cargo de sus regiones. Muchas veces esos mandatarios locales conoces más lo que pasa en sus lugares de origen (…) tienen que ser unos aliados», señaló.

Enfrentar la pandemia que ha puesto en jaque a muchos países desarrollados es un asunto fundamental. Las peleas entre autoridades regionales y el presidente causan confusión y no transmiten confianza a los ciudadanos. Como explica la Senadora Cabal, muchas de las decisiones que toman gobernadores y alcaldes pueden ir en contra del plan dispuesto por el presidente y frenar las iniciativas. Si bien muchas veces las autoridades regionales conocen mejor que el presidente cómo se deben enfrentar los problemas en cada lugar, es necesario que haya coordinación para que el país entero funcione y, por ejemplo, no se bloquee el abastecimiento de productos a cada lugar de Colombia.

Los colombianos esperan trabajo conjunto y claridad a la hora de impartir indicaciones.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento