Virales

Newsletter

Únete al movimiento por la Independencia de Puerto Rico

Por: Frank Worley-Lopez - May 25, 2015, 11:17 am

EspañolSi usted ha estado usando las redes sociales últimamente, es casi imposible que no se haya encontrado con Mgtow (Hombres Siguiendo su Propio Camino). La misma es una respuesta a décadas de hipocresía social y legal feminista, y a lo que se define a menudo como “ginocentrismo”.

Dentro del Mgtow y del “movimiento de los derechos del hombre” hay muchos exmaridos y padres que han quedado sin esperanzas, y en ocasiones sin hogar, por causa de los tribunales de familia y divorcios. Tan mala es la situación que se creó el término “violación de divorcio” para explicar lo que pasa a los hombres cuando se divorcian de su pareja. El movimiento de los derechos del hombre ha generado un sinfín de sitios web y canales de YouTube que funcionan como medios de expresión para los hombres, como “El Regreso de los Reyes”, “Mgtow.com” y “Sargon de Akkad”, un canal en YouTube con más de 100.000 suscriptores. También se han creado los hastags #JudgyBitch y #GirlWritesWhat para identificar a las mujeres que se han hecho famosas por luchar por los derechos del hombre.

En una isla independiente, los hombres tendrían igualdad de derechos (The Island)
En una isla independiente, los hombres tendrían igualdad de derechos (The Island)

Mientras que la izquierda marxista y el feminismo luchan para crear la imagen del perpetuo victimismo de la mujer y las aseveraciones falsas sobre la cultura de una violación, los hombres sufren cada vez más en el mundo occidental. De Australia a Europa, de Estados Unidos a Canadá, los hombres tienen cada vez menos derechos y menos dinero. No hay duda que las mujeres son la clase privilegiada en la sociedad occidental.

Los grupos como Mgtow han estado luchando durante un buen tiempo para tratar de hacer cambios. Sin embargo, son muchos los factores de poder e influencia social que se han opuesto fuertemente a estos esfuerzos. Se ha avanzado muy poco para hacer a hombres y mujeres iguales ante la ley.

Considero que las protestas, peticiones y campañas no lograrán la igualdad en nuestro tiempo. Sólo hay una manera para que los hombres sean iguales hoy: mantener autoridad soberana para establecer la Constitución de un nuevo país que prohíba a los tipos de desigualdades que enfrentan los hombres en el mundo de hoy. Es mi propuesta para que en un Puerto Rico libre e independiente exista una prohibición constitucional contra la pensión alimentaria.

Igualmente, que es imperante que prevalezca la custodia compartida para los niños después del divorcio o de niños nacidos fuera del matrimonio. Además se prescribirá un sistema de apoyo infantil basado en porcentajes que se ajusta automáticamente a los ingresos del sujeto, ya sea que bajen o suban, por cualesquiera que sean las razones. La independencia ofrece un futuro donde hombres y mujeres reciban el mismo trato. También se requiere que las mujeres paguen la correspondiente pensión al padre, durante los seis meses de cada año que el niño o los niños permanezcan con él — o ambas partes podrían convenir a no pagar ninguna manutención en absoluto.

Para lograr este objetivo de crear un país independiente de Puerto Rico, necesitamos 200.000 seguidores de Mgtow, personas que apoyen los derechos de los hombres; para firmar la petición por la independencia de Puerto Rico. Los firmantes necesitarían trasladarse a Puerto Rico y registrarse para votar. Una vez hecho esto, la independencia estaría a dos años o menos de distancia, mediante la creación de un  movimiento disidente en la isla. Luego de la independencia y la promulgación de la Constitución provisional, estarían todos los requisitos para pagar una pensión alimenticia.

Con el fin de independizar la isla entera, necesitaríamos más de 1 millón de seguidores. Si están cansados de ser tratados injustamente como un hombre y un ciudadano americano, toma cinco minutos y firma esta petición. Todos son bienvenidos, pero solamente los ciudadanos pueden votar en Puerto Rico. No te va a costar nada firmar, pero con ello le ofrece a muchos muchos un futuro donde hombres y mujeres reciban el mismo trato ante la ley, los mismos derechos y responsabilidades.

Traducido por Mariano Puigvert.