Virales

Newsletter

¡Piscinas para todos! Justicia social al estilo de Puerto Rico

Por: Frank Worley-Lopez - Ago 11, 2014, 4:33 pm

English A principios de este año, los residentes de viviendas públicas de Puerto Rico se metieron en problemas por montar piscinas y toboganes temporales en los espacios abiertos de sus barrios. Es una tradición que comenzó varios años atrás, y los rumores apuntan a que son narcotraficantes quienes pagan por esto para entretener a los grupos pobres.

No obstante, recientemente, la Autoridad de Viviendas de Puerto Rico determinó que construirían ellos mismos las piscinas para los habitantes de las urbanizaciones. Pero ahora, estas mismas autoridades dicen que “era sólo una idea”.

Piscinas y atracciones temporales alegran los espacios de la vivienda pública en Puerto Rico.
Piscinas y atracciones temporales alegran los espacios de la vivienda pública en Puerto Rico. (@ak_guzman)

En otras palabras, la gente que vive en las viviendas públicas, que paga poco o nada de alquiler y que muchas veces tiene electricidad, agua y estampillas para comida gratis, ahora también tendrán piscinas  —y los contribuyentes en la encrucijada de los US$110 mil millones de deuda pública de Puerto Rico son los que pagarán por estas piscinas.

El hecho de que el Banco de Desarrollo Gubernamental diga que será insolvente desde el año próximo, o que Puerto Rico esté buscando protección contra la bancarrota, parecen argumentos que se ignoraron por completo al considerar este plan.

Recientes reportes muestran que el gobierno federal de Estados Unidos gastó mas de $2 billones en programas de bienestar social en 2013. Decenas de billones de dólares han sido gastados tratando de ayudar al pobre en las últimas cinco décadas. Y aún así, la pobreza, y la dependiente subclase persisten.

Puerto Rico recibe más de $20 mil millones en fondos federales, aún así su economía continúa disminuyendo y cada día hay más pobreza. ¿Pero por lo menos podemos ir a bañarnos en las piscinas de la urbanización, no?

Dónde está la justicia para aquellos que trabajan para vivir? ¿Dónde está la justicia para aquellos que obedecen la ley y siguen las reglas aquí en Puerto Rico? ¿Dónde está la justicia para esas miles de familias que son víctimas del crimen? ¿Qué justicia ha sido ofrecida a los niños de tercera generación de receptores de beneficios los cuales han perdido todo concepto de lo que significa ganarse la vida independientemente?

“Justicia social” es a menudo el lema que los progresistas utilizan como un código para decir: “voten por nosotros y les daremos más cosas gratis”. Es por esto que las democracias fallan. Esta es la razón por la cual Puerto Rico ha caído y fallará en el futuro. Esto es lo que está destruyendo a Estados Unidos —sin mencionar la moneda y la falta de sentido común.

Lo que la gente se ha olvidado es que aquellos que proveen para ti, también te controlan: a falta de pan, buenas son las tortas. Cuando uno ha perdido la habilidad de ser independiente como individuo, también ha perdido la habilidad de pagar por las cosas que uno quiere. El resultado es violencia, revolución y totalitarismo.

Los políticos nunca dirán: “la fregamos”. Por el contrario, dirán “la marina nos hizo daño, los norteamericanos nos hicieron daño; nos quitaron nuestro derecho de vivir gratis”. Y de ahí en adelante mostrarán sus verdaderos planes: “Los salvaremos una vez más, si nos dan el poder de hacer los cambios necesarios para garantizar la justicia para los pobres.”

Esa clase de prácticas, de echarle la culpa a otro, combinada con el populismo superficial es la receta por la cual se crean personajes tales como Fidel Castro o Hugo Chávez. La verdad no importa para los enemigos de la libertad.

Entonces pregúntate, ¿han sido justos contigo? Todo este dinero ha acabado con la pobreza y la dependencia hacia el Estado? ¿Por qué tendrían, aquellos que están en el gobierno, entrar en competencia con los narcotraficantes para ver quién merece tu lealtad?

