Gobierno kirchnerista dejó perder 100 aviones por falta de mantenimiento

6
(absolutviajes)
“La Argentina perdió 70 aviones y en los últimos diez años de kirchnerismo, por falta de mantenimiento e inversión, se perdieron 100”(absolutviajes)

Julio Martínez, ministro de defensa de Argentina, reveló que el Gobierno kirchnerista perdió 100 aviones por falta de mantenimiento e inversión en las aeronaves.

“Tenemos que recuperar la capacidad militar. En la guerra de las Malvinas, la Argentina perdió 70 aviones y en los últimos diez años de kirchnerismo, por falta de mantenimiento e inversión, se perdieron 100”, denunció el ministro.

Según indica un medio local, los doce años del periodo kirchnerista agravó la situación con la desprogramación de los sistemas de armas, envejecidos por el paso del tiempo, la obsolescencia y la falta de repuestos.

Las aeronaves de combate Mirage levantaron vuelo por última vez en noviembre del 2015, en la Base Aérea de Tandil.

Este año también salió del servicio el último Fokker F-27, un avión mediano para transporte que antes de la guerra de Malvinas integró la flota de LADE (Líneas Aéreas del Estado) y sirvió como puente con las islas para el traslado de enfermos, medicamentos y mercaderías. Apenas dos unidades quedaban en servicio. Adicionalmente, para el 2018 está prevista la desprogramación del sistema de armas de los cazabombarderos A-4AR.

 

Una fuente de la Aeronáutica manifestó que la desprogramación de todas las naves estaban previstas debido a la ausencia de planificación del Gobierno anterior. “Todas esas bajas eran previsibles; no hubo ninguna planificación en los últimos años”, aformó la fuente.

“La compra de un avión implica no sólo la incorporación de un nuevo sistema de armas, sino también poner a punto toda la cadena logística que permite que esas aeronaves puedan volar”, explicó otra fuente, haciendo referencia al envío de pilotos al exterior para su adiestramiento, la capacitación en simuladores y aeronaves, el viaje de mecánicos para que se instruyan en el nuevo material y la compra de back-up de repuestos para mantener los aviones en servicio, entre otras exigencias.

“Por más que las compres mañana, las aeronaves recién van a poder entrar en servicio dentro de dos años”, continuó.

“No existe una línea de continuidad. Los funcionarios se encuentran con que los anteriores dejaron las aeronaves fuera de servicio y recién ahora salen a fijarse qué se necesita”, lamentó un piloto.

Fuente: La Nación.

Comentarios