Ley de Hidrocarburos de Asamblea venezolana: entre burocracia y lastre socialista

El exdirector de Pdvsa, Evanan Romero, lamenta la falta de urgencia en el proyecto para reactivar la producción

La producción petrolera venezolana ya no está en capacidad ni de satisfacer la demanda interna. (Pdvsa)

Resucitar la producción petrolera es vital para la recuperación económica de Venezuela. El país con las mayores reservas de petróleo del mundo depende en 98 % de la exportación del oro negro, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep). No obstante, la industria petrolera venezolana ya no está en capacidad ni de satisfacer la demanda interna. Ante este escenario, la Asamblea Nacional trabaja en un proyecto de reforma de la Ley de Hidrocarburos que, según expertos, tampoco parece ofrecer una solución.

El exdirector de Pdvsa, reconocido académico de Harvard y Stanford, y quien coordina las propuestas del partido venezolano Vente en materia de Hidrocarburo, Evanan Romero, le dijo al PanAm Post que el proyecto que elaboró la Comisión de Energía y Petróleo del Parlamento carece del carácter de urgencia que se requiere para reactivar a la industria, además de conservar la misma doctrina socialista que arruinó la producción:

Para Venezuela no es factible competir con los mercados internacionales hasta que no organicemos la casa. Eso podría tomarnos de 2 a 3 años olvidándonos de todos esos esquemas estatistas y socialistas, pero a este proyecto se le sale las costuras del socialismo.

El experto petrolero lamenta que todas las decisiones tengan que pasar por un plan nacional de hidrocarburos. Considera que esto solo genera una burocracia que retrasará todos los procesos. «Es un tufo a la planificación central soviética que feneció en el año 89. ¿Para qué hace falta un plan nacional de hidrocarburos hecho por unos burócratas en unos ministerios? Eso no existe cuando la actividad va a ser privada y no puede ser de otra forma».

Soluciones postergadas

Los diputados Elías Matta y Luis Stefanelli, redactores del proyecto, dijeron el pasado jueves en rueda de prensa que el propósito de esta ley será dar seguridad jurídica a la inversión en el sector. También descartaron que la propuesta contemple la privatización de la estatal petrolera.

Evanan Romero, quien es ingeniero petrolero con doctorado en Harvard, critica el desconocimiento de la realidad de la industria por parte de los redactores. Advierte que no se pueden poner las esperanzas en inversiones nuevas porque «eso no va a ocurrir». A su juicio, la única actividad cierta de arranque inmediato lo constituye la restructuración de las 46 empresas mixtas “atrapadas” en el país, pero lamenta que no se le esté dando la prioridad y urgencia que la situación amerita.

«Este proyecto no solo llega en extremo muy tarde, sino que supedita muchas acciones a un año posterior a su entrada en vigencia. Esto aplica para la elaboración de su reglamento, la creación e instalación del regulador del sector o Agencia Venezolana de Hidrocarburos, el reglamento de este ente y el nombramiento de su director».

Recuerda que Pdvsa está sin recursos financieros y sin acceso a crédito interno o externo, pero que en el proyecto parece ignorarse esta realidad. «Una vez que se inicie la transición política, a la República no le va a ser posible continuar con las masivas transferencias monetarias en moneda local desde el Banco Central de Venezuela para cubrir sus operaciones y nómina. En consecuencia, Pdvsa iría a una situación de parálisis y cese inmediato de sus operaciones en el país».

Nueva ley “multiplica” los problemas

Omar González, diputado por el partido Vente Venezuela, señaló a PanAm Post que los legisladores y «amigos del Plan País» introdujeron el proyecto de nueva Ley de Hidrocarburos como primer paso para la reconstrucción del sector, pero este no resuelve el problema:

Los problemas heredados del chavismo más otros problemas nuevos los multiplica exponencialmente esta ley hasta destruir la empresa estatal y dejar al sector de hidrocarburos en ruinas.

A la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, le tomó casi cinco años elaborar esta ley. Hasta marzo de 2020 se manejaban dos propuestas: una contemplaba solo la modificación de ocho artículos de la ley vigente y la otra planteaba una reforma total.

En una nota de prensa de la Asamblea Nacional del pasado 10 de septiembre, se explica que en el actual proyecto se fusionaron dos leyes: la de Hidrocarburos Líquidos y Gaseosos y se compaginaron dos proyectos, el de reforma encabezado por Elías Matta y el de la Nueva Ley presentado por Luis Stefanelli.

La Comisión de Energía y Petróleo apenas culminó la semana pasada su trabajo y envió el proyecto a plenaria para someterlo a primera y segunda discusión para su aprobación final, que espera ocurra antes de finalizar el periodo de la actual administración.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento