Venezuela, otro ejemplo de cómo el socialismo conduce al colapso de la civilización

La civilización es emergente, de orden espontáneo, resultado de la acción pero no de la voluntad de los hombres. Y está bajo amenaza.

536
El socialismo que se declara el heraldo del futuro nos regresó a la noche de los tiempos.
(Foto: Flickr)

Al socialismo, se le detiene le tiempo o conduce al colapso de la civilización. La civilización es frágil. Es emergente, de orden espontáneo, resultado de la acción pero no de la voluntad de los hombres. Nos adaptamos al orden impersonal civilizado y a sus ventajas materiales y morales sin entenderlo, cooperando con personas a las que ni siquiera llegaremos a conocer. Pero toda civilización está bajo la amenaza del salvaje que subsiste en cada hombre civilizado, de sus atávicos anhelos de primitivismo tribal, su ignorante confianza en que los frutos de la civilización existirían sin respetar las reglas morales del orden emergente del que surgieron. El salvaje es envidia y resentimiento.

La civilización puede colapsar y ha colapsado en diversos tiempos y lugares. Una gran civilización de la edad del bronce colapsó en el mar Egeo cuando un volcán con la fuerza de varias bombas atómicas hizo erupción en la isla hoy llamada Santorini. Gran parte de la civilización maya colapsó en dos desastres que todavía se discute cuanto tuvieron de climáticos, sobreexplotación de recursos o colapso político y económico. Modestas civilizaciones colapsaron por cambios naturales a los que no pudieron adaptarse. Avanzadas civilizaciones han colapsado principalmente por su rechazo al orden espontáneo del que dependían, como el imperio romano occidental (destruido por el intervencionismo y destrucción de su moneda). El imperio romano oriental con una economía algo más sana, resistió varios siglos más.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Reciente fue el colapso de la totalitaria civilización soviética: una superpotencia global con los pies de barro de una inviable economía socialista. Inolvidable fue el acelerado colapso civilizatorio en la Camboya de Pol Pot. Pero todo socialismo está avocado a negarse a sí mismo –de una u otra forma– o colapsar.

De ello hablaba con mis vecinos, en medio del colapso del sistema eléctrico nacional en el socialismo venezolano. Teníamos ya más tres días sin electricidad, sin teléfonos fijos o móviles, sin agua corriente y sin combustible en las estaciones de servicio. Apenas recibíamos la limitada información que en radios de pilas daban escasas estaciones de radio independientes que transmitían lo poco que sabían. Operaban con plantas de autogeneración y limitado combustible. Sacábamos agua del tanque de nuestro edificio con un balde atado una larga cuerda; tendríamos agua a la luz de las velas. Nos sentíamos a medio camino entre una vieja película post-apocalíptica y otra de la remota antigüedad. Muy atrás, nuestro improvisado pozo que se secaría muy pronto carecía de rudimentario cabrestante. El socialismo que se declara el heraldo del futuro nos regresó a la noche de los tiempos.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

La propaganda del socialismo en el poder habla de sabotaje (algo que pocos creen). Casi todos recuerdan que alguna vez atribuyeron apagones a iguanas, que sus ineptitudes las atribuyen a boicots fantasmas. Alguien comentó que los verdaderos saboteadores fueron los millones que hace 20 años votaron por Chávez. Razón no le falta. Otro respondía que no, que los saboteadores eran los que los engañaron, con Chávez a la cabeza. No los engañados. Respondía una joven que creer que el socialismo funciona no es inocencia sino de estupidez. Alguien comentó que el socialismo no llegó con Maduro, ni Chávez. Que estaba aquí, en las empresas del estado, los privilegios y corruptelas de una economía cada vez menos productiva. El mal tiene al menos cinco décadas entre nosotros. Tiempos de inflación, devaluaciones y controles de cambios. De esperar todo del Estado. De mentiras de nuestros intelectuales. El mal se enseñaba en la escuela y la universidad. El chavismo es el totalitarismo surgido del fracaso de aquello entre gentes que no entendían las causas, pero sufrían las consecuencias.

Quienes así razonan no se han librado completamente del socialismo en sentido amplio. Pero algo han aprendido de la desgracia. Un colapso nacional del sistema eléctrico es un síntoma de lo que seguirá fallando en manos de ineptos empeñados en un imposible. Los socialistas se limitan a racionar lo que son incapaces de producir en las cantidades que la civilización exige. Alguien que recordó que hace una década trabajé con un par de grupos interdisciplinarios en estudios sobre la caída de la producción petrolera y el peligro de colapso del sistema eléctrico –se producía petróleo con aparente normalidad y no se habían hecho multimillonarios jóvenes “empresarios” y sus socios en el poder importando con estratosféricos sobreprecios lo que no funcionó– y me pregunta que puede haber pasado realmente.

No soy experto en la materia. Pero escucho a los expertos. Sobre termoeléctricas muy por debajo de su capacidad. Crecientes problemas de generación y distribución. Falta inversión y mantenimiento. De sustitución de la ciencia y la técnica por la consigna y el voluntarismo. Del eventual colapso, del que los irresponsables a cargo tardarían mucho más tiempo del técnicamente necesario en salir a medias.

Temían que cualquier evento difícil de manejar afectara una línea crítica, tras lo que lógicamente las plantas térmicas que medio funcionan se desconectarían automáticamente. Pasó, y las plantas de generación distribuida no funcionaron. O apenas algunas pequeñas que no apoyan al sistema sino exclusivamente a instalaciones críticas. Después se supo que empezó con un incendio de subestación una próxima a grandes hidroeléctricas. Tuvimos electricidad inestable y con picos finalizando el cuarto día de apagón. La falta de mantenimiento acumulado se evidenció al incendiarse una subestación local y varios transformadores. En mi rincón de Caracas, me temo seguiremos en la obscuridad –sea sin energía en absoluto, o con inestable racionamiento eléctrico– cuando usted lea esto con retraso. Luego, regresaremos a una normalidad que no es tal. Al racionamiento de cada vez menos.

El mal es el socialismo, que stá haciendo colapsar la civilización en mi país. Una falla eléctrica catastrófica en una economía capitalista es posible. La diferencia con una socialista es la capacidad de recuperar rápidamente el sistema. Tiempo y capital. Viabilidad del propio sistema. Con gran retraso regresaremos a una normalidad que no es tal. El socialismo es un colapso lento, inevitable y cruel.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento