Muere guatemalteca bajo custodia de autoridades migratorias en EE. UU.

7
(regeneración)
Activistas defensores de los derechos de inmigrantes han criticado el centro por sus malas condiciones de higiene y seguridad, las cuales dijeron, han ocasionado la muerte de 15 personas desde 2004. (regeneración)

Una ciudadana guatemalteca murió en un centro de detención de inmigrantes en Arizona, Estados Unidos, tras sufrir convulsiones, convirtiéndose en la tercera muerte desde el primero de octubre, bajo custodia del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus iniciales en inglés).

Raquel Calderón de Hildago, de 36 años, fue la mujer que falleció el pasado domingo 27 de noviembre, después de ser transportada al hospital Banner Casa Grande Medical Center (BCGMC).

 

El centro de detenciones de Eloy es considerado como uno de los más peligrosos del país. Distintos activistas defensores de los derechos de inmigrantes han criticado el centro por sus malas condiciones de higiene y seguridad, las cuales dijeron, han ocasionado la muerte de 15 personas desde 2004, algunos de ellos catalogados como suicidios.

Sin embargo, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas ha garantizado que las instalaciones del centro son inspeccionadas exhaustivamente para asegurar que las personas estén en un ambiente seguro.

Calderón se encontraba bajo custodia de ICE desde el pasado 23 de noviembre, seis días después de que fuera arrestada por la Patrulla Fronteriza.

La causa oficial de la muerte de Raquel Calderón aún no ha sido determinada, pero medios locales han anunciado que el motivo del fallecimiento será analizado por un médico forense de Arizona. Calderón fue declarada muerta a las 11:00 de la mañana (hora local) del pasado domingo.

ICE indicó haber informado del fallecimiento a funcionarios del Gobierno guatemalteco quien se encargó de notificar a la familia del fallecimiento.

Según informó la agencia federal la emigrante indocumentada no contaba con ningún tipo de récord criminal estadounidense, y se encontraba en espera de ser deportada de regreso a Guatemala.

Fuentes: Prensa Libre; La Opinión; El Nuevo Herald.

Comentarios