Gustavo Mirabal: el testaferro del chavismo que planificó asesinato de su hermana

La abogado María Gabriela Mirabal narró en Twitter el horror que vivió cuando su propio hijo la golpeó y amenazó con matarla por delatar que Gustavo Mirabal es testaferro de Alejandro Andrade

Gustavo Mirabal es señalado por su hermana de ser testaferro de Alejandro Andrade, con quien comparte la pasión por el hipismo. (gustavomirabal.es)

En la mafia siciliana lo más sagrado era la familia, en la mafia chavista no parece ser así. La codicia ha sacado lo peor de la familia de Gustavo Mirabal Castro, quien mandó a matar a su propia hermana —con su sobrino— por delatar sus negocios sucios. La abogado María Gabriela Mirabal señala a su hermano de ser testaferro de Alejandro Andrade, extesorero de Venezuela. “El tuerto” Andrade, como se le conoce, fue a su vez testaferro de Hugo Chávez, a quien sirvió como escolta.

La denuncia que hizo hace un año María Gabriela Mirabal contra su hermano le comenzó a cerrar puertas al testaferro chavista. Las consecuencias que derivaron en congelamiento de bienes y dinero desataron su furia. Las represalias fueron desproporcionadas y sin compasión.

“Recurrieron a mi hijo y lo manipularon para vengarse de mí: mi hijo me pateó, me partió los dientes, me robó (segunda vez que me roba, ese día lo supe), amenazó con matarme y repitió que mis hermanos y mis padres estaban al tanto y muy satisfechos con el daño que me estaban infligiendo”, relató en un hilo en su cuenta en twitter María Gabriela Mirabal .

María Gabriela Mirabal tenía 10 años sin ver a su hijo Gustavo Arriechi Mirabal. Ella no podía creer el horror que estaba viviendo por haber repudiado los actos ilícitos de su hermano. Manifiesta que Gustavo Mirabal Castro “compró” a sus padres, sus hermanas y sus hijos. Asegura que su hermano se ha robado 250 millones dólares a través de sus vínculos con la corrupción chavista y que hoy se esconde en Dubai, rodeado de lujos y caprichos, producto del dinero mal habido.

¿Quién es Gustavo Mirabal?

Gustavo Adolfo Mirabal Castro, al igual que su hermana y sus padres, es abogado y, según su página web gustavomirabal.es se dedica al asesoramiento financiero. Tiene un bufete, cuya sede principal está en Caracas, Mirabal & Asociados. En 2019 abrió una oficina en el Centro Internacional Financiero de Dubai, ciudad en la que reside, dedicándose a “asesorar empresas”, según afirma en su portal.

Cuando aún era un profesional de clase media, Gustavo Mirabal trabajó en el Banco Industrial de Venezuela (BIV). El presidente de la institución era Leonardo González Dellán, uno de los hombres de confianza de Alejandro Andrade. Fue así como se conectó con el extesorero, reseña El Estímulo.

Su fortuna comenzó a florecer vertiginosamente. Estableció su residencia en el estado de la Florida, Estados Unidos, donde también vivía Alejandro Andrade. Pero esa no es la única coincidencia. Andrade y Mirabal comparten la pasión por el hipismo. Ambos son jinetes.

Alejandro Andrade se declaró culpable a finales de 2017 por haber participado en un esquema de lavado de dinero de unos 1 000 millones de dólares, monto que entregó al Gobierno de Estados Unidos en efectivo y activos. Además de las transferencias que debió hacer desde su cuenta en Suiza, las autoridades le incautaron una mansión en Palm Beach, vehículos de lujo, 14 caballos de salto y varios relojes Rolex y Hublot. Actualmente cumple una condena de 10 años.

Dos años atrás, su testaferro había decidido mudarse de Florida a Madrid. Allí se asoció con Sergio Álvarez Moya en una empresa hípica. Gustavo Mirabal residió cuatro años en España. El año pasado apuntó su mirada a los Emiratos Árabes Unidos. Su vida ostentosa con dinero de la corrupción chavista continúa desde la excéntrica ciudad de Dubai.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento