Colombia: investigarán EPS por retraso en procesamiento de pruebas COVID-19

Se han encontrado resultados procesados hasta 72 días después de la realización de la prueba

157
Según el contralor “un diagnóstico que supere los 3 días no tiene razón de ser para el ciudadano, como tampoco para las autoridades de planeación y vigilancia, perdiéndose así importantes recursos de todos los colombianos”. (YouTube)

El contralor general de Colombia, Carlos Felipe Córdoba, alertó a los gobernadores y alcaldes, así como a las empresas promotoras de salud (EPS) por las demoras que se están presentando en la entrega de resultados de las pruebas COVID-19, que pueden tardarse —en casos extremos— hasta 72 días, lo que impide conocer a tiempo los datos reales de contagios.

«Esta situación trae como consecuencias no solo el riesgo de pérdida de vidas, sino que a la vez podría configurarse en un detrimento de recursos públicos, por lo que vamos a adelantar las correspondientes actuaciones fiscales a que hubiere lugar sobre las EPS en todo el país, en los casos en los que los resultados fueron procesados después de 72 horas luego de tomada la muestra y/o se compruebe que además no fueron comunicados oportunamente a los pacientes» afirmó Córdoba.

Añadió que «un diagnóstico que supere los 3 días no tiene razón de ser para el ciudadano, como tampoco para las autoridades de planeación y vigilancia, perdiéndose así importantes recursos de todos los colombianos».

El contralor afirma que la falta de coordinación entre las EPS y los laboratorios está generando retrasos en los diagnósticos, lo que impide reflejar la situación real de contagios y limitando la toma de decisiones de control epidemiológico, lo que podría incidir en la cifra de infectados.

Adicional al retraso de la entrega de resultados, el ente observa con preocupación el desaprovechamiento en la ejecución de los recursos del sistema de salud, los de la unidad de pago por capitación corrientes y extraordinarios, como también las otras fuentes del Presupuesto General de la Nación.

Tras recibir varias denuncias y quejas ciudadanas, y evaluar las cifras de los recursos transferidos a las EPS, dentro del marco de su Plan de Vigilancia y Control Fiscal, la Contraloría adelantará acciones de fiscalización pertinentes sobre las EPS.

De acuerdo con la Superintendencia de Salud (Supersalud) —entidad que ejerce funciones de vigilancia, inspección y control a los actores que conforman el Sistema General de Seguridad Social en Salud—, en el 2019 las entidades aseguradoras del sector salud alcanzaron ingresos superiores a los 68,6 billones de pesos (18 594 millones de dólares), con 5,6 billones (676 millones) más que el año inmediatamente anterior; y los prestadores públicos y privados reportaron ingresos por 66,3 billones (17 918 millones).

Asimismo, en el trimestre marzo a mayo de 2020 las instituciones prestadoras de salud (IPS) recibieron 10,4 billones (2 875 millones de dólares) por servicios de salud, de los cuales 7,9 billones (2 135 millones) fueron para la red privada y 2,5 billones (675 millones) para la pública.

Los informes del 30 de junio de 2020 de la Supersalud reportan que 55 laboratorios adscritos a la Red Nacional de Laboratorios, de un total de 65, cuentan con una capacidad de procesamiento de 19 592 muestras diarias, pero en promedio utilizan el 75 %, es decir 14 625 muestras diarias.

La mayor capacidad de procesamiento de pruebas se encuentra en la capital, Bogotá, con 55 % de la capacidad; le siguen los departamentos de Antioquia con el 22 %, Atlántico con el 5 % y Valle del Cauca con 4,5 %. En teoría, el tiempo de entrega de resultados debería tardar 3 días como máximo, pero en la práctica se han encontrado resultados procesados hasta 72 días después de realizada la prueba.

Según los informes, para el 16 de julio se encontraban 30 470 pruebas pendientes de procesar y de ese volumen el 82 % se concentra en los laboratorios de Compensar (12 083), Idime (3 509), Clínica Colsanitas (2 674), Universidad del Rosario (1 703), Citisalud (1 284) y Colcán (1 067) de la ciudad de Bogotá, así como en el de Sura de Medellín (2 619).

Este retraso ha afectado la capacidad de las EPS para informar oportunamente a sus pacientes y al sistema. Las EPS que más se han visto afectadas por retrasos en la entrega de pruebas por parte de los laboratorios han sido Compensar, Famisanar, Sanitas, Sura, Nueva EPS, Mutual Ser, y Coosalud. 

Supersalud también informa que el 16 % de los laboratorios no efectuó el reporte de información, mientras que el 14 % reportó información inconsistente en lo relacionado con el número de muestras contratadas, procesadas y pendientes de procesar respecto de su capacidad.

Un 0,73 % de las muestras recibidas no fueron procesadas por incumplimiento de los protocolos de toma, embalaje, rotulado y remisión de ficha epidemiológica, y algunos laboratorios evidenciaron bajo nivel de registro de resultados en el aplicativo Sismuestras del Instituto Nacional de Salud.

Una de las principales razones del retraso en la entrega de resultados se debe a que en los últimos 15 días el 21 % de los laboratorios adscritos no han contado con disponibilidad de insumos para realizar el procesamiento de pruebas COVID-19. Algunos de estos son los de la Universidad del Magdalena, la Universidad del Atlántico, Hemato Oncólogos S. A. y el laboratorio IMAT (Instituto Médico de Alta Tecnología).

La Superintendencia les exigirá a los laboratorios adscritos que cumplan con su obligación de efectuar el 100 % del registro de resultados de pruebas procesadas en Sismuestras y le informen al organismo de control qué IPS enviaron muestras que no pudieron ser procesadas por incumplimiento de los protocolos.

 

 

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.