¿Puedes confiar en los políticos que están en cargos este año? ¿El año pasado? ¿El año próximo? Si no puedes confiar en ellos, ¿por qué rendirse a ellos a cambio de regalitos?

¿Qué te han traído la “justicia social” y las regulaciones proteccionistas? ¿Ya no eres pobre? ¿Estás exento del crimen? ¿Estás en una mejor situación? Después de décadas de programas y políticas, ataques al rico, demandas organizadas por los sindicatos para el aumento de sueldos, y mejores beneficios a costas de la verdadera clase trabajadora, ¿estas estrategias realmente te han ayudado a ti y a tu familia?

En el último año, 63 fábricas han cerrado en Puerto Rico. La comida está parada en el puerto de San Juan, pudriéndose, mientras que la Hacienda (la tesorería) necesita reparar sus computadoras para cobrar impuestos. Ellos consiguen subir los precios y bajar la calidad de la alimentación, para juntar un poco de plata para la gente, pero nunca para resolver los problemas fundamentales de Puerto Rico.

Hay una indignación moral cada vez que se sugiere que el pobre debería ser responsable de si mismo, y una indignación moral cuando se manifiestó contra los sindicatos del sector público, ¿pero no debería haber indignación por el robo que constituyen los impuestos que hay que pagar por malos programas y planes que se suceden los unos a los otros?

¿Dónde está la indignación por la deuda que hoy esclaviza al pueblo puertoriqueño? ¿Donde está la indignación contra el crimen y los criminales que dominan en las calles?

Puedes tildar a este texto de “políticamente egoísta” si quieres, pero nadie, repito, nadie está ofreciendo alternativas reales para resolver los problemas de Puerto Rico excepto este blog. No es el nuevo Partido Progresista, no es el partido Democrático Popular o el Partido Independentista de Puerto Rico. Cada uno de estos le falta el respeto a la gente de Puerto Rico con la misma retórica, dicha de maneras un poco diferentes, sin conseguir resolver nunca los problemas reales.

Uno puede discutir sobre la justicia. El ex-gobernador Luis Fortuño trató de hacer eso, en cierta forma, pagó por hacerse expulsar del cargo. ¿Quién en el campo del estatismo está abierto a pararse ahora y decir que la solución es recortar el gobierno y comenzar a demandar que la gente se haga responsable de sí misma? Verdadera independencia, verdaderas libertades vienen gracias a la habilidad de cuidarse a sí mismo, sin tener que pedirle permiso a nadie.

La riqueza es poder, la riqueza es libertad, pero tan solo si esta riqueza es propiedad del individuo, no por medio del robo tributario. Ha llegado el momento de proveer justicia de verdad para el individuo pobre de Puerto Rico dejándoles seguir su propio camino. Ha llegado el momento de concentrarse en erradicar la pobreza, la dependencia, y ha llegado el momento de arreglar el problema fundamental con el gobierno: ellos pretenden ser todas las cosas para toda la gente, todo el tiempo, a costa de la verdadera gente productora de algo bueno: la clase obrera y los pequeños negocios.

¿Estará la justicia en la Cuba de Castro? ¿La pobreza fue erradicada en la Venezuela de Chávez? ¿Se levantará Puerto Rico, de las profundidades del abismo económico como el halcón de la sierra o resbalará entre las olas de la insolvencia socialista? Tú decides, pero las decisiones tienen consecuencias, y mientras no haya políticos que acepten la culpa, ustedes, el pueblo, sufrirán las consecuencias.

El pueblo de Puerto Rico tiene que actuar ahora, romper las ataduras de la política partidista y demandar cambio de verdad. No más impuestos para piscinas, no más impuestos para programas ingenuos, no más sindicatos extorsionistas para cosas que ya pagamos para que se hicieran. No actuar ahora es aceptar que las cosas están bien como están. Si has trabajado, y pagado impuestos, has hecho tu parte. ¡Puerto Rico te debe algo! Porque te lo has ganado, más, mucho mas que las piscinas gratis para los profesionalmente necesitados en un paraíso de pobreza.

Traducido por Pablo Schollaert