Virales

Newsletter

Brasil se suma al debate sobre la conveniencia de legalizar las drogas

Por: Hana Fischer - @hana_fischer - Sep 2, 2015, 10:56 am
Manifestación en favor de la legalización de la marihuana en Brasilia. en el pasado agosto. (ICN Diario)
Manifestación en favor de la legalización de la marihuana en Brasilia en agosto. (ICN Diario)

EnglishRecientemente se comenzó a debatir en Brasil si es conveniente o no legalizar el consumo y posesión de algunas drogas. El disparador de esta discusión pública fue un caso presentado ante la Corte Suprema de Justicia, donde se discute la situación de un hombre condenado por transportar tres gramos de marihuana en 2009.

Este proceso ha despertado gran interés en ese país, y está siendo presenciado por decenas de especialistas, juristas y médicos. También los ciudadanos comunes están siguiendo este tema con especial atención, tal como lo demuestra el hecho de que el día que comenzó el juicio, el hashtag #DescriminalizaSTF se ubicó en primer lugar en los trending topics de Brasil en Twitter.

Poco después repercutió en la lista mundial. Además, la sesión transmitida en directo por el canal de la Corte en Youtube llegó a tener 15.000 espectadores, cuando lo usual es que tenga un promedio de 300 visitas.

En el tema de drogas la legislación brasileña está muy atrasada con respecto a otros países de la región —como por ejemplo Argentina, Colombia, Venezuela y Chile—, porque en el coloso sudamericano la tenencia para consumo personal se considera un delito, mientras que en las otras naciones mencionadas no.

Incluso en Uruguay, se ha estatizado la producción y venta de marihuana. Con respecto a Brasil, Dartiu Xavier da Silveira, médico de la Universidad Federal de São Paulo, expresó que “En América del Sur, solamente las Guayanas y Surinam tratan el consumo de drogas como un delito (…) Me siento en la edad de piedra”.

Rafael Custódio, coordinador de Justicia de la ONG Conectas, señala que “hoy día, alrededor de 27% de los reclusos del país responden a algún delito de la Ley de Drogas”. Por su parte, Xavier agrega, que “uno de mis pacientes, dependiente del alcohol, tiene que afrontar todos los problemas que la adicción conlleva (…) Sin embargo, un cocainómano debe soportar, además, sobornos policiales, abogados y problemas legales. Es decir, se incrementan los problemas de una persona enferma”.

[adrotate group=”8″]

El juez Luis Roberto Barroso cree que “la cuestión más difícil, si se decide despenalizar, es establecer los criterios posibles para hacer la distinción. Otro gran problema es el encarcelamiento de jóvenes no peligrosos, y también el consumidor”.

La defensa del acusado es realizada por la Defensoría Pública del Estado de São Paulo. La estrategia llevada adelante es la de cuestionar ante la Corte la constitucionalidad de la ley.

Los principales argumentos en contra de la legalización del consumo y tenencia de drogas para uso personal en Brasil, son los siguientes:

Rodrigo Janot, fiscal General de la República —y quien dio su opinión a la Corte—, considera que “no existe el derecho constitucionalmente asegurado de que una persona se coloque”. Por su parte, Ronaldo Laranjeira, presidente de la Asociación de São Paulo para el Desarrollo de la Medicina, afirma que si se aprueba la ley, los más perjudicados serán los jóvenes. En su opinión, “el único grupo en el que va a aumentar el consumo será el de los adolescentes, que estarán expuestos a más formas de drogas”.

Además, según sondeos de opinión recientes, el 79% de los consultados está en contra de la despenalización. Con respecto a este tema, a veces nos da la impresión que la gente piensa que es lo mismo apoyar la liberalización de las drogas, que considerar que ellas no son nocivas.

Sin embargo, es todo lo contrario. Nos parece que aquellos que tienen una cabal idea de cuánto daño hacen, no solo al consumidor individual, sino a la sociedad en su conjunto (por la corrupción que fomentan), son los que con más ardor defienden su liberalización por considerar que es el remedio más eficaz contra ese mal, por las siguientes razones:

La prohibición es la causante de que sea tan lucrativo dedicarse a ese negocio. Los márgenes de ganancia de los cárteles de la droga son enormes;

Es un acicate muy grande para corromper a las autoridades nacionales;

Lo “prohibido” atrae en forma particularmente intensa a los adolescentes y personas inmaduras;

La “Guerra contra las drogas” fue iniciada en 1969 por el presidente norteamericano Richard Nixon. Actualmente se reconoce que ha sido un rotundo fracaso y por adición, ha sido contraproducente ya que ha incrementado en forma exponencial el daño causado por los estupefacientes;

Juan Carlos Hidalgo, del Instituto Cato indica que “la prohibición de las drogas ha hecho del narcotráfico un negocio extremadamente lucrativo. Esto se debe a que el precio de una sustancia ilegal se determina más por el costo de su distribución que por el de su producción. En el caso de la cocaína, el precio del producto final es más de cien veces superior al del inicial, la hoja de coca. La prima generada por la prohibición representa el 90% o más del precio minorista de un estupefaciente”;

Se estima que el comercio mundial ilegal de drogas produce alrededor de US$400.000 millones al año. Eso lo convierte en la industria más rentable del planeta. Eso significa que hay mucho dinero en danza y fuertes incentivos para que los que se benefician de él, maniobren para que la prohibición se mantenga;

En EE.UU. cada año se arresta alrededor de 1,5 millones de personas por violar las leyes antinarcóticos. “Desde 1989 se ha encarcelado a más gente por este tipo de actos que por todos los crímenes violentos juntos”;

La gente encarcelada por este delito no le ha hecho daño a terceros, con lo cual se vulnera al Estado de Derecho. Es un absurdo que alguien vaya preso por hacerse daño a sí mismo;

Las autoridades se autoerigen en “tutores” de las demás personas. Esto viola el derecho a la libertad individual. Cada vez que en la historia han habido períodos de “puritanismo”, los daños causados han sido mayores que los males que se pretendían evitar.

En conclusión, ¿son las drogas malas? Sí lo son. Pero mucho peor es la prohibición de su consumo. Eso sí, si alguien comete un delito estando bajo el efecto de las drogas, las sanciones deben ser muy severas.

Esperemos que en el debate que se está realizando actualmente en Brasil, se tengan en cuenta todos estos factores.

Hana Fischer Hana Fischer

Hana Fischer es uruguaya. Es escritora, investigadora y columnista de temas internacionales en distintos medios de prensa. Especializada en filosofía, política y economía, es autora de varios libros y ha recibido menciones honoríficas. Síguela en @hana_fischer.