Virales

Newsletter

Puerto Rico: La revisión de la “microindependencia”

Por: Frank Worley-Lopez - Abr 16, 2015, 11:05 am
The Grenadines' Happy Island: a model for the next step in Puerto Rico's independence? (Wikimedia)
La “Happy Island” en las Granadinas: ¿Un modelo para el siguiente paso en la independencia de Puerto Rico? (Wikimedia)

English Una nueva isla ha surgido de las aguas azules de las Granadinas. Se llama “Happy Island“. La pequeña lengua de tierra de tan sólo unos pocos metros cuadrados es el hogar de un bar-parrilla, y la casa de su único propietario, Janti Ramage.

Ramage y algunos voluntarios comenzaron a construir el islote en el año 2002 con materiales locales y naturales en su totalidad; las conchas de moluscos desechadas por los pescadores son el principal material de construcción. Construyó una pequeña estructura en la parte superior de la nueva masa de tierra, y se mantuvo añadiendo piezas a la misma, hasta que se convirtió en su hogar.

Janti es un verdadero capitalista, a pesar de que él mismo no se definiría como tal. Tenía una idea, la hizo realidad, y ahora disfruta de ella económicamente. Sus clientes también se benefician de visitarlo y probar su famoso ponche de ron. También es un ejemplo perfecto de lo que está mal con el movimiento de independencia de Puerto Rico.

El tenaz apoyo del movimiento independentista a las dictaduras comunistas lo ha llevado a distanciarse de todos los que de otro modo podrían apoyar la independencia. Su falta de visión sobre cómo hacer algo provechoso y agradable para el pueblo de Puerto Rico y sus vecinos en el Caribe también lo hiere inmensamente.

En un artículo anterior ofrecí un plan para una “microindependencia” como una forma de resolver el estado de estancamiento del estatus jurídico de Puerto Rico. La propuesta: tomar de cuatro a nueve de los municipios más orientales de Puerto Rico, incluyendo las islas de Vieques y Culebra, y buscar a todos los que apoyaron la independencia para que se muevan a estas áreas, así establecer una mayoría de votos, y optar por la independencia.

Debido a la falta de respuesta para este plan, y a mis otros esfuerzos por reunir a los conservadores y liberales a la causa de la independencia hecha por ellos mismos, puede ser el momento para ofrecer una nueva alternativa, una más simbólica. ¿Por qué no seguir el ejemplo de Janti y construir una pequeña isla artificial frente a las costas de Puerto Rico y declarar la independencia?

Retirada para la libertad

Esta es una nueva vuelta a la idea del Instituto Seasteading. En lugar de construir ciudades masivas en alta mar, ¿por qué no empezar poco a poco y hacer una declaración sobre la independencia desde una perspectiva capitalista? Lo que falta en la idea de la independencia de Puerto Rico es mostrar un sólido ejemplo de cómo un país libre con derechos naturales y una economía de libre mercado puede ser mejor para su pueblo que los vínculos actuales con los Estados Unidos.

Un microestado independiente podría ofrecer un ejemplo de ello si se le permitiera existir por un tiempo lo suficientemente largo. Tal esfuerzo no está exento de riesgos, y se debe considerar cuidadosamente antes de ser llevado a cabo. Sin embargo, tras la vía más simple de pensamiento, podría lograrse a través de una pequeña isla de arena o una barcaza anclada a la parte inferior de la costa este o al oeste de Puerto Rico.

Existe otra oportunidad en este momento que podría ser incluso mejor: una pequeña isla con una casa y energía solar está a la venta en la costa sur de Puerto Rico por US$2.5 millones. Esto haría una ubicación perfecta para un acto de independencia simbólica.

An independent nation six minutes off the mainland: ours for $2.5 million. (Sothebys)
Una nación independiente a seis minutos de la tierra central: nuestra por US$2.5 millones. (Sothebys)

Sería necesario elevar la suma inicial de dinero, y establecer un poco más para las mejoras y para obtener el suministro de alimentos para comenzar. Un pequeño grupo de colonos tendría que vivir en la isla de forma permanente, establecer el nuevo Gobierno y sistema económico, y luego mostrar cómo podría funcionar.

Si falla, falla —toda idea de experimentación se basa en ensayo y error. La buena noticia es que hay por lo menos unos cuantos estados que estarían dispuestos a reconocer el nuevo micropaís.

La mala noticia es que realmente no son del tipo de naciones que quisieras ver como tus aliados si eres una sociedad capitalista. Sin nada más, podría sobrevivir vendiendo pasaportes y direcciones web.

Nunca deja de sorprenderme cómo el movimiento de independencia en Puerto Rico no ve estas oportunidades fáciles para lograr su objetivo. Mudarse a la Isla Vieques (sólo tomará unos 3.000 adultos para obtener una mayoría absoluta) o la isla Culebra (incluso menos votos), o incluso saltando en los barcos, “ocupando” la Isla de Mona, y declarando un país independiente.

Por lo tanto, realmente no me esperaba que el Partido de la Independencia de Puerto Rico apoyara una idea tan simple, lógica y razonable como iniciar una micronación en una isla artificial. Parece que el PIP, en realidad, no quiere para nada la independencia.

Pero de nuevo, ¿quién de nosotros arriesgaría todo para iniciar un nuevo país en nombre de la libertad? ¿Lo harías?

Traducido por Johanna Villasmil.