Régimen de Maduro se apropió de 3 millones de juguetes

3
(FMcenter es noticia)
“La cantidad de juguetes que existen en el inventario están desde el 2009, aproximadamente. (La empresa) suministró información falsa con respecto a su inventario (…) La empresa está acaparando juguetes, esto es un boicot”. (FM center es noticia)

El superintendente Nacional de Precios Justos (Sundde), William Contreras, decomisó el pasado viernes 9 de diciembre 3,8 millones de juguetes a la empresa distribuidora de juguetes Kreisel, para venderlos en sectores populares.

Asimismo, Contreras ordenó la detención de dos gerentes de la empresa y justificó la acción asegurando que la principal distribuidora de juguetes del país mantenía “acaparados” productos en sus galpones ubicados en Caracas y Guarenas, estado de Miranda.

El superintendente Nacional de Precios Justos aseguró que los juguetes acaparados serán entregados a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) para, supuestamente, garantizar el “Niño Jesús (regalo navideño)” de los niños venezolanos.

“La cantidad de juguetes que existen en el inventario están desde el 2009, aproximadamente. (La empresa) suministró información falsa con respecto a su inventario (…) La empresa está acaparando juguetes, esto es un boicot”, dafirmó Contreras por el canal de televisión estatal, Venezolana de Televisión (VTV).

 

“Los niños y niñas de la patria van a tener una Navidad feliz”, afirmó Contreras tras el operativo.

Desde principios de diciembre, el Gobierno ha realizado fiscalizaciones para obligar a los comercios a rebajar el precio de sus productos alegando que estos exceden los márgenes de ganancia fijados por la ley.

Sin embargo, varias empresas privadas han explicado que tras la escasez de divisas en Venezuela han tenido que importar con dólares del mercado paralelo, el cual es seis veces más costoso que el oficial, generando elaumento de precios.

Hasta el momento, Kreisel no se ha manifestado sobre la detención de dos de sus trabajadores y el decomiso de la mercancía.

 

Fuentes: Efecto Cocuyo; El Universal; Sumarium.

Comentarios