Capriles y el Gobierno español le lanzan un salvavidas a Maduro

El eurodiputado, Hermann Tertsch, detalla la operación para relegitimar al régimen venezolano. La UE se prestaría para avalar el fraude electoral del 6 de diciembre

Henrique Capriles. (Archivo)

El mecanismo que ha sostenido al chavismo en el poder por más de dos décadas se encamina a cumplir otro ciclo. La mezquindad, la avaricia y el colaboracionismo enquistados en la oposición venezolana han sido los principales aliados de la dictadura. Henrique Capriles interpreta hoy ese triste papel. El Gobierno socialista de España sería el encargado del lobby internacional.

Con la comparsa ya fabricada a su medida para el próximo fraude electoral, tras ganar tiempo con diálogos estériles, Nicolás Maduro ve a la vuelta de la esquina su relegitimación. La participación de sectores de la oposición en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre le permitirá a Maduro cuestionar ante la comunidad internacional su carácter autoritario.

Desde aquel desafortunado episodio de Francisco Arias Cárdenas con una gallina, simulando rivalidad política con Hugo Chávez para llevar engañados a los venezolanos a legitimar la dictadura en las urnas en el año 2000, esta maniobra ha sido una constante. Son varios los bufones que han puesto en escena su obra más patética para aportar algunos espectadores al aforo del circo de la democracia venezolana.

La trampa de las elecciones

La buena voluntad de los electores ha sido traicionada por personajes inescrupulosos que viven como parásitos de la política. Poco hay que agregar sobre los casos de Henri Falcón y Claudio Fermín, quienes se prestaron para validar en nombre de una supuesta oposición los comicios de 2018, en los que Maduro proclamó su reelección sin el reconocimiento de más de 60 países.

Cuando todo se daba por perdido, la oposición logró reunificarse en torno a la figura de Juan Guaidó. Con el aval de la Constitución y un enorme apoyo internacional, Guaidó asumió la presidencia interina y marcó una ruta que prometía devolver la libertad y la democracia al país. El Gobierno interino fracasó. Los objetivos no se cumplieron y el tiempo se agotó.

Llegó así el momento del régimen sacar su as bajo la manga: las elecciones. Con la disyuntiva entre votar o no votar, en la oposición termina saliendo siempre un nefasto personaje que le abre las puertas a la tiranía para un nuevo ciclo de relegitimación.

Capriles agarró su hueso

Tras haberle entregado a Maduro la presidencia en 2013, Henrique Capriles rompió el actual pacto unitario de no participar en el venidero fraude electoral, alegando que no podía «entregársele» al régimen la Asamblea Nacional.

La desconfianza de los venezolanos en la política y en los actores que dicen representarlos no podría ser mayor. Las enormes contradicciones en discursos que en poco tiempo cambian de una postura a otra hacen que la tesis del colaboracionismo deje de ser una simple sospecha.

En 2017, Capriles arremetió duramente contra los cuatro gobernadores de Acción Democrática que se juramentaron ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). El dos veces candidato presidencial calificó este episodio como “inmoral” y agregó que había sectores a los que “les tiran un hueso y lo agarran”. Vale recordar que Capriles apoyó en ese entonces la decisión de no participar en la elección de la ANC, por ser un proceso ilegal.

El lobby del Gobierno español y la UE

Es evidente el interés personal de quienes buscan salir de la sombra pescando en río revuelto. No obstante, en el tablero de la política nacional también hay sectores externos que juegan sus fichas.

Hermann Tertsch, eurodiputado por Vox, detalló mediante un hilo en su cuenta en Twitter la operación encabezada por el Gobierno español para relegitimar la dictadura venezolana. Asegura que Henrique Capriles cuenta con el apoyo internacional del presidente Pedro Sánchez y el Foro de Sao Paulo para “salvar al régimen”.

A propósito del reciente “indulto” que otorgó la dictadura a un importante número de presos políticos y perseguidos, Tertsch destacó que esto forma parte del pacto de Maduro con su exrival político.

“Capriles ha ido a cárceles a ofrecer libertad a presos a cambio de apoyo a esas elecciones”. No en vano, Capriles fue uno de los primeros en publicar el video sobre la liberación del diputado Juan Requesens.

La Unión Europea también entraría en juego en esta operación. El Gobierno español, junto con representante para Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell, y los socialistas, serían los encargados de promover en la Eurocámara el respaldo al fraude electoral del 6 de diciembre en Venezuela.

Curiosamente, el pasado viernes, Peter Stano, portavoz de la diplomacia de la Unión Europea, dijo en una entrevista que se encontraban “estudiando cuidadosamente” la invitación del regimen de Nicolás Maduro a observar los comicios legislativos.

Amigos del régimen complacidos

El lobby de la izquierda internacional para presentar a Capriles como el líder de la oposición venezolana ya es evidente. El exsecretario de Podemos, Juan Carlos Monedero, publicó este domingo un tuit en el que exhorta a la Unión Europea a retirar el apoyo a Juan Guaidó y endosárselo a Capriles.

También llama la atención el mensaje en Twitter del expresidente colombiano, Ernesto Samper, con la misma línea. El exsecretario general de la izquierdista Unasur, destacó que la decisión de Capriles de “liderar la oposición que languideció en manos de Guaidó (…) devuelve oxígeno para una salida democrática en Venezuela”.

Para el politólogo Pedro Urruchurtu, los respaldos internacionales que ha recibido Capriles tras su decisión demuestran a quién beneficia esta decisión. “Hasta ahora, Capriles va sumando los apoyos del régimen castrista a través de Granma, de Samper y de Monedero, entre otros. Si los amigos del régimen se complacen con su decisión, significa que esa decisión le conviene al régimen. También significa que Capriles es el régimen”, sentenció en su cuenta en Twitter.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento