Virales

Newsletter

Partido de Uribe busca unión con conservadores para elecciones presidenciales

By: Julián Villabona Galarza - @julianvillabona - Ene 20, 2017, 1:53 pm
Óscar Iván Zuluaga busca unión con los sectores que rechazaron el plebiscito para apoyar a un mismo candidato presidencial (YouTube)
El excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga (YouTube)

Óscar Iván Zulauga, precandidato presidencial por el uribismo y excandidato a ese mismo cargo, aseguró que está buscando hacer una coalición entre los sectores que apoyaron el “No” en el plebiscito para la paz, mecanismo por el cual los colombianos rechazaron los acuerdos entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las FARC.

El precandidato Zuluaga dijo en una entrevista para la agencia EFE que quiere convencer al expresidente Andrés Pastrana y a la excandidata presidencial Marta Lucía Ramírez, ambos pertenecientes al partido conservador y a otros dirigentes del “No” para que se unan y apoyen a un solo candidato con el fin de sumar fuerzas y tratar de ganar la presidencia de Colombia en las elecciones presidenciales que serán en 2018.

Zuluaga también aseguró en la misma entrevista, desde la oficina del Centro Democrático en Miami, que el siguiente paso tras haber ganado en el plebiscito del 2 de octubre de 2016 es buscar hacer un referendo revocatorio a la Jurisdicción Especial para La Paz o justicia transicional que según él es “el corazón de la impunidad” y “si se cae eso se cae todo”, aseguró.

El precandidato asegura que es algo relativamente sencillo porque se trata de un Acto Legislativo (reforma de algún punto de la Constitución) por lo que se podría hacer un referéndum. Según él, solo se necesitaría reunir las firmas necesarias en un lapso de seis meses y que la registraduría avale las firmas para convocarlo y así llevar a los colombianos a las urnas para que decidan si quieren o no que se implemente este tipo de justicia.

 

Además, aseguró que esta medida no se hizo en diciembre con el acto legislativo que aprobó el “Fast Track” que es la disminución en el número de debates para proyectos relacionados con el acuerdo Santos-FARC en el Congreso, porque no hubo tiempo, pero que con la justicia transicional sí se podrá realizar porque tienen algunos meses para prepararse.

Finalmente, Zuluaga resaltó aspectos negativos del Gobierno desde diferentes puntos de vista y dijo que el país está en su peor momento. Aseguró que el país va a quedar inundado en coca tras la salida de Santos el próximo año, también afirmó que hay 230 miembros de las FARC que no se quieren desmovilizar y que el ELN y las bandas criminales siguen aumentando sus filas.

Además señaló que las FARC solo han devuelto 13 niños que estaban en sus filas cuando la Fiscalía tiene conocimiento de 11.500 menores reclutados ilegalmente y de 607 secuestros que aún no han sido esclarecidos.

Sobre el tema económico mencionó ejemplos como el alza de impuestos de la reforma tributaria y la reducción de las reservas de petróleo en el país. Además acusó a Santos de pasar encima al ordenamiento republicano de 200 años.

Por estos motivos, el candidato considera que la oposición ganará las elecciones y que para hacerlo es necesaria la coalición que quiere formar con los demás líderes políticos cercanos a su pensamiento e ideología.

Fuente: El Espectador

Julián Villabona Galarza Julián Villabona Galarza

Julián es Profesional en Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda. Award en U.S Politics and International Relations de Georgetown University, Washington D.C. Síguelo en @julianvillabona

Empieza la era Trump con más incertidumbre que certezas

By: Aurelio Concheso - Ene 20, 2017, 1:51 pm
empieza la era Trump

Lo que hace un año era impensable, y altamente improbable hace tan solo seis meses, se volverá realidad. Este viernes 20 de enero en la escalinata del Congreso de los Estados Unidos el presidente de la Corte Suprema de Justicia John Roberts juramentó a Donald J. Trump como el cuadragésimo quinto presidente en una historia de continuidad y sucesión democrática ininterrumpida desde que George Washington tomara el mismo juramento el 30 de abril de 1789 en las escalinatas del entonces Palacio Federal en Nueva York. Lea más: Blog en vivo: inicia la era de Donald Trump como presidente de EE.UU. Pero la representación multipartidista de expresidentes como Barack Obama, Bill Clinton, George W. Bush y Jimmy Carter, subrayando el apoyo nacional a la entrega pacífica del poder a un adversario político, no puede soslayar el hecho de que la era Trump viene a romper con una serie de tradiciones y abre un camino, si bien lleno de esperanzas y oportunidades para algunos, también de dudas, presagios y temores de estar entrando en un mar desconocido y de aguas turbulentas para otros. Por una parte, las interrogantes tienen que ver con el hecho de que el presidente Trump es el primero en llegar a esa alta magistratura sin haber desempeñado nunca un cargo de naturaleza política o de alto mando militar. Otras, sin duda, señalan su singular estilo irreverente con el que ha convertido a las redes sociales, en particular Twitter, en la espada de defensa y contrataque de sus postulados y su particular visión de cómo resolver los problemas. googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1459522593195-0'); });   No se puede ignorar tampoco el fenómeno de que Trump, un exitoso empresario del mundo de la construcción y el espectáculo, cuente como una de sus principales bases de apoyo lo que se conoce como “los rezagados” de la clase trabajadora especializada y media baja, en su inmensa mayoría masculina y anglosajona. Esta base de apoyo se considera víctima de una globalización que ha beneficiado a los más acaudalados (como Trump) y a otros países, a la vez que ha contribuido a un inmigración fuera de control que también amenaza su estilo de vida. Cómo actuará en torno a esos problemas y temores reales o imaginados es una incógnita que aún está por resolverse. La selección de sus más cercanos colaboradores y los primeros escarceos con los legisladores tal vez nos da indicios de lo que está por venir. Por un lado, la selección del Sr. Tillerson, hasta diciembre presidente de Exxon Mobil como secretario de Estado asoma su capacidad para decisiones inesperadas, y por otro sus selecciones para fiscal general, ministro de Defensa y las carteras de la economía deja ver con claridad que el establishment conservador tradicional estará bien cerca de la Oficina Oval. Una cosa es cierta. Con tres “exalumnos” de Goldman Sachs, varios multimillonarios y una fortuna colectiva de sus miembros que excede los US$8.000 millones, pareciera que los miembros del primer gabinete Trump no tendrán problemas a la hora de decidir quién paga el almuerzo. Lea más: Canciller y secretario de Economía de México se reunirán con Donald Trump Quizás el área de mayor preocupación, la cual por cierto no fue despejada en la primera conferencia de prensa como presidente electo, son los conflictos de interés con las actividades económicas del emporio Trump. Aunque no lo exige la Constitución, todos los presidentes anteriores han puesto sus fortunas en fideicomisos ciegos, administrados por terceros. Trump al parecer pretende que sus hijos sigan administrando los negocios, lo cual se presta para complicaciones de índole ético en un futuro no lejano, a los que sus adversarios políticos seguramente buscarán sacarle partido. El desenlace de esta situación puede traer problemas de desempeño por ahora inesperados. ¿Y Venezuela? Si nos guiamos por la transición, el interés latinoamericano de Trump se limita a la construcción de dos muros, uno físico y otro arancelario con México. Tal vez la presencia de un hombre del mundo de petróleo en el timón del Departamento de Estado cambie esa percepción, pero debemos ser realistas y entender que estamos bien a la cola de la agenda del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.