¿Quiénes son y qué hacen los militares norteamericanos en Colombia?

El arribo de los militares hace parte de la estrategia de endurecimiento de las operaciones antinarcóticos puesta en marcha por la administración Trump

2.820
Soldados de la Primera Brigada de la SFAB en un ejercicio en Fort Benning, Georgia. (USA Army)

El día lunes, primero de junio, arribaron al país 46 militares norteamericanos pertenecientes a la primera Brigada de Asistencia y Fuerza de Seguridad (SFAB), adscrita al Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Según palabras del general Luis Fernando Navarro, Comandante de las Fuerzas Armadas colombianas (FF. AA.), esta brigada «viene con la misión de asesorar a los Estados Mayores de las Fuerzas de Tarea Conjunta en procesos de tácticas para mejorar las operaciones contra el narcotráfico».

Según el portal de información del Ejército norteamericano, Army Times, el despliegue de las Brigadas SFAB en Centro y Sur América hace parte del “esfuerzo de la administración del presidente Trump para potenciar las operaciones antinarcóticos en el caribe, luego de la imputación de cargos por narcotráfico al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por parte del Gobierno de los Estados Unidos”.

Los funcionarios estadounidenses han culpado al dictador venezolano por no tomar medidas drásticas contra los grupos narcotraficantes y ser cómplice en sus actividades en Venezuela y en zonas fronterizas con Colombia. La situación ha llegado a tal punto que en la frontera estas organizaciones controlan poblados enteros y sus habitantes afirman “que son la policía”. En un informe de enero Human Rights Watch documentó un aumento de la actividad criminal en el departamento de Arauca y el estado Apure en Venezuela por parte de las FARC y el ELN.

Según el brigadier general Scott Jackson, comandante de la Primera Brigada del SFAB, este grupo vendrían al país «para ayudar a desarrollar capacidades de seguridad que permitan aplicar presión persistente sobre organizaciones delictivas y brindar seguridad a su nación mientras nos ayudan a contrarrestar las amenazas a los Estados Unidos».

Los asesores de la primera brigada prestarían apoyo en las regiones críticas que, según las Fuerzas Militares colombianas, son el Bajo Cauca, sur de Córdoba, Catatumbo, Arauca, Pacífico nariñense y los parques nacionales naturales de Chiribiquete, Sierra de La Macarena, Catatumbo Barí, Nudo de Paramillo y Sanquianga.

En un comunicado hecho el 29 de mayo, el comandante del personal de la brigada en Colombia, el teniente coronel Mike Berriman, afirmó que «nuestros asesores están especialmente entrenados y listos para apoyar a nuestros compañeros colombianos. Nuestra experiencia en Iraq y Afganistán, junto con entrenamiento en la academia de asesoría militar, establecieron los cimientos para esta misión».

Adicionalmente, manifestó que “en los últimos seis meses nos hemos capacitado en el estudio de estrategia militar, logística y de apoyo de nuestra contraparte colombiana, así como su cultura para poder integrarnos rápidamente con nuestros aliados”.

Los militares norteamericanos se encuentran pasando el aislamiento preventivo de 14 días para evitar la posibilidad de contagio de la COVID-19, obligatorio para cualquier persona que ingrese a territorio nacional.

A pesar de los reiterados comunicados en los que se informa que la Primera Brigada de la SFAB cumple con labores de asesoría, varios miembros de los partidos de la oposición han manifestado que esto constituye una violación a la soberanía nacional, y en una carta cincuenta congresistas le pidieron explicaciones al presidente Iván Duque por la presencia de militares norteamericanos en Colombia.

A pesar de la alarma por parte de los partidos de oposición, este tipo de asesorías son comunes entre las Fuerzas Armadas. Otro tipo de unidades como los Green Berets ya han hecho labores similares en el país, e incluso militares del Reino Unido durante la administración del expresidente Juan Manuel Santos prestaron asesoría al Ejército y organismos de inteligencia sin que la oposición hubiera generado polémica alguna por ello.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.