Virales

Newsletter

¡Bienvenido Uber a la Argentina!

Por: Iván Carrino - @ivancarrino - Mar 29, 2016, 9:54 am
Ante la llegada de Uber en Argentina, el gremio de taxistas ya anunció que se encuentran “en estado de alerta”. (Mises Institute)
Ante la llegada de Uber a la Ciudad de Buenos Aires, el gremio de taxistas ya anunció que se encuentran “en estado de alerta”. (Mises Institute)

Todavía hay algo de misterio alrededor del desembarque de Uber en Argentina, sin embargo, un mensaje a través de la cuenta oficial de la empresa en Twitter confirmó lo que hace mucho se sospechaba: comenzará a operar en el país.

A través de su cuenta oficial, Uber convocó a los conductores que deseen comenzar a trabajar para la empresa. Además, desde su sitio oficial, confirmó que tiene intenciones de iniciar sus operaciones en la Ciudad de Buenos Aires para luego expandirse a otras ciudades del país. El desembarco parece inminente.

¿De qué se trata Uber? Como otras innovaciones tecnológicas que podemos descargar en nuestros “teléfonos inteligentes”, Uber es una aplicación que conecta a pasajeros con conductores individuales que ofrecen el servicio de transporte. Es como un taxi, pero opera sin licencias y a través del teléfono móvil.

Imaginemos a una persona que llega en avión desde Tucumán a Buenos Aires. Una vez que tomó sus valijas, en lugar de hacer fila para esperar un taxi en el Aeroparque, solicita a través de su celular un Uber. Después de apretar algunos botones, en aproximadamente 5 minutos lo pasará a buscar un auto particular, con una tarifa preestablecida, que lo llevará a su destino. El conductor es un socio de la plataforma que trabaja para sí mismo y que le pagará un porcentaje del pasaje a la empresa en cuestión.

Los beneficios de Uber son contundentes. En primer lugar, no se necesita el uso de efectivo, ya que el pago del viaje se debita de la tarjeta de crédito que el pasajero ingresa cuando abre una cuenta en la aplicación. A su vez, el cobro es recibido por el conductor en una cuenta bancaria una vez por semana.

Por otro lado, debido a su innovador sistema de tarifas, la app promete no hacer esperar al pasajero más de 5 minutos. Es que los precios oscilan para adaptarse a la oferta y la demanda. Así, cuando hay situaciones de elevada necesidad de transporte, las tarifas suben, mientras que bajan cuando la demanda cae.

Este sistema genera incentivos para los choferes. Cuando el precio sube, muchos tienen incentivos para sacar sus automóviles a la calle y ofrecer traslados. A la inversa, cuando el precio cae, menos autos salen a la calle. Así, los precios mantienen un equilibrio permanente entre oferta y demanda, lo que garantiza que el tiempo de espera sea mínimo.

Si hay mucha demanda, aparecerán más autos para brindarle abastecimiento. Si la demanda es baja, entonces será suficiente con los autos que estén circulando.

Otro beneficio derivado de Uber es la posibilidad que ofrece a todos los individuos que posean un automóvil (que debe cumplir ciertas características, entre ellas ser del año 2009 o más nuevo, poseer aire acondicionado y estar en “excelentes condiciones generales”) de convertirse en emprendedores. Es que una vez que son aceptados como “socios conductores” de Uber, transforman lo que antes era un bien de consumo en un bien de capital. Esto los transforma en nuevos capitalistas, con capacidad de generar ingresos propios.

Por último, lo más importante: la aplicación creada en California incrementa enormemente la libertad de las personas. La de los pasajeros, porque ahora tienen más y mejores opciones para elegir cómo trasladarse en la ciudad. Y la de los conductores, porque ya no necesitan pedirle permiso al poder de turno para ejercer el comercio.

[adrotate group=”7″]El único “problema” de la nueva aplicación que está por desembarcar en el país es que, como cualquier innovación tecnológica, generará mayor competencia en el mercado. Claro que esto no es un problema para los consumidores, pero sí lo es para los que tienen el monopolio del taxi en la ciudad.

Los taxistas agremiados ya anunciaron que están “en estado de alerta” y que no dejarán que Uber se instale “bajo ningún concepto”. El gobierno municipal no muestra la mejor predisposición tampoco. Recientemente se las ingenió para prohibir una aplicación similar, Easy Taxi, utilizando como pretexto que sólo pueden pedirse taxis a través de centrales de radio-taxi autorizadas.

Uber será bienvenido en Argentina por los consumidores de servicios de transporte. También será bienvenido por los conductores que se transformarán en pequeños empresarios. Pero no será bien recibida por quienes explotan hoy de manera privilegiada el mercado del transporte.

Esperemos que el Gobierno se mueva en la buena dirección. La única respuesta compatible con la libertad y el interés de las mayorías, es abrirle los brazos a una nueva innovación tecnológica que, como tantas otras, prometen cambiar para mejor nuestras vidas.

Iván Carrino Iván Carrino

Licenciado en Administración y Máster en Economía, Iván Carrino es director de la empresa de análisis económico y financiero ContraEconomía. Además, es profesor de Economía en la Universidad de Belgrano y de Economía Internacional en el Instituto Universitario ESEADE. Síguelo en @ivancarrino.