Denuncia contra Evo Morales por pedofilia ya está en Fiscalía boliviana

La Policía de Bolivia analiza evidencias entre las que se encuentran fotos íntimas y conversaciones de carácter sexual. La vicepresidente del Senado llevó el caso a la Fiscalía

Denuncia contra Evo Morales por pedofilia ya está en Fiscalía boliviana (Archivo)

La denuncia contra Evo Morales por mantener una relación pedófila ya se encuentra en la Fiscalía. La vicepresidente del Senado de Bolivia, Carmen Eva González, denunció el jueves en la Fiscalía al expresidente por el delito de pedofilia. La Policía de Bolivia analiza entre las evidencias fotos íntimas y conversaciones de carácter sexual. La información fue difundida por el medio español Ok Diario.

El Ministerio de Gobierno investiga desde el pasado 8 de julio si Morales inició la relación con la joven Noemí Meneses Chávez cuando aún estaba en el cargo. Las evidencias que manejan las autoridades indican que el exmandatario inició el idilio con la adolescente cuando ella apenas tenía 14 años, es decir, hace cinco años.

Como parte del seguimiento al caso, OK Diario publicó este martes que la Policía de Bolivia analiza mensajes de texto en los que la adolescente confirma que ella y Evo Morales son novios. “El mejor día de mi vida fue aquel en el que tú y yo nos hicimos novios, aquel día 24 cuando le juré a mi corazón y al tuyo amor sincero por siempre”.

En otro mensaje de Noemí Meneses a Evo Morales le recuerda detalles de los momentos cuando están juntos. “Mi Evito, si algo quiero en esta vida es ser feliz contigo. Mi amor, no me digas con palabras lo que me puedes decir con besos cuando nos vemos”.

Hay incluso un mensaje de carácter más íntimo. “Mi amorcito, el día de mi regla siempre quiero que me trates como a una mujer embarazada, sí?».

En la investigación que lleva a cabo el periodista Alejandro Entrambasaguas se destaca que el modus operandi de Evo Morales es nunca responder con otro mensaje de texto. De esta manera no queda nada escrito por él. En los registros se observa que cada vez que ella le escribe, él le responde con una llamada telefónica.

La investigación policial cuenta con un registro de 348 llamadas perdidas efectuadas desde el teléfono personal del expresidente a la joven, hoy de 19 años. Estas llamadas se realizaron entre el 4 de marzo y el 7 de julio de 2020.

Dormía en casa de Evo Morales

Las autoridades le siguen los pasos a la joven para confirmar el vínculo con Evo Morales. Durante una visita a Buenos Aires, donde se encuentra refugiado el expresidente, Noení invitó a su hermana Rosario a pasar unos días en la capital argentina. Mediante una ubicación de GPS compartida entre ellas, la policía pudo corroborar que se encontraban en la casa donde está viviendo Morales en Argentina, en la calle Conesa.

También se incluyen en la investigación los boletos aéreos de un viaje a la ciudad de Ushuaia, en la Patagonia argentina. El día 27 de febrero volaron Evo Morales y Noemí Meneses en los asientos 3C y 11A, respectivamente. El equipo de seguridad les habría sugerido sentarse en asientos separados para evitar que llamara la atención el hecho de que Morales fuera acompañada de una jovencita en el avión.

Testigo silencioso

En la investigación aparece otro nombre. Se trata de Max Fernando Mendoza, presidente de la Confederación Universitaria de Bolivia (CUB) y afiliado al Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales. El registro de WhatsApp de la joven permitió a las autoridades confirmar que esta persona tenía conocimiento de esta relación.

Todo indica que Max Mendoza quería comunicarse con el exmandatario y sabía que la forma más directa era través de esta jovencita. “Buenas noches, compañera. Mi nombre es Max Mendoza. Soy presidente de la CUB. Quiero hablar con el jefe”, decía el mensaje.

La respuesta de Noemí la recibió tres días después: “Buenas noches, compañero. Discúlpeme, ya no estoy en Buenos Aires. Comunícate con su secretaria Lourdes”. Y seguidamente le envió la tarjeta de contacto.

«En paños menores»

Distintos medios se han hecho eco de esta noticia y han aportado detalles adicionales a la investigación. El periodista español que destapó el escándalo fue entrevistado en el programa radial Desayuno, de la ciudad de Santa Cruz, Bolivia. Alejandro Entrambasaguas aseguró en esa entrevista que hay fotos de contenido “íntimo”, según reseña el medio Correo del Sur.

“Esas fotografías, no todas, pero por lo menos dos o tres, tienen un elevado contenido íntimo, vamos a dejarlo ahí, y para describirlas un poco, se les observa a los dos en paños menores”.

Alejandro Entrambasaguas señaló que estas fotografías forman parte del reporte que la Policía le entregó. Las evidencias fueron obtenidas del celular de Noemí, que le fue requisado el pasado 7 de julio cuando las autoridades detuvieron el automóvil donde viajaba junto a otras dos personas. Se trata de un vehículo oficial con matrícula falsa 3151-GAH, el cual pertenecía a la Gobernación de Cochabamba.

Lo acompañó en México

Ante el escándalo en las redes sociales surgió un nuevo testigo. El periodista norteamericano Jon Lee Anderson, quien entrevistó a Evo Morales en México para The New Yorker, dijo que durante la conversación observó una joven que cruzaba miradas con el exmandatario, reseña el portal Página Siete. Morales se exilió inicialmente en México tras abandonar el poder, hasta que decidió refugiarse definitivamente en Argentina.

“Mientras hablábamos, me di cuenta de que una joven nos escuchaba desde una silla a unos tres metros. Tenía el cabello oscuro y lacio, recogido en dos coletas, y vestía jeans y una camiseta negra con la palabra ‘love’ escrita en letras blancas con brillantina”, publicó el periodista en The New Yorker.

Luego agrega: “Cada tanto, Morales y ella cruzaban miradas y se sonreían. En algún momento, Morales interrumpió nuestra conversación para decirle a mi fotógrafo que no le tomara fotos a la mujer. Más tarde, cuando Morales posó para las fotografías, ella me pidió que también la retratara con su teléfono celular. Se colocó dándole la espalda al muro del jardín mientras le sonreía juguetonamente a Morales, quien posaba a unos pocos metros”.

Anderson, autor del libro Che Guevara: una vida revolucionaria, fue cuestionado duramente en Twitter por no haber denunciado previamente la situación irregular entre Evo Morales y una menor de edad, si había sido testigo de este hecho.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